Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Recomendaciones para cuidar y mantener unos dientes sanos

Juan Folío
@opinionalmeria

Los dientes son una de las partes del cuerpo más importantes. La boca está expuesta diariamente a millones de bacterias, tanto a través del proceso de comer como simplemente al hablar o al respirar. ¡Se dice que los dientes son el reflejo de la salud del cuerpo entero! Por ello, el máximo cuidado de estos se vuelve una tarea indispensable para mantener una salud de oro. Iwhite Express te trae una serie de recomendaciones para que mimes todo lo posible tu boca por tu salud y, por qué no, por una sonrisa blanca y estéticamente bonita.

Recomendación 1: Cepillarse mínimo dos veces al día

Esta recomendación es un básico. Todas las personas conocen la teoría; pero muchas no aplican a la práctica. No puedes evitar que las bacterias del ambiente entren en tu boca, pero sí puedes eliminar aquellas que provengan de la alimentación. Por ello, es recomendable lavarse los dientes al menos dos veces en el día. Eso sí, no debes lavártelos enseguida, es aconsejable esperar unos 20 minutos después de la ingesta, para no dañar la cobertura dental con los ácidos recientes de la comida. ¡Lo importante es que no olvides hacerlo al menos tras tus comidas principales! 

Recomendación 2: El cepillo de dientes tiene caducidad…cámbialo

A veces muchas personas olvidan que los cepillos, aunque sirvan para limpiar, también están sucios per se. El agua o la pasta no limpian las bacterias que tenga el propio utensilio, así que, es imprescindible que renueves el cepillo cada cierto tiempo o estarás cepillándote con deshechos propios de otras ocasiones. ¡Además que las púas de los cepillos también se estropean y pueden no limpiar en condiciones! 

Recomendación 3: La lengua, esa gran olvidada. No la ignores

La mayoría de las personas (incluso aquellas que se preocupan por usar enjuagues bucales) suele olvidarse del cepillado de la lengua. Es un deber realizar una buena limpieza de la lengua ya que es frecuente que contenga más bacterias que los propios dientes. Si la olvidas, dichas bacterias se dirigen a tus dientes haciendo que tu lavado haya sido prácticamente en vano. Además, su cepillado previene las infecciones que pueden afectar también a tus encías (¡esas otras grandes olvidadas!). 

Recomendación 4: La alimentación es clave: consume menos azúcar

Si bien la limpieza de por sí es el trabajo principal para mantener unos dientes cuidados, también puedes prevenir antes que curar a través de la propia alimentación.  

Uno de los mayores enemigos de unos dientes sanos es el azúcar, ya que es el principal causante de las caries. Una buena higiene bucal de por sí no previene el riesgo de caries si el consumo de alimentos procesados no cesa. Así que, tanto por una buena forma física como por una buena salud dental, ¡evita el azúcar refinado! Deja los dulces para ocasiones especiales y ten una dieta rica y equilibrada. Todo tu cuerpo entero te lo agradecerá (¡y tu sonrisa también!). 

Recomendación 5: El color blanco es más que estética. Procura mantenerlo

Es imposible que los dientes se mantengan 100% blancos toda su vida, pero no por ello debes descuidar o subestimar el poder del color. El deterioro del color blanco (más allá de causas genéticas y de la edad) puede ser un síntoma de erosión del esmalte dental. Hay que estar precavidos en las manchas blancas que aparecen sobre los dientes o la sensibilidad a bebidas frías ya que son posibles síntomas de que dicho esmalte está dañado. Es aconsejable, pues, que mantengas una buena rutina de higiene acompañada de un buen tratamiento de blanqueamiento dental, así conseguirás pulir tu trabajo previo de limpieza. Asimismo, también mejoras la estética de la cara creando una sonrisa hermosa además de saludable. ¡Es un 2x1! 

Recomendación 6: Haz caso a las señales de tu cuerpo

Igual que el deterioro del color blanco puede ser señal, también debes prestar atención a otras señales que te da tu boca. Si tienes dolores al comer o mal aliento, podrías tener caries. Observa también tu boca y todas las posibles manchas o restos que encuentres. Evidentemente no eres experto, pero si sospechas de algo, no dudes e infórmate. La salud es muy importante y, como se ha dicho, la bucal más, así que no sientas que eres hipocondríaco; a lo mejor lo eres, pero nunca se sabe cuando podría haber algo y es mejor asegurarse. 

Recomendación 7: El dentista debe ser un invitado regular en tu boca

Todas estas recomendaciones funcionan si además de seguirlas a rajatabla en el ámbito personal las acompañas de una visita al dentista. Él o ella es la persona especializada en todo lo que ocurre en la boca, por tanto, es quien puede decirte qué problemas tienes o podrías tener en el futuro. No subestimes ni la higiene bucal ni la visita al dentista. Tu boca es la salud de tu cuerpo entero, no puedes descuidarla solo porque no te duele nada, no veas nada extraño o no has notado ninguna de las señales comentadas. Una visita regular, como una analítica de sangre, es más que suficiente para mantener todo a raya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario