Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

¿No es lo que parece?

Rebeca Gómez
Economista

Mientras España se sigue situando en el centro de las miradas europeas, Salgado ha vuelto a ser noticia por exigir a las Comunidades Autónomas un déficit 12 veces inferior al que dejaron los presidentes socialistas salientes. Y mientras sigue creciendo la destrucción de empleo y empresas en septiembre, Rubalcaba continúa empeñado en prometer que hará lo que no ha hecho durante ocho años en el Gobierno.

Uno de cada dos jóvenes de nuestro país está en paro. Más del 20% de la población activa desempleada y aun así, el gobierno socialista sigue hablando de subir los impuestos. Claro que, ahora, el candidato Rubalcaba enarbola banderas populistas y plantea su estrategia de campaña en la demagogia, las promesas incumplidas y el enfrentamiento. Pero la realidad es que con Rubalcaba y Zapatero han subido los impuestos especiales, el IVA, el IRPF, se han congelado las pensiones, subido la luz y el gas y recortado el sueldo y el poder adquisitivo de los empleados públicos y los pensionistas.

Ningún servicio de estudios u organismo internacional ha venido creyendo las previsiones del Gobierno de Rubalcaba y Zapatero. Y desde luego, el gobierno socialista no ha creído –o no ha querido creer- en ninguna ocasión las previsiones de ningún servicio de estudios u organismo internacional. Quizás, de haberlo hecho, habría habido alguna posibilidad de raciocinio en todo este tiempo.

Anteayer fue la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) la que alertó de que la economía española crecerá dos décimas menos de lo que previó en mayo, con lo que el PIB se situará en un moderado 0,7% este año y en un 1% el próximo. Ya hace tiempo que el Gobierno español se quedó solo en sus pronósticos, del 1,3% y el 2,3% para 2011 y 2012, pero las distancias que mantiene con el resto de organismos se hacen cada vez mayores. Aun así, Salgado no corrige ni una cifra. Error tras error sigue afirmando que “esas no son las previsiones del gobierno”.

Tampoco augura Funcas mejora para la tasa de paro española, que sitúa en un 20,9% hasta 2012 si el escenario es continuista. Desvela también que la productividad por puesto de trabajo cayó, durante el segundo trimestre del año, hasta un 1,5% en toda la economía, mientras que las remuneraciones salariales retrocedieron un 1% y los costes laborales unitarios crecieron el 0,5%.

Respecto al saldo de las cuentas de las administraciones públicas, la Fundación alerta de que “cada vez son más latentes los problemas de las Comunidades Autónomas para cumplir con sus objetivos de déficit”. Apunta que el déficit será del 6,8% en 2011 y del 5,0% en 2012: el Gobierno no cumplirá lo previsto.

Fueron los gobiernos autonómicos socialistas los que más engordaron el déficit durante los meses previos a las elecciones del 22 de marzo: Cantabria y Baleares lo duplicaron, Extremadura y Castilla-La Mancha lo cuadruplicaron. Fernández Vara incrementó el déficit del 0,64 al 2,59 y Barreda del 0,97 al 4,16. Parece difícil pensar que la ministra de Economía no sepa de memoria el déficit y la deuda de cada Comunidad.

Rubalcaba, inmerso en una campaña contraproducente para su partido, ha criticado que el PP se haya planteado un horizonte de creación de 3,5 millones de empleos y un millón de empresas. Se pregunta “cómo lo van a hacer”. Dice que “son muchos”.

Pero el PP si puede hablar de creación de empleo. La entrada en el Euro supuso un extraordinario esfuerzo al gobierno popular de José María Aznar para conseguir llegar a los parámetros de convergencia exigidos. Entre 1996 y 2004 España fue el único país de Europa capaz de crear 8 millones de puestos de trabajo sobre 12 millones de ocupados que había en 1996. Lo difícil es creer que con 5 millones de parados que deja el gobierno de Rubalcaba y Zapatero, el candidato socialista siga empeñado en afirmar que tiene otras recetas. ¿Qué puede prometer Rubalcaba que no haya tenido la oportunidad de hacer y haya hecho? Ya dijo Einstein aquello de “seguir haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes”.

Y en todo esto, ¿está el PSOE con Rubalcaba? Cada día son más los ministros que anuncian que no le acompañarán en su hipotético gobierno. Cada día más líderes socialistas anuncian que se retiran, que no se presentan. Cada día más críticas, también desde el propio Gobierno. Y Rubalcaba parece estar empeñado en no empeorar los pobres resultados que obtuvo Almunia. Tiempo al tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario