Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035

El mejor regalo de Rocío Carrasco

Tania Artajo
@opinionalmeria

Rocío Carrasco es una caja de sorpresas. Tras la emisión de la docuserie Rocío, contar la verdad para seguir viva, que removió las conciencias de medio país con temas tan delicados como el maltrato y la violencia vicaria, y la emisión de En el nombre de Rocío, que puso en valor a su madre y denunció el indebido uso que de su figura había hecho la llamada "familia mediática", de nuevo ha dado la sorpresa.

Un momento de la actuación de Rocío Carrasco y Anabel Dueñas / Telecinco

Telecinco empezó a emitir el programa Mediafest Night Fever como un entretenido show en el que un cantante profesional compartía escenario con personas de Telecinco o personas participantes de algunos de sus programas. Por allí han pasado Raquel Bollo, Makoke y Lydia Lozano, que han recibido el voto negativo del público y, por consiguiente, han sido excluidas de las siguientes ediciones. Rocío Carrasco fue la vencedora del primer programa, y en los posteriores siempre se ha salvado de la expulsión. También es cierto que este apoyo popular a Rocío se debía en considerable parte a la movilización de la Marea Fucsia, un movimiento popular y espontáneo que la apoya incondicionalmente porque considera que ha sido víctima de una injusticia.

Pero este viernes 23 de diciembre el programa cambió su esquema. No iban a ser los telespectadores, a través de los votos emitidos por Mitele, quienes iban a votar cada una de las actuaciones, sino que, además del jurado, los calificadores iban a ser los demás concursantes, que iban a valorar objetivamente a sus compañeros de actuación.

Este viernes Rocío Carrasco ha compartido escenario con Anabel Dueñas, la cantante que da voz a Rocío Jurado en el musical que promueve la propia Rocío. La canción elegida es el villancico Los Campanilleros. La actuación contó con un cuerpo de músicos en directo, precisamente los mismos que acompañan a Anabel por los escenarios de España. Previamente a la actuación, los realizadores del programa emitieron un fragmento de la participación de Rocío Jurado junto a Raphael interpretando precisamente ese villancico. "Esto no me lo podéis hacer a mí, después de oír esa voz, ¿qué vais a decir de mi actuación?".

Y la realidad fue estruendosa. Rocío Carrasco sacó una voz totalmente desconocida para todos -telespectadores, jurado, concursantes- que llegó a que todos los miembros del jurado coincidieran en que había sido la mejor actuación de la concursante desde que está en el programa. "¿Pero dónde tenías escondida esa voz, hija mía?", le preguntó Adela González, la copresentadora, junto a Jorge Javier Vázquez. El premio de 3.000 euros ha sido donado por Rocío a la asociación Libres de Violencia Vicaria, al igual que hizo con el anterior premio.

La hija de Rocío Jurado ha escuchado en esta séptima gala lo que sus compañeros opinan de ella. Con gran emoción, Rocío Carrasco ha oído cómo todos y cada uno de ellos se alegraban de que esté en el programa y de que vuelva a sonreír: "Ya era hora". Ana María Aldón -que, por cierto, no otorgó ningún voto a Rocío- ha tenido unas palabras de cariño y agradecimiento para su compañera: "A veces no hace falta decirse nada, ella y yo nos entendemos con una mirada, cuando yo me he sentido cabizbaja y alicaída ella ha estado ahí".

Ha sido, sin duda, el mejor regalo que Rocío Carrasco podía hacerles a sus seguidores de la Marea Fucsia. Este inmenso grupo de personas que la apoyan incondicionalmente, no solo a ella sino a todas las "rocíos", ha explotado de alegría en las redes sociales. A través de su primo Juan, de Chipiona, la hija de La Más Grande ha tenido un mensaje de afecto a sus seguidores: "Feliz vida a toda la Marea Fucsia, que es mía y de todas".

Rocío Carrasco encara el 2023 con mucha ilusión. Su musical sigue de gira por todas las tierras de España, casi siempre con las entradas agotadas. El Maestro Joao ha vaticinado, en un programa de la televisión alternativa, que va a ser un gran año para ella, tanto en lo profesional como en lo personal. No le va a faltar el apoyo de quienes se solidarizan con su causa y con la causa de muchas mujeres que no han sido tratadas justamente por la vida. El caso de Rocío es estremecedor, porque su lucha no solo no encontró el amparo, sino que encontró el desprecio de quienes más debían ampararla. Afortunadamente, la peor etapa de su vida ya la ha superado y la vida está poniendo en su lugar a cada uno de sus detractores. Gracias, Rocío, por el regalo que nos has hecho este viernes pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario