Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035

El infierno se ha instalado en Ucrania

Juan de Dios Ramírez-Heredia Montoya
Presidente de Unión Romaní española
Exdiputado por Almería

Kamló phral (Querido hermano) Mr. Normunds Rudevics, presidente de la Unión Romaní Internacional, Riga (Letonia): Ante todo, pido a Dios que tú y tu familia gocéis de la salud y la libertad que merecéis y que son los mayores bienes a los que nuestro pueblo puede aspirar.

Mediante estas líneas quiero reclamar tu atención a propósito de la dramática situación por la que están atravesando buena parte de nuestros hermanos Rromá (gitanos) en Ucrania. Quiero suponer que, por razones de cercanía y vecindad, desde tu país, tendrás un conocimiento suficientemente claro del sufrimiento y la persecución a que están siendo sometidos, por unos y otros, los casi 400.000 gitanos y gitanas que pueblan el país.

Hasta mí, desde esta lejana España, llegan noticias tan alarmantes de la persecución y el trato inhumano que sufren las familias gitanas, que me veo obligado a pedir tu intervención personal con el fin de movilizar cuantas fuerzas estén a tu alcance para poner fin a tanta barbarie. Las imágenes que llegan hasta nosotros son de un realismo tan lacerante que obligan a no perder ni un minuto en denunciarlas y pedir la condena de los causantes de esos atropellos.

Han tenido que pasar muchos años desde que acabara la Segunda Guerra Mundial para que la humanidad tuviera conciencia de que el exterminio nazi en los campos de la muerte centroeuropeos, son un reflejo de lo que están padeciendo nuestra gente en la frontera ucraniana.

Soy consciente de que Ucrania es un país en guerra y de que tanto la policía como el ejercito están ocupados en defenderse del ejercito invasor. Pero en Ucrania, estimado Normund, existe un racismo cruel e histórico contra nuestra gente. Los ultranacionalistas ucranianos son nazis. Seguramente tú lo sabes mejor que yo. La historia reciente así lo demuestra. En nuestra memoria están las escenas de violencia extrema llevada a cabo contra nuestra comunidad, en el año 2018, cuando miembros de las Brigadas Nacionales destruyeron las tiendas de campaña en un campamento de romaníes en el parque Holosiivskyi. Los miembros de la organización llegaron al asentamiento con hachas y martillos, cuando los propios gitanos, asustados, estaban abandonando el lugar. Lo destruyeron todo.

Algunos medios de comunicación europeos están difundiendo unas imágenes impensables en los tiempos que corren. Un grupo de gitanos y gitanas trataban de escapar de Kiev días pasados, pero al llegar a Leópolis, la ciudad que es una joya de historia y cultura mundial, fueron apresados por un grupo de racistas —algunas informaciones dicen que también intervinieron militares ucranianos— y les ataron a los postes para humillarlos. Te adjunto algunas fotografías. Por lo visto, estas acciones no son casualidad. Los nacionalistas ucranianos ya las hacían contra la población durante la II Guerra Mundial siguiendo una antigua tradición nazi de los racistas ucranianos.

Amnistía Internacional Ucrania Manifestó en su día que los ataques contra las comunidades romaníes dan testimonio de la naturaleza sistémica de la vergüenza y la total impunidad de los atacantes. La defensora del pueblo, Lyudmila Denisova , señaló que "esta situación muestra signos claros de discriminación por motivos de nacionalidad e incitación al odio contra la minoría nacional romaní".

En consecuencia con lo expuesto, te pido que ordenes una investigación lo más precisa que se pueda sobre las circunstancias que hacen imposible la vida de nuestros hermanos en Ucrania. Y que instes al “Presidium” de la Unión Romaní Internacional (IRU, por sus siglas en inglés) a que cada uno de sus miembros, en sus respectivos países, desarrollen cuantas acciones políticas, diplomáticas y de ayuda humanitaria ayuden a mejorar las condiciones de vida de quienes lo han perdido todo.

Te anuncio igualmente que por mi condición de Vicepresidente, responsable de Asuntos Exteriores de nuestra organización Internacional, reclamaré la protección de las familias gitanas ucranianas tanto de los Gobiernos enfrentados como de las autoridades de la Unión Europea y del Secretario General de las Naciones Unidas.

Sastipen thaj mestipén (Salud y Libertad). Te aves baxtaló (Que seas feliz) Tradicional saludo de los gitanos europeos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario