Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


La nefasta herencia de la ministra Ana Pastor

Iván Gómez
Redactor-Jefe de Diario de Almería

La recientemente elegida presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, será recordada en Almería como la peor ministra de Fomento de la historia. Al menos, desde el punto de vista provincial. El redactor-jefe de Diario de Almería Iván Gómez rinde 'homenaje' a tan nefasta ministra con el artículo que reproducimos:

La cantinela del legado socialista de Zapatero pasó a mejor vida, después de que sus males fueran resucitados a modo de partitura por los dirigentes populares durante una legislatura y media. Ahora la herencia que más preocupa, por no decir avergüenza, es la de la que ha sido ministra de Fomento y hoy presidenta del Congreso, Ana Pastor.

Almería debe otorgar a Ana Pastor el galardón de 'Peor ministro/a de Fomento de la historia" para de esa forma reconocer su nefasta gestión

Esta provincia no debe olvidar el nefasto mandato que ha protagonizado la gallega de adopción no sólo por la arbitrariedad y parcialidad de unos recortes por los que llovían millones de euros para desarrollar líneas de Alta Velocidad en medio país sin que a la provincia llegara un sólo céntimo en obra nueva, sino porque, además de los 1.552 días sin obras del AVE, cerró por la vía de urgencia la adjudicación de un sólo tramo que ahora la constructora Sacyr ha dejado en el aire.

Año y medio después de firmar el contrato no se ha culminado el proceso de expropiaciones y traslado de las tortugas moras a una reserva, motivos que ha esgrimido la multinacional a la hora de maniobrar para sacar rédito tras hacerse con el concurso con una quita temeraria de casi el 60% del importe de adjudicación.

Más allá de lo equivocada que pueda estar la empresa, investigada al igual otros tres contratistas por un fraude de 17 millones en los tramos del LAV Crevillente-Murcia inflando las facturas con el visto bueno de ADIF, queda la pésima gestión de Pastor y su equipo de secretarios de Estado que se adelantaron a los tiempos previstos, que al parecer pasaban por no licitar nada hasta la siguiente legislatura que ayer empezó.

La presión de la ciudadanía almeriense, así como la irrupción de nuevas plataformas en defensa del ferrocarril, por no hablar de la decena de visitas a Madrid de patronal y delegaciones del PP, forzó a Fomento a la licitación de un tramo tan olvidado como el resto cuyo proyecto dormía el sueño de los justos desde finales de 2010. Y ahora esas prisas le han explotado al ya nuevo ministro con un serio riesgo de tener que licitar de nuevo el tramo una vez que la constructora se niegue definitivamente a retomarlo en base a las cláusulas de su contrato.

Un despropósito que se suma al "tirón de orejas" de la Comisión Europea al calificar como punto negro la línea entre Almería y Murcia por la falta de inversión en el sureste del Corredor Mediterráneo como eje prioritario. Legislatura y media sin AVE, sin la anunciada rehabilitación de la vieja estación y sin minisoterramiento en El Puche. La herencia de Ana Pastor.