Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Griñán se pone el chándal bolivariano

Javier Aureliano García
Secretario Provincial del PP


Decidido a hacer de Andalucía una avanzadilla del radicalismo anacrónico, José Antonio Griñán está empeñado en convertir a Andalucía en una reserva internacional de la inseguridad jurídica, con medidas como el decreto que permite la expropiación temporal de viviendas vacías. Me pregunto qué empresa o particular estará dispuesto a invertir o arriesgar en Andalucía tras ver a los gobernantes de la Junta enfundándose el chándal bolivariano, con el mismísimo Griñán “poniendose al frente” de este dudoso decreto, o a la consejera de Fomento declarando que formaría gustosamente parte de esos comandos de repudio que, al estilo de la dictadura cubana de los hermanos Castro, se dedican a acosar e insultar en su domicilio los que ellos consideran indeseables. Habrá que recordar al señor Griñán y sus consejeros bolivarianos que la expropiación, temporal o permanente, de un bien como la vivienda, sólo es constitucional cuando media indemnización, según el artículo 33.3 de la Constitución Española ¿Han olvidado esa obligación el señor Griñan y su expropiadora consejera Elena Cortés? El bochornoso papelón de revolucionario que está interpretando ahora el señor Griñán sólo puede interpretarse de dos modos: o bien ha perdido la razón, o bien se encuentra sometido y obligado al pacto de silencio que sus socios comunistas han establecido para intentar tapar la responsabilidad del PSOE en el monumental escándalo de los ERE fraudulentos. El aplauso y defensa de los socialistas de todas estas ocurrencias de los socios de IU no son más que la contrapartida de los sapos que los comunistas tienen que tragarse a diario cuando han de renunciar a todos sus principios de regeneración ética para poder seguir así viviendo y cobrando del erario público.

Lo lamentable es que todos estos peajes y acuerdos de auxilio mutuo no hacen más que rebajar a Andalucía a unos niveles de república bananera de tercer nivel, con un desempleo galopante, una creciente desatención médica y educativa y con una calidad de vida más amenazada, mientras el gobierno bipartito PSOE-IU vive, al estilo del de Corea del Norte, flotando en su propia burbuja de ensoñaciones y experimentos progresistas y repitiendo las consignas habituales contra el Gran Enemigo, que no es otro que el gobierno del PP. Un gobierno que, por cierto, es el único que le está plantando cara de modo efectivo y realista al acuciante drama de los desahucios, que fueron protegidos y proyectados por los gobiernos socialistas de Zapatero, sin que se organizasen grupos ciudadanos de protesta, sin que ningún ministro o diputado socialista fuese acosado en su casa junto a su familia y sin que se organizasen escándalos en las tribunas del Congreso de los Diputados. Pues bien, en un desvergonzado alarde de cinismo, son ahora los propios diputados socialistas los que jalean a los ciudadanos que fueron estafados por los bancos mientras ellos gobernaban, intentando trasladar al Partido Popular la responsabilidad exclusiva de sus errores y su dejación.

Pero la preocupación de socialistas y comunistas no es, en modo alguno, el destino o la situación de las familias amenazadas por sus problemas económicos y bancarios, como demuestran claramente los hechos de unos y el silencio de otros durante los años de gobierno del señor Zapatero. Lo que intenta esta izquierda cada vez más radicalizada y alejada del sentido común es algo tan sencillo como fácilmente explicable: recuperar en la calle lo que los ciudadanos no le han dado en las urnas. Incapaces de reconocer el democrático cambio de Gobierno que han supuesto sus últimas derrotas electorales, los socialistas han apostado, tal como reconocía el propio Zapatero en una confidencia a un conocido periodista, por “elevar la tensión”. Y si para ello el señor Griñán tiene que ponerse el chándal bolivariano, se lo pone. Quizás dentro de poco nos revele que a él también le hablan los pajaritos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario