Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035

El exalcalde de Almería Fernando Martínez y la ley de Memoria

Antonio Torres
Periodista

El almeriense, Fernando Martínez, por su trayectoria investigadora de muchos años, ha sido decisivo en la elaboración y aprobación de la ley de Memoria Democrática. Uno de los padres de la ley de Memoria Democrática, aprobada definitivamente tras varios años varada, es el exalcalde de Almería durante el periodo 1991-1995, Fernando Martínez López (Vélez Blanco, 1949), actual Secretario de Estado de Memoria Democrática en el Gobierno de Pedro Sánchez. 

Fernando Martínez / UCM

El ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, mostró su satisfacción en Hoy por Hoy, con Àngels Barceló de la Cadena SER, después de aprobarse de forma definitiva la ley de Memoria Democrática que declara ilegal la dictadura franquista con el voto en contra del PP, Vox y Ciudadanos. 

Caso Almería: “Ha habido casos clarísimos de violaciones de derechos humanos ya con la Constitución en vigor. Mire, estoy recordando a la estudiante madrileña Yolanda González, asesinada por ultraderechistas como ocurrió a líderes de asociaciones de vecinos de Orcasitas (Madrid) y los tres jóvenes confundidos en Almería. Se va a crear una comisión técnica formada por académicos y catedráticos para estudiar si ha habido violación de derechos humanos”, destacó Bolaños. 

Horas después, le pregunté a Fernando Martínez sobre el caso Almería, ocurrido en 1981, con el triple asesinato de Luis Montero, Luis Cobo y el almeriense de Pechina Juan Mañas Morales, en la carretera de Gérgal, tres jóvenes inocentes que fueron tiroteados por guardias civiles que fueron condenados por la Audiencia de Almería.  “La ley cuenta con una disposición adicional, la 16, en la que el Gobierno creará una comisión técnica para estudiar la vulneración de los derechos de aquellas personas y reparar su dignidad. La aplicación afecta a lo ocurrido entre 1978 y diciembre de 1983. Son familias de víctimas que se vieron vulneradas en sus derechos y que la ley contempla vías de reconocimiento y reparación”, destacó. 

El estudiante Javier Verdejo Lucas, de 19 años, fue tiroteado por un guardia civil, cuando en la noche del 13 de agosto de 1976 estaba escribiendo en la pared “Pan, Trabajo y Libertad”. Sobre esta cuestión, Martínez afirmó que la Ley 52/2007 estableció medidas a favor de quienes padecieron persecución y violencia durante la dictadura. Recordamos que en el caso de Verdejo no hubo investigación oficial y su muerte fue catalogada “como un accidente”.  

Fue difícil conectar con el reputado catedrático de la Universidad de Almería y actual Secretario de Estado de Memoria Democrática. Vive unos días de plena satisfacción por la aprobación de la ley “que hace una España mejor”. El jueves lo pasó trabajando con el ministro Bolaños, por la tarde en un debate en Madrid y cerró en RTVE. El viernes abordó un avión en Barcelona a las seis de la mañana que lo trasladó a Francia donde pronunció la conferencia magistral de apertura de unas jornadas Francia-España sobre fronteras y exilio. El catedrático lleva décadas investigando como historiador y memorialista. Esta ley, que se fundamenta en los principios de verdad, justicia, reparación y garantía de no repetición, reivindica expresamente la Transición y la defensa de los valores democráticos, y condena por primera vez el golpe militar de julio de 1936 y la dictadura franquista”.

Coincide con Bolaños en subrayar que se trata de una ley humanitaria que sitúa a todas las víctimas en el centro de la acción pública, creando un registro y censo de víctimas para darles visibilidad, entre otras medidas. No obstante, hubo reacciones de algunos grupos memorialistas que denunciaron que la ley se queda corta. “Deja sin reparar a las familias de los desaparecidos”. Apuntan al año 2006 cuando la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa aprobó la primera gran condena internacional al régimen franquista y pidió abrir los archivos civiles y militares a los historiadores.

Martínez subraya que la ley se ajusta a lo que hacen distintos gobiernos con democracias avanzadas y que sufrieron dictaduras como España. Se han presentado más de 500 enmiendas por parte de la inmensa de los grupos parlamentarios hasta llegar a la aprobación de la ley de Memoria Democrática. Los aspectos más importantes tienen que ver “con lo que son los grandes principios de Derecho Internacional Humanitario y contempla el derecho a la verdad que tienen los familiares y las víctimas de conocer qué es lo que les pasó a sus allegados. Por primera vez, en una ley en España se plantea que se haga una auditoria y un inventario sobre las incautaciones de bienes”.

Bolaños lamentó en el programa de la Cadena SER que esa ley no haya tenido "un consenso muy superior" porque considera que hace que "nuestra democracia sea más digna y, aunque haya llegado con décadas de retraso, logra que por fin se pase página a una de los capítulos más oscuros de la historia de nuestro país". El ministro recordó que esa ley es homologable a otras que tienen países que también han sufrido dictaduras.

El ministro adelantó que, en cumplimiento de esa nueva ley, se iniciará el proceso para sacar al general Queipo de Llano de la Macarena y lo mismo con el féretro de José Antonio Primo de Rivera del Valle de Cuelgamuros: ”Se les dará una sepultura digna donde los familiares decidan pero no en un lugar preminente”.. 

A Fernando Martínez, autor de decenas de libros y director de tesis doctorales, lo conocí en los albores de la Transición cuando era una persona muy asidua de la redacción de Ideal y la amistad profunda que mantiene desde siempre con los periodistas Manuel Gómez Cardeña y de Miguel Ángel Blanco, responsable de un medio que trabajó con libertad y sin la presión del Gobierno Civil y de la censura que no estaba acostumbraba al vendaval de libertad que se abría. Compartir amistad, reforzada porque era el hijo de cartero de Vélez Blanco y yo de Los Gallardos. Trabajamos como coordinadores de la Enciclopedia General de Andalucía y de uno de los libros referente de la Transición “Crónica de un sueño. Memoria de la Transición democrática en Almería”, dirigido por Antonio Ramos y editado por Juan de Dios Mellado, padre del actual director general de Canal Sur Radio y Televisión Juande Mellado.

Fernando Martínez forma parte de una generación, amplia gavilla, que sufrieron cárcel y persecución. Se jugaron el bigote por la libertad, el respeto al otro, y el pluralismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario