Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Lo imposible: más electores que empadronados


Emilio Ruiz
@opinionalmeria

➤ Como estamos en plena campaña electoral, sometamos al lector a un ejercicio mental relacionado con el tema. Pensemos en un municipio pequeño de la provincia. En cualquiera. En ese pueblo, como en todos, hay tres elementos que puede parecer idénticos pero no lo son, si bien algunos de ellos sí son coincidentes. En ese pueblo hay habitantes, que son las personas residentes en el municipio. Hay empadronados, que son las personas integradas en el padrón municipal y que, en teoría, deben de residir en el pueblo, aunque no siempre es así. Y, fginalmente, hay electores, que son las personas integradas en el padrón electoral, que está formado por los empadronados mayores de edad que no tienen restringido su derecho al voto.

En Cóbdar hay 23 electores más que personas empadronadas (Foto: Loa)

Hasta aquí, parece que todo está claro. Ahora hagamos una pregunta: ¿Es posible que en un pueblo haya más empadronados que habitantes reales? Si, es posible y, de hecho, la Oficina del Censo Electoral está investigando a cuatro pueblos almerienses por inflar artificialmente el padrón municipal con vecinos que no residen en el pueblo. El objetivo es claro: que esos vecinos se incluyan en el censo electoral para votar a determinado candidato y alterar de esa forma el resultado de las elecciones municipales. Esos pueblos son Bayárcal, Cóbdar, Tahal y Urrácal.

Otra pregunta: ¿es posible que en un pueblo haya más electores (personas con derecho a voto) que habitantes empadronados? No, eso no puede ser, dirá usted, pues el censo electoral se crea a partir del padrón municipal, que incluye a electores potenciales (personas mayores de edad), pero también a niños. Imaginemos un pueblo en el que no hay niños. Aún así, ¿podría haber más electores que empadronados? No, no, volverá a decir usted, pues entonces habrá tantos electores como empadronados, pero ni uno más.

Pues bien, hay en Almería tres pueblos que tienen un padrón electoral de residentes (los residentes ausentes van por otro lado) con más votantes que personas empadronadas. En Beires, 120 personas pueden votar (porque aparecen en el censo electoral) cuando el número de empadronados es 117, tres menos. En Castro de Filabres hay 125 votantes y solo 121 empadronados. Y en Cóbdar, el tema es escandaloso. Hay 164 personas con derecho a voto cuando el padrón municipal solo tiene 143 habitantes. ¿Quién conoce a estas personas? En los pueblos indicados, nadie.

Estas tres anomalías son ajenas a posibles manipulaciones locales, pues,, como se sabe, mientras el padrón municipal parte de los Ayuntamientos, el padrón electoral es realizado por la Oficina del Censo Electoral. La Oficina del Censo Electoral ha incluido en estos tres pequeños pueblos a personas que en realidad deberían estar inscritas en otro censo, no se sabe en cuáles. ¿Los de Cóbdar, en Córdoba? Puede ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario