Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

La Caridad, 120 años después

Juan Antonio Barrios

Pedro Muñoz Romera ha vuelto a ver hoy restaurada la estatua conocida popularmente por ‘La Caridad’ después de la reparación que la empresa Dromos ha realizado a la que fue la primera estatua que como elemento decorativo se instaló en la ciudad. Representa a una madre con dos hijos ahogados en las inundaciones ocurridas el 11 de septiembre de 1891. “Esta señora, llamada María, fue la primera esposa de mi abuelo Miguel Romera Álvarez. Se han publicado muchas historias, pero lo que hasta la fecha no se ha publicado nada es que María solo tenía un hijo, el que aparece en la estatua de pie, junto a su madre. El que sostiene en los brazos representa al que aún no había nacido, estaba casi a punto de dar a luz”, señala Pedro Muñoz Romera, nieto de Rosa Castillo, segunda esposa de Miguel Romera Álvarez, el que fuera esposo de María.

Pedro Muñoz, ante la estatua de
la primera esposa de su abuelo Miguel
Se han publicado distintas historias de lo acontecido durante las tres horas que duró la fuerte lluvia que cayó sobre la ciudad la mañana del 11 de septiembre de 1891, pero, según Pedro y su hermana Adelaida, su abuelo trabajaba en una finca en la zona de los antiguos talleres Oliveros. “Mi abuelo nos contaba que María fue sorprendida por la fuerte tromba de agua y la salida de las distintas ramblas de la ciudad, entre ellas la Rambla de Belén, donde vivían junto a la finca donde se sitúa en la actualidad la delegación de Educación, antiguo cortijo del Gobernador. La riada arrastró hasta el mar a su hijo cuando ella cruzó la rambla para llevarle la comida a mi abuelo y los instintos de la madre fue lanzarse para intentar salvar a su hijo”, rememoran Pedro y Adelaida Muñoz Romera.

Pasados unos días, María fue devuelta por el mar y apareció fuertemente abrazada a su hijo, añaden los hermanos Muñoz. “Estaban tan fuertemente abrazados que no pudieron separarlos y tuvieron que ser enterrados juntos la madre y el hijo, además del pequeño que estaba a punto de nacer. Fue tal el impacto que causó esta imagen en la sociedad de Almería que provocó la iniciativa de agradecer la caridad surgida por estas inundaciones de Almería a través de esta escultura de la madre con sus dos hijos, el que había nacido y se encuentra de pie y el que estaba por nacer y está representado con el niño en los brazos de su madre”.

Tras el fallecimiento de María y sin dejar descendencia, Miguel Romera Álvarez se casó con Rosa Castillo, teniendo como lugar de residencia una de las pequeñas casas que Miguel recibió por solidaridad y que fueron construidas tras las inundaciones en distintos barrios, entre ellas las viviendas situadas junto a la ermita de San Antonio en los Molinos.

Este mediodía, reinaugurada

LA OPINION DE ALMERIA
El alcalde de Almería, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, ha asistido hoy, día 12, a la inauguración de la estatua de La Caridad tras los trabajos de restauración que han sido llevados a cabo por el Área de Cultura del Consistorio. El primer edil ha estado acompañado por miembros de la empresa Dromos, encargada de realizar la reparación, por otros miembros de la Corporación Municipal, y por José Muñoz, uno de los bisnietos del marido de la mujer que inspiró la obra que se ubica en la Plaza de las Velas, al final de la Rambla.

La restauración, valorada en un total de 6.000 euros, según ha informado Rodríguez-Comendador, ha consistido en un primer paso de documentación por parte de la empresa, para conocer a la perfección todo lo referido a su talla. Posteriormente se ha realizado una limpieza con chorro de arena para eliminar el óxido y las capas de pintura primaria y se le ha añadido otra capa protectora con un producto químico, que transforma el óxido y lo mantiene estable, protegiéndola de las inclemencias externas, como el salitre o la contaminación, según ha explicado Esther Guerrero de la empresa Dromos.

En esta misma línea, el primer edil ha puesto en valor un monumento tan importante en la capital, homenaje a las víctimas de la inundación que sufrió Almería en el año 1891, y que es todo un símbolo de la humanidad que la Reina Regente María Cristina tuvo con la ciudad tras esta catástrofe natural. “Ha merecido la pena recuperar este monumento insigne, que constituye la primera estatua que se erigió en la ciudad”, ha subrayado el alcalde.

Los trabajos arrancaron a finales de 2010 cuando una brigada de mantenimiento del Ayuntamiento dictaminó el mal estado de la estatua ‘La madre con sus hijos’, como es popularmente conocido este monumento.

Por su parte, José Muñoz, ha narrado la historia real vinculada a esta estatua y ha señalado, que el acontecimiento “causó un gran impacto social en la época, por lo que se decidió plasmarlo en este gran monumento. La riada sorprendió a la primera mujer de mi bisabuelo paterno cuando ésta iba a llevarle el almuerzo a la finca en la que estaba trabajando. Su cuerpo fue devuelto por el mar y la noticia tuvo una gran repercusión entre los almerienses a finales del siglo XIX”.