Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035

Imagen, prestigio y orgullo de Almería

Ramón Fernández-Pacheco
Alcalde de Almería

El Ayuntamiento es el nervio y el pulso de la ciudad de Almería. Dignificar su sede no es sino mostrar a los almerienses el respeto que nos merece la sociedad de la que salimos y a la que servimos. Por eso, la firma del acta del inicio de la fase final de las obras de rehabilitación de la Casa Consistorial, que tuvo lugar el pasado jueves en el espacio ocupado históricamente por el Salón de Plenos del Ayuntamiento con la presencia del Presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, fue una excelente noticia para todos los almerienses.

Han pasado ya veintiún años desde que otro presidente de la Junta y otro alcalde anunciaran a los almerienses la rehabilitación de su Ayuntamiento. Veintiún años. Ese fue exactamente el tiempo que duraron las obras del Escorial en el S. XVI. Pero no merece la pena insistir en lo que ha pasado, que creo que es algo que conocen perfectamente todos los almerienses, sino que es tiempo de hablar de lo que va a suponer esta obra para nuestra ciudad. Y créanme que el alcance y la dimensión de esta actuación ni pueden, ni merecen ser disminuidos por interpretaciones partidistas o llevarse al siempre estrecho terreno de juego de la sigla y el color político.

Porque el edificio del Ayuntamiento no es de ningún partido, ni de ningún alcalde. Es la Casa de todos los almerienses y nuestro deber es ofrecerles un edificio a la altura de sus necesidades y sus demandas, para poder seguir prestándoles los mejores y más eficaces servicios. Devolver el uso a un edificio que ha sido escenario de la historia y la vida política, social y económica de Almería desde finales del S. XIX es una apuesta clara por nuestro patrimonio, por nuestra historia y por el respeto a lo nuestro, es decir, a lo que es de todos y no pertenece a nadie.

Terminar esta rehabilitación no sólo aportará valor patrimonial y arquitectónico a nuestra ciudad, sino que también aporta el valor inmaterial de la recuperación del uso y la costumbre de la actividad municipal en el lugar en donde siempre ha estado, donde la han conocido nuestros mayores y donde queremos que la conozcan también las próximas generaciones de almerienses. Pero eso no es todo. También es una clave de futuro de cara a la reactivación del Casco Histórico a través del eje que forman la Alcazaba, La Hoya, el Cerro de San Cristóbal y la Plaza Vieja.

Devolver la actividad municipal a esta zona tendrá, sin duda, un poderoso efecto dinamizador que favorecerá la recuperación turística, comercial, cultural y residencial de todo el centro. Una tarea en la que el Ayuntamiento viene contando desde hace unos años con la decidida y leal colaboración de la Junta de Andalucía, que ahora está sabiendo ver en el casco histórico de Almería la potencialidad que otros no quisieron o no supieron ver.

En definitiva, queremos que las viejas paredes del Ayuntamiento de Almería sigan siendo el marco en el que se alumbren acuerdos y avances positivos para todos los almerienses y para cuantos quieran venir a vivir con nosotros. Se lo debemos a quienes, antes que nosotros, han pasado por aquí y se lo debemos, sobre todo, a las nuevas generaciones en cuyas manos estará el futuro de Almería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario