Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

María Enciso, poetisa del 27 y periodista del exilio

Antonio Torres
Director de Canal Sur

Se hace justicia. Hubo gratitud del Ayuntamiento de Almería a la maestra y escritora del exilio María Pérez Enciso, María Enciso (Almería, 1908-México D.F, 1949), la poetisa del 27. Desde el pasado viernes tiene una placa en su calle de San Ildefonso, con el impulso de la Asociación de Vecinos Casco Histórico. Ahora falta el reconocimiento de otros almerienses. Echamos mucho de menos a representantes de partidos políticos, a poetas, escritores, profesores e incluso a periodistas.

Miles y miles de mujeres siguieron en el exilio hasta su fallecimiento. Enciso recorrió los campos de internamiento dispersos por Francia. Como delegada del Gobierno republicano se ocupó de rescatar a los hijos de los republicanos españoles para refugiarlos en Bélgica. Pero la invasión nazi la llevará a seguir huyendo.

María Enciso

La almeriense María Enciso es hija intelectual de muchas de esas mujeres y de Colombine. A Carmen de Burgos nadie le quita ser la primera corresponsal de episodios de la Guerra de Marruecos, la primera corresponsal en calidad de enviada especial a un conflicto armado. Javier López Rodríguez editó para la Junta de Andalucía La Silueta del Tiempo dedicado a María Enciso y los valores de la democracia. En la revista Las Españas, Enciso dedicó emocionados textos a su Almería natal. Escribió poemarios con el dolor de España como tema. En el poema Recuerdo de Almería afirma: "De cal y agua/ más blanca todavía/ yo te soñaba".

Recorrió Colombia y Cuba hasta afincarse definitivamente en México, donde coincidió con miles de exiliados españoles. En su exilio, se dedicará al periodismo para ganarse la vida. Como detalla Antonina Rodrigo en Exilio y mujer, durante su fugaz estancia en La Habana publicará otra obra en la que se confirma como excelente poeta con De mar a mar, que salió de la imprenta de Manuel Altolaguirre.

"Decir Almería es como pronunciar las palabras mar y aire claro de otro modo distinto". Así comienza el artículo que María Enciso dedicó a Almería en la sección "España en el recuerdo", de Las Españas. Es conveniente leer La Andalucía del Exilio, editado por la Fundación Lara en 2008, de la periodista y escritora Eva Díaz Pérez (Sevilla, 1971), premiada por el programa El Público de Canal Sur Radio.

Poeta y militante comunista
Algún joven "de pedigrí" que se dio cita en el descubrimiento que realizó Luís Rogelio Rodríguez, el alcalde de Almería, de la placa de recuerdo, debería conocer algo de socialización. La vida tiene muchos matices y no se reduce a "quedar varado en los rojos y los azules". Los exiliados contribuyeron a que disfrutemos de la democracia. Se recomienda releer la obra de Arturo Medina, esposo de Celia Viñas, María Enciso, escritora almeriense del exilio. Estudio y antología, Diputación Provincial de Almería, 1987. Antonio Sevillano, de Diario de Almeria, tiene toda la razón cuando reclama un mayor conocimiento de la obra de aquella mujer crecida en el epicentro sentimental de la capital, una víctima, como tantas otras que no pudieron trabajar ni vivir en las tierras que les vieron nacer. Pasó del Partido Libertario al Partido Comunista. Fue alabada por Vázquez Montalbán, Gabriela Mistral, María Zambrano, Manuel Altoaguirre y los aludidos Antonina Rodrigo y Arturo Medina, entre otros.

México y 500 periodistas
Entre los 20.000 españoles que se exiliaron en México tras la Guerra Civil había unos 500 periodistas españoles. Unas trayectorias que Luís Díez ha rescatado en El exilio periodístico español, de 1939 al final de la esperanza. María Enciso falleció muy joven por una peritonitis. Coincidió en México con decenas de almerienses exiliados como el gobernador de Almería por Izquierda Republicana Juan Ruiz-Peinado Vallejo. Este recuerda en Cuando la muerte no quiere -edición agotada que llegó a este autor gracias al editor Juan Grima- los tristes episodios de crímenes cometidos en Almería en los albores de la guerra incivil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario