Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Todos somos Jon Nieve y Daenerys Targaryen


Garf
Siodos

➤A pocas horas del final de una de las series más exitosas y más galardonadas de la historia  como es Juego de Tronos, que suma 47 premios Emmy, parece ineludible no dejar escritas unas palabras sobre ella, especialmente sobre dos de sus principales personajes: Daenerys Targaryen y Jon Nieve.

Daenerys Targaryen y Jon Nieve

Juego de Tronos es una serie ambientada en una época medieval en un territorio ficticio salpicada de magia y dragones, que tiene como protagonista principal no sólo alguno de sus personajes, sino, especialmente, las pasiones humanas, la lucha del bien y el mal, la muerte y la vida , el destino y, por último, el amor.

Es justo recordar antes que en Almería se rodaron algunas escenas de la sexta temporada. En Cabo de Gata, la Torre de Mesa Roldán se utilizó para representar la batalla de Meereen. En el desierto de Tabernas, la ciudad de Vaes Dothrak.Y, por último, el patio de la alberca de nenúfares de la Alcazaba de Almería se convirtió en los Jardines del Agua de Lanza del Sol, en el reino de Dorne. Son lugares que no hay que dejar de visitar e impregnarse de su magia.

Destrucción total

Bueno, al lío. En el capítulo quinto de esta última octava temporada ha dado mucho que hablar, ya sea en las redes sociales, televisión, radio, prensa,... o en la mesa de la cafetería donde, el que esto escribe, trataba de tomarse un café tranquilamente con un amigo, la explosión de furia, venganza, locura, violencia, piromanía, crueldad... de la Madre de Dragones que tuvo con Desembarco del Rey, pese a que tañeron las campanas aceptando la rendición. Entraron todos en el mismo saco: culpables, inocentes, amigos, enemigos, soldados, civiles, ... e incluso, un sorprendido Jon Nieve que se ve obligado a comunicar a sus amigos y soldados que salgan rápido de la ciudad, fuera de los muros, mientras una lluvia de  fuego y destrucción cae del cielo poniendo en peligro sus propias vidas. Es lo que tiene la furia : es ciega y se lleva todo por delante. Seguramente esto último era lo que pensaba Tyrion Lannister, mano de la reina, mientras observaba a cierta distancia la escena sin terminar de creer, horrorizado, lo que su sentido de la vista le obligaba a ver.

Jon Nieve representa a la perfección el arquetipo del mito del héroe. Es ese personaje de carácter noble, dispuesto a sacrificarse por su familia, sus amigos, su amada, en realidad, por todos, aunque no todos sean capaces de entenderle hasta el punto de que es asesinado por algunos que lo consideran un traidor. Dispuesto a renunciar al Trono de los Siete Reinos por amor, aunque sea él quien debería ocuparlo de forma legítima, inicia siendo apenas un jovencito un viaje donde, como no podría ser de otra forma, encontrará todo tipo de personas y circunstancias en su camino a través de las cuales irá descubriendo cual es su verdadero destino. Y ese destino no puede ser otro que resucitar porque el destino del héroe no puede ser morir sino salvarse a sí mismo y a los demás. Y deberá mantenerse íntegro y perseverar en su viaje para hallar la verdadera fuente del amor y la sabiduría, que es realmente lo que le permite ser quién él es verdaderamente y que no puede estar en otro lugar sino en el regazo de su reina amada, su diosa en el mundo fenoménico ..., en definitiva, su alma. Y es aquí donde entra en juego la Madre de Dragones, la otra principal carta de la baraja que nos faltaba en todo este entramado que representa el arquetipo de la diosa.

Un polémico capítulo

Daenerys Targaryen, es un personaje que trata de hallar su destino y que no debería ser otro, en realidad, que el de ser lugar sagrado, recipiente de vida, inmortalidad, amor, sabiduría, belleza, pureza, ... destino y meta  final del héroe. La diosa es el alma del héroe hecha mujer. Pero Daenerys Targaryen comete un error. Su excesiva ambición por ocupar el Trono de los Siete Reinos la alejan de su verdadero destino y le hacen caer en las oscuras profundidades de las pasiones humanas alejándola del ideal , ser la diosa. Y es que cuando miras largamente dentro del abismo, el abismo termina mirando dentro de ti, parafraseando a Nietzsche. La Madre de Dragones queda atrapada en lo mundano y de la peor manera. Esto último la alejará muy probablemente de Jon Nieve porque él ya no va a encontrar en ella su alma, a sí mismo. Él no es así.

Habrá que esperar a ver qué ocurre en el sexto y último episodio de la octava temporada que tendrá lugar en breve. Aventuraría que al final será Jon Nieve quien ocupará el Trono de los siete reinos pero ... ¿ de qué le servirá reinar sólo sobre un montón  de huesos?. Esa no es su ambición. El fracaso de Daenerys Targaryen  en el fondo supone  el fracaso de Jon Nieve porque ella era su reina, su diosa. Su meta real. Y la ha perdido. Y tal vez, como héroe que es, se arriesgue a entrar en el abismo de la miseria moral humana para salvarla a ella, su diosa, su alma ... de la oscuridad, o perecer ambos en el intento. Porque, la verdadera historia, el verdadero campo de batalla nunca estuvo realmente ahí fuera sino dentro de cada uno de ellos ... y de nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario