Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Cuevas, pantano gran reserva


José Manuel Ortiz
Delegado de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente

EL pantano de Cuevas del Almanzora, tras las lluvias torrenciales que se registraron en la zona oriental de la provincia el 28 de septiembre de 2012, se ha convertido en la principal infraestructura hidráulica para el abastecimiento de las poblaciones del Almanzora y del Levante, así como para el riego de la agricultura de esta zona. 

Pantano de Cuevas
Ese día de finales de septiembre, en poco más de seis horas el embalse recogió unos 40 hectómetros cúbicos de agua, lo que, además de garantizar el abastecimiento y el regadío de la comarca hasta finales de 2013, puso de manifiesto la importantísima función preventiva que desempeña la presa, ya que evitó que la extraordinaria avenida del río Almanzora produjera daños catastróficos al municipio de Cuevas del Almanzora. 

Desde finales de septiembre de 2012, el embalse ha suministrado más de 21 hectómetros cúbicos para el abastecimiento de la comarca, así como para el regadío de casi 25.000 hectáreas de cultivos agrícola. Estas aportaciones han sido posibles gracias al agua que aportó la riada, ya que en los seis primeros meses del año hidrológico 2012-2013 -desde octubre a marzo- las aportaciones que ha recibido el pantano apenas han superado los 5 hectómetros cúbicos: unos 2 procedentes del trasvase Tajo-Segura; unos 3 del trasvase Negratín-Almanzora; y poco más de 102.000 metros cúbicos correspondientes a las aportaciones de la propia cuenca del río Almanzora. 

Y es que desde las lluvias torrenciales del 28 de septiembre, la pluviometría registrada en el entorno del embalse de Cuevas ha sido muy baja. En concreto, en este periodo solo se han registrado 108,7 milímetros, cifra inferior a la registrada en el mismo periodo del año hidrológico anterior (130 milímetros, y muy por debajo a la media histórica registrada desde el año 1994-1995 (149,9 milímetros). 

Pese a las escasas precipitaciones de estos meses, el agua embalsada en la actualidad es de unos 32 hectómetros cúbicos, lo que significa que se ha producido una disminución de unos 16 hectómetros cúbicos en estos seis meses, ya que a principios del año hidrológico, en octubre, el embalse contenía 48 hectómetros. 

Sin embargo, el abastecimiento de la comarca está garantizado para este año, puesto que al volumen embalsado hay que añadir las aportaciones de agua que se han aprobado, tanto del trasvase Tajo-Segura, como del Negratín-Almanzora. Y es que las últimas comisiones celebradas para decidir el volumen de aguas a trasvasar han aceptado las propuestas planteadas por la Junta de Andalucía, que solicitó el máximo volumen establecido en la Ley: 50 hectómetros cúbicos del Negratín para todo el año -volumen al que se añadirán las aguas procedentes de las escorrentías, dada la situación excepcional de lluvias que se ha registrado en la cuenca del Guadalquivir-; y 10,5 hectómetros del Tajo-Segura hasta septiembre (5 para abastecimiento humano y 5,5 para riego). 

La situación actual y la buena perspectiva del pantano de Cuevas del Almanzora, unidas a las aportaciones de las desaladoras de Carboneras y del Bajo Almanzora me permiten asegurar que el agua para la población y la agricultura de la comarca estará garantizada en esta año, más allá de que llueva más o menos en los próximos meses en la provincia de Almería. Pero para ello, el Gobierno de España deberá acometer las obras de reparación de los graves desperfectos provocados por las lluvias del 28 de septiembre, tal como está haciendo la Junta de Andalucía con las obras de emergencia que ha aprobado para reponer las conducciones, unas obras que cuentan con un presupuesto de 18 millones de euros y un plazo de ejecución de doce meses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario