Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035

Los premios Carmen del Cine Andaluz miden la jerarquía almeriense

Antonio Torres
Periodista 

Los Premios Carmen del Cine Andaluz se entregarán mañana con la presencia de los almerienses Nieves Gómez, Damián París, David Miralles y Manuel Martín Cuenca. Los cuatro forman parte del panorama nacional con una mochila de trabajos brillantes. No paran de crecer como buenos profesionales y tienen una proyección imparable. La industria cuenta con el plató natural de una provincia llena de contras con luz, desierto o nieve para la ficción y las series de televisión para las diferentes plataformas. 

Almerienses en la primera edición de los Premios Carmen del Cine Andaluz. Foto Ignacio Mañas / El Indaliano

Damián París, nominado a la mejor dirección de producción por La vida era eso. Regresa a Málaga, ciudad que le ha premiado en varios trabajos como la Biznaga de Plata. Natural de Zurgena , es cofundador y gerente de la productora Lolita Fims, junto a la escritora, profesora y guionista Lola Mayo y el director Javier Rebollo, Concha de Plata en el Festival de San Sebastián. Uno de sus últimos trabajos es la producción de La vida era eso del director David Martín, premiada en el Festival Internacional de Cine de Almería (FICAL) con escenas rodadas en Las Salinas y en otros puntos del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar.

Los almerienses estarán acompañados por un hombre de altura en el panorama cultural como Ignacio Mañas El Indaliano, una persona entrañable, preocupado por la promoción de su Lubrín natal. Ya trajo suerte cuando acompañó a José Herrera, ganador del Goya al mejor corto de animación con Cazatalentos.  Casi todos compartirán buen rato por los museos Picasso, Carmen Thyssen o el Centro Pompidou, ubicado en el espacio denominado El Cubo. Una revolución cultural que cambió la fisonomía malagueña.

Nieves Gómez, profesora de la Universidad de Almería, es una curtida cineasta y en sus tareas de dirección y producción suele tirar de los profesionales de Almería, tal como ha quedado patente en la culminación de su último rodaje, Licantropía, en varios puntos de Galicia, donde ha contado con Miralles.

Manuel Martín Cuenca opta a dos premios, dirección y guion, por La Hija que las personas que trabajan y viven en Almería tuvimos la oportunidad de saludar y conversar con el director ejidense, un grande, y verla en el Teatro Cervantes de Almería, dentro de FICAL, festival vez con mayor proyección fuera de la escena provincial. Cuenca está nominado para los premios del cine español a celebrar en Valencia. El corto almeriense Farrucas de Ian de la Rosa y la referencia a la barriada de El Puche, muy recomendable el trabajo de las actrices del barrio, estarán también en los Goya. 

David Miralles Quesada, compositor, con la realización de las bandas sonoras de más de una veintena de cortometrajes, está nominado por El Hilo Dorado, dirigida por Tomás Aceituno y que cuenta con las almerienses Nieves Gómez, en la dirección de producción y la actriz Amanda Ferrer, entre otros. Los galardones se entregarán en el Teatro Cervantes de Málaga, el domingo, a las 21,30 horas y con ceremonia en directo por parte de las cámaras de Canal Sur Radio y Televisión, cadena dirigida en Málaga por Montse Naharro Mielgo, periodista veraz con larga experiencia en Almería. A Montse una gran profesional la fiché en mis tiempos de coordinador de RNE, época de Manuel Gutiérrez Navas que formó una amplia redacción, cosa impensable en la actualidad en cualquier emisora y en la que obtuvimos varios premios de periodismo,

Carlos Rosado, uno de los padres de la Andalucía democrática actual, reelegido recientemente presidente de Spain Film Commission, me comento ayer el buen momento que vive el cine andaluz y el sello especial de Almería: “Los creadores andaluces tienen una forma identificable de hacer cine. Andalucía cuenta con profesionales acreditados en el mundo. Solo necesitábamos un espacio propio en el que sus méritos pudieran ser reconocidos. Eso significa para mí los premios Carmen”.

Antonio Banderas será, como siempre, una de las estrellas. Recibirá el Premio Carmen de Honor. Me concedió una entrevista para la extinta revista Tiempo en el antiguo Hotel San José del marino Eduardo G. Zárate. Sus declaraciones tuvieron una enorme repercusión cuando me ofreció en primicia que se iba a ir a Hollywood, donde triunfó, con la frase de que estaba cansado de verse en casi todas las carteleras de la Gran Vía de Madrid. España se le quedó pequeña, aunque siguió con el estigma y sello de Almodóvar.  Por aquella sencillez y naturalidad he seguido la trayectoria de Banderas. Lo admiro como actor y por su enorme empatía, tal como ocurre con el productor Peter Beale y su generosidad y paciencia constante desde los encuentros que mantenemos con su proyecto Festival Internacional de Cine Medioambiental “Pantalla Verde” que la pandemia está retrasando, sin olvidarnos del privilegio de las conversaciones desde su casa de Carboneras. Banderas me presentó a la entonces joven Enma Suárez y me pidió que compartiéramos el cigarro Fortuna, el único que me quedaba. Algo similar me ocurrió con Jack Nicholson en El Moresco de Mojácar. La experiencia en Málaga con su productora de televisión Soho Tv en la que la presidenta de la Academia de Televisión María Casado, quien me entregó, en el Ateneo de Madrid uno de los premios Talentos de televisión 2017 que se otorgan anualmente. He entrevistado a otros grandes, pero Banderas está por encima de la media, sin aires de grandeza y mucho nivel. Ahí está en Internet su discurso cuando fue proclamado Hijo Predilecto de Andalucía.  Desde que se inauguró el último tramo de la autovía entre Málaga y Almería, la denominada Autovía del Mediterráneo, en octubre de 2015, las relaciones entre ambas provincias se han intensificado de forma notables. Merece la pena plantearse las cuatro horas que la industria del cine y los famosos actores tardaban por aquella peligrosa carretera de la costa para desplazarse a Almería. Llegaban del extranjero hasta Madrid y los productores les quitaban de inmediato el trastorno de viajar por carretera hasta Almería a mediados de siglo y en la prodigiosa década del inicio del turismo. Por Almería pasaron los grandes del cine. David Lean, su mítica Lawrence de Arabia en 1962, Peter O´Toole, Anthony Quinn, Sean Connery o “Las petroleras” Brigitte Bardot y Cardinale representan un pequeño ejemplo. El Aeropuerto de Almería fue inaugurado por Franco en febrero de 1968, pero hasta 1970 no se inauguró la primera línea aérea internacional regular: Almería-Valencia-París. El aeropuerto internacional de Málaga sigue siendo un aliado del turismo de Almería para viajar. Falta el tren. Almería sigue siendo una isla. Viajar en avión con destino o salida de Almería es un lujo minoritario. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario