Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035

Día del periodista

Águeda A. Llorca
Directora de Comunicación

Durante 2021 fueron asesinados en todo el mundo 45 periodistas y trabajadores de medios de comunicación. Los números de los últimos 30 años son todavía más escalofriantes y superan los 2.600 reporteros fallecidos durante el ejercicio de su profesión. Unos crímenes cuya impunidad sigue siendo generalizada y que el comparador de seguros Acierto.com ha querido recordar con motivo del Día del Periodista. La plataforma analiza también sus principales preocupaciones.

Aunque las de 2021 fueron las cifras más bajas en años, los riesgos de este colectivo, especialmente de aquellos profesionales que trabajan en zonas de conflicto armado y guerra, son claros. De hecho, dos terceras partes de los asesinatos tuvieron lugar en países en conflicto y el 87% de los perpetrados desde 2006, siguen sin resolver. Además, no solo corren el riesgo de morir, sino de ser víctimas de un secuestro, de extorsión, etcétera.

Los riesgos del periodista digital

Más allá de las zonas de guerra, los periodistas que ejercen la profesión en otros contextos tampoco lo tienen fácil. Es el caso, por ejemplo, del periodista digital, aquel que desarrolla su trabajo por Internet. Según los datos que maneja Acierto.com, los ciberperiodistas tienen peores condiciones laborales que sus homólogos que trabajan, por ejemplo, en la redacción de un periódico en papel. El perfil tipo de este profesional es el de una persona entre los 25 y 30 años que cobra unos 15.000 euros anuales.

La precariedad, en cualquier caso, es una constante en este colectivo. De hecho, el desempleo y la precariedad son dos de las cuestiones que más inquietan a estos trabajadores. Casi 9 de cada 10 consideran que la precariedad es el principal problema de su profesión.

La pandemia también se cebó con ellos: en 2020 el 28% de los periodistas contratados y el 8% de los comunicadores se vieron afectados por un ERTE; y el 59 % de los periodistas y el 63 % de los comunicadores autónomos redujeron su nivel de trabajo y, consecuentemente, sus ingresos.

Antes de ella, el 71% de los periodistas consideraba que sus condiciones habían empeorado durante los últimos años. Los peor parados son los autónomos, mientras que en el lado opuesto encontramos aquellos que trabajan en comunicación, los mejor pagados.

Problemas psicológicos entre el colectivo

Por otra parte, el 75% de los periodistas ha sufrido violencia online relacionada con su trabajo. Por no hablar de los tiempos y la necesidad de dedicación que requiere una profesión tremendamente vocacional, de las dificultades de conciliación o del intrusismo profesional. Este último molesta a casi la mitad de ellos. Una serie de cuestiones que, en algunos casos, acaban derivando en problemas físicos y psicológicos derivados del estrés, la carga laboral y los horarios.

Por supuesto no todo es negativo, sino que el desarrollo de la tecnología también ha dado lugar a nuevos perfiles como analistas de datos y tráfico, periodistas de datos, gestores de contenidos digitales, redactores de branded content, expertos en redes sociales, infografistas interactivos y maquetadores online, etcétera.

Cómo protegerse

Volviendo a los periodistas que trabajan en zonas de conflicto armado, existen algunas formas de protegerse. El comparador de seguros Acierto.com remarca la importancia de contratar una póliza que les proteja. Lo más importante es que el seguro responda a una emergencia, especialmente si se requiere de un ingreso en el hospital, o de la repatriación urgente al país de origen.

Además, convendría revisar el apartado de las limitaciones relacionadas con la visita al psicólogo, algo esencial si tenemos en cuenta que ciertos corresponsales de guerra cuentan con estrés postraumático.

Un seguro de vida con cobertura de invalidez -temporal o absoluta- resultará recomendable. Debería contemplar su fallecimiento con el objetivo de proteger a su familia en este caso. Algunas aseguradoras excluyen a estos profesionales, pero otras sí les cubren. La prima por cubrir en estas últimas zonas de conflicto es hasta cuatro veces superior. La edad y preexistencias también condicionan el precio e incluso la aceptación del periodista como asegurado.

Otra opción, independientemente de si se trabaja en zonas de conflicto o no, es contratar un seguro que cubra la responsabilidad civil profesional. Algo muy útil, por ejemplo, en caso de demanda. De hecho, existen seguros específicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario