Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El alcalde de Almería y sus maneras

Elena Torres
Periodista / Teleprensa

El alcalde de Almería ha vuelto a perder los papeles en un pleno de la capital. Lo malo es que ya empieza a ser norma. En esta ocasión a quien ha dirigido su mal talante y sobre quien ha descargado su soberbia ha sido a un grupo de parados del barrio de Pescadería-La Chanca.

Tensión a las puertas del Ayuntamiento
Foto: Ideal
Preocupados por su condición de desempleados éstos le han preguntado al equipo de gobierno del PP de qué forma va a repercutir todos los anuncios que están realizando en torno a obras en el barrio. Y la respuesta no ha podido ser más inapropiada que soltar aquello de que el Ayuntamiento no tiene competencias en políticas activas de empleo. Sólo le ha faltado poner la puntilla y mandarlos a todos a San Telmo para que ‘molesten’ allí mejor.

Pero como veía que el tono podía subir por el otro lado ha preferido usar su poder de mando y apuntarles la calle como el mejor espacio al que poder ir si no quieren hacer caso a su alcalde, que él sí sabe muy bien como son las cosas, no como el ciudadano de a pie que ‘no tiene  ni idea’. Hombre, las cosas se puede decir de muchas maneras, pero soltarlas como exabruptos no ya contra otro político, que se supone está a tu nivel de conocimiento, sino contra un vecino de un barrio de tu ciudad, me parece demasiada osadía por su parte.

Yo entiendo que después de un pleno llano, de esos en los que todo fluye sin apenas dificultades, cuando el gobierno está a punto de levantar sesión tener que ‘aguantar’ un chorro de preguntas de ciudadanos de a pie que quieren saber sobre cómo va la limpieza en su barrio, por qué le ponen multas injustificadas, qué va a hacer para evitar que corten el agua a familias con menores que no pueden pagar el recibo… pues no apetece. Pero es lo que tiene ser primer edil.

En esta ocasión, además, algún vecino le apuntaba que precisamente una barandilla no es la prioridad del barrio de Pescadería. En definitiva, los vecinos le planteaban que hay otras necesidades antes que ciertas obras que se nos venden como logros.  Y sin duda la fundamental es acabar con el paro. Eso que todos los que tenemos los pies en el suelo lo vemos clarísimo, pues mira por donde los políticos no lo entienden. Y en esta ocasión el consistorio capitalino ha preferido ponerse sus particulares orejeras y no atenerse ‘más que a lo que le corresponde’.

Probablemente el Ayuntamiento no tenga competencias en materia de políticas activas de empleo, aunque no entiendo muy bien entonces para qué narices tenemos una concejalía de Empleo -supongo que hay que justificar un sueldo- ni tampoco por qué  gastamos tanto en viajes de promoción turística cuando tampoco parece muy claro que ésta sea una función específica del consistorio.

Lo que sí tengo claro es que el mayor problema que tiene este país desde hace ya demasiados años es el empleo, y sobre él todas las administraciones debían de haberse volcado porque en situaciones extremas y sin precedentes tal vez habría que haber revisado el papel de cada cual.

Lo que me ha quedado claro del pleno, sin embargo, es que los vecinos han sido bastante más dignos que el primer edil, optando por marcharse ante el insulto que sin duda han recibido no tanto por lo que ha dicho el alcalde de Almería sino por cómo lo ha dicho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario