Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035

El Argar de Antas, un tesoro a cielo abierto

Antonio Torres
Periodista

El I Simposio Internacional El Argar que iba a reunir a investigadores en la Edad del Bronce en Antas todavía no tiene una fecha definitiva por culpa de la pandemia.

Ana Häsler Soler durante su concierto en noviembre en El Puerto de Santa María. Foto Jesús Heredia

Cerro de El Argar, en Antas (Loa)

El director científico del encuentro internacional, Oswaldo Ridao, anunció el pasado lunes el aplazamiento a los prestigiosos científicos portugueses, alemanes y hasta el miércoles por la mañana no lo hizo oficial Pedro Ridao Zamora, el alcalde que trabaja desde hace tiempo en desenterrar para el turismo cultural exigente el yacimiento, sin excavaciones desde hace unos 30 años, las piezas de cerámica de gran valor histórico, algunas de ellas acogidas por el Museo Arqueológico Nacional. Hasta el ministro de Cultura, Miguel Iceta, conoce el proyecto Plan Argar 2020-2030 para relanzar al municipio, uno de los dinámicos de la provincia por el número de empresas y la actividad agrícola desde siempre. Los descubridores del yacimiento, los hermanos Enrique y Luis Siret y Cels (San Nicolás de la Flandes, Bélgica, 1860-Las Herrerías, Cuevas del Almanzora, 1934), antropólogo y arqueólogo, se mostrarían satisfechos de que esta vez va por fin en serio la potenciación del yacimiento arqueológico. Los hermanos, autores de “Del Neolítico al Bronce: compendio de estudios”, recogen una serie de estudios coincidiendo con los grandes descubrimientos de las culturas de El Argar y Los Millares. Hay un volumen del Instituto de Estudios Almerienses, Almería, un Museo a Cielo Abierto que conviene releer. El citado volumen cuenta con la coordinación Juan Alberto Cano y las aportaciones de Julián Pérez Flores, biznieto de Pedro Flores García (Antas, 1840-1928), el colaborador fundamental de Luis Siret y verdadero excavador de los yacimientos del sureste, incluido Villaricos. Entre otras colaboraciones del volumen aparecen las de Juan Grima, Juan Alberto Cano y el veratense Ignacio Martín Lerma, arqueólogo, colaborador de El condensador de Fluzo, programa divulgativo de La 2 de TVE.

La ansiada cita de Antas se retrasa, posiblemente, hasta la primavera próxima. Una reunión científica sobre Prehistoria reciente en el cuadrante sur peninsular, que se iba a celebrar estos días. El objetivo del Simposio es poner al día la investigación y las experiencias de restauración y puesta en valor de yacimientos arqueológicos de cada territorio, con el objetivo de ofrecer a la corporación municipal de Antas una documentación acreditada y contrastada en su reto de investigación, conservación y puesta en valor social del yacimiento que da nombre universal a la cultura argárica, el yacimiento arqueológico de El Argar de Antas. Un compromiso mantenido por la corporación municipal que expresa el interés por su patrimonio y la necesidad de hacer social su conocimiento. José C. Martín de la Cruz, profesor Emérito de la Universidad de Córdoba, reputado por sus trabajos en casi toda Andalucía y que desde siempre ha denunciado los expolios y abandono de Los Millares y El Argar: “En una época histórica larga y preocupante en la que la Dirección General de Bienes Culturales de la Junta de Andalucía ni concede ni financia proyectos de investigación”. Será una alternativa al turismo tradicional, ofreciendo al conjunto de la provincia una verdadera oferta cultural para el futuro.

Si el investigador José C. Martín de la Cruz sigue ilusionado en aportar conocimiento científico para que Antas se convierta en punto de encuentro de la agenda cultural, la mezzosoprano Ana Häsler Soler tiene claro que su sueño tiene prioridad también sobre el yacimiento arqueológico El Argar, sobre el río Antas. Ya se está quitando compromisos para la primavera con tal de inaugurar con su esperado concierto el aplazado simposio internacional. El sueño de Häsler para unir arqueología y música es su proyecto “Festival de Música Clásica El Argar Musical” que abarca todo el sureste peninsular, buscando patrocinio y que en las próximas semanas tendrá noticias que ofrecer. Su casa familiar de Antas fue construida por su abuelo con piedras de El Argar. “El día que puede cantar en Antas será muy especial, tal como expliqué en mi reciente recital en la provincia de Cádiz bajo el epígrafe Mis raíces, un viaje a la luz”. La mezzosoprano tiene tres hermanos ligados a la cultura.  Su bisabuelo, Juan Soler De Haro, fue alcalde de Antas en dos ocasiones, antes de la guerra civil y luego hasta su jubilación.  “Por eso, te digo que mi presencia en este acto, está repleto de simbolismo ya que por primera vez cantaré en el pueblo de mis orígenes familiares. En Antas nació mi abuelo materno, Bartolomé Soler Martínez y Antas fue mi primer hogar a la edad de tres años cuando llegué de Cuba junto a mis padres y hermanos. Mi abuelo era amante de la música clásica y de la zarzuela. El me dio a escuchar de niña por primera vez a Placido Domingo cantando romanzas de zarzuela cuando íbamos a visitarlo a Almería y guardo todas esas cintas de casete todavía como oro en paño. No me canso de decirte que adoro Antas y lo que se pretende hacer, relevante para la historia y el futuro de nuestro yacimiento de El Argar”. Su abuelo Bartolomé hizo las Américas tras licenciarse como ingeniero de caminos y puentes en Andalucía y recaló en Cuba, “donde se casó con mi abuela Rosalina Sarlabous Mesa, cubana de origen francés y canario, catedrática de matemáticas y directora del Colegio Nr. 1 de Santiago de Cuba. Me siento orgullosa mi familia tan internacional y viajera”.

La artista, nacida en La Habana, reside actualmente en San Cugat del Vallés (Barcelona), la ciudad donde falleció su padre, prestigioso artista reconocido en todo el mundo, vinculado con Almería y los Indalianos. Rudolfo Häsler (Berna,1927-San Cugat del Vallés, 1999) disfrutó de los años de Mojácar en los que la intelectualidad internacional se dio cita. “Durante dos veranos no solo pude observar como Rudolf Häler elaboraba sus cuadros, sino que también pude, durante muchas horas, conversar acerca del arte y en especial sobre el realismo en la pintura. Su espíritu docente, que había sido profesor en su juventud en Suiza, nunca le abandonó”, escribió el añorado catedrático e historiador del arte español, Antonio Bonet Correa, Doctor Honoris Causa por numerosas universidades, un asiduo de Mojácar y Carboneras como su hijo, en un artículo titulado Pintura y etopeya de Rodolfo Häsler. A ambos los pude conocer por las jornadas internacionales de Arte que organizó Bartolomé flores en sus tiempos de alcalde mojaquero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario