Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El edificio del Colegio Juan Pablo II-Mater Asunta no está en venta

María del Mar López Andrés
Vicepresidenta de la Fundación Educatio Servanda "Colegio Juan Pablo II-S.L.U."
Presidenta-directora de la asociación privada de Fieles "Familia de Dios" 

Ante las diversas informaciones vertidas los últimos días, tanto por la prensa como por la Fundación Educatio Servanda Almería, en su propio nombre y como representante de la Asociación Familia de Dios, con CIF R-0100109-H, entidad titular de la propiedad del edificio en el cual reside el Colegio “Juan Pablo II.-Mater Asunta”, me veo en el deber de contribuir al correcto conocimiento y sana opinión de los profesores, padres de alumnos e interesados, sobre los hechos difundidos estos días en la prensa, acerca de esta Asociación y la Fundación “Educatio Servanda”, entidad titular de dicho Colegio Concertado,  con el único propósito de aplacar la inquietud de las familias que pueden verse afectadas.

Aclaro, en primer lugar y para que no quepa ningún género de duda, que la información publicada acerca de las supuestas anomalías docentes y económicas en el colegio Juan Pablo II de Almería, no proceden ni de María del Mar López Andrés, ni de la Asociación a la que representa y mucho menos han sido autorizadas por ella.

Ni el edificio donde se ubica el Colegio Juan Pablo II–Mater Asunta está en venta, ni está en riesgo la continuidad del funcionamiento del citado centro como colegio concertado

Que considero necesario aclarar, de entrada, que ni el edificio donde se ubica el Colegio Juan Pablo II – Mater Asunta está en venta, ni está en riesgo la continuidad del funcionamiento del citado centro como colegio concertado.  Y que este artículo no supone ánimo de polemizar ni hacer réplica alguna a cuanto se ha difundido al margen de nuestra responsabilidad, intervención y derecho.

Que, en la línea de la que ha sido siempre una recta trayectoria, y en base a la responsabilidad que asumí en su día y sigo desempeñando en cuanto miembro del patronato y vicepresidenta de la Fundación FES Almería, trato de trabajar lealmente, en pos de garantizar el estricto compromiso y función en favor de la comunidad escolar, pero siempre dentro de los cauces legalmente establecidos y jamás juzgando de motu propio. Así lo seguiré haciendo, reservándome la adopción de cuantas medidas en derecho asistan para llevar a buen fin dichas responsabilidades.

Deben conocer —y muchos recordar—que, en Almería, es conocida la existencia e historia, desde 1956, de la Asociación Privada de fieles “Familia de Dios”, entidad creada conforme al derecho de la Iglesia y con la personalidad jurídica civil exigida que, a tenor de la legislación del Estado, derivada de su inscripción en el Registro de entidades Religiosas, del Ministerio de Justicia (R.E.R n º 12 SE/12).

En su día y hasta 2016, esta entidad — la Asociación “Familia de Dios”, que fue también entidad titular del centro educativo generado en 1956 —realizó la transmisión administrativa del colegio concertado denominado “Mater Asunta”, otorgada y desempeñada a partir de los años de 1970, por esta Asociación privada de fieles. Por  razones y decisión de legítimo derecho, la Asociación privada de fieles “ Familia de Dios” transfirió la titularidad del Colegio concertado Mater Asunta a la Fundación Educatio Servanda-Almería, entidad jurídica de carácter civil, independientemente de la condición de sus miembros (más o menos comprometidos en la sociedad o en la Iglesia, sea como cristianos laicos, clérigos u Obispos) como acto debidamente  regulado y admitido por la legalidad vigente y con las exigencias jurídicas o legales  establecidas al caso, conforme a los Estatutos de la Fundación adquiriente de la titularidad de tal Fundación, — que, sin perjuicio de la pertenencia de sus miembros a la Iglesia Católica, naturalmente—, no se rige por normativa eclesial, como tantas otras, ni hace resultar declarado como diocesano el Colegio que regenta, aunque imparta autorizadamente enseñanza de ideario católico y cada cual estime adecuado a sus propias convicciones

Esta es la historia documentalmente contrastable y conocida por la población almeriense, coetánea del Presbítero D. Miguel Sánchez Martínez, fundador del Colegio y de otras iniciativas religiosas, culturales, formativas y sociales, de esta ciudad y de esta iglesia diocesana.

Importa ahora, y reitero, respecto a los hechos difundidos (sobre los cuales no se polemizará de esta parte),  que la propietaria, la Asociación Familia de Dios, no vende el edificio en que se ubica el Colegio Juan Pablo II-Mater Asunta, lo cual aparece introducido en las informaciones de estos días, constituye  la verdadera realidad de los hechos —sea inadvertida o intencionadamente—pretendido con informaciones, cuyo origen de partida desconocemos, por más que se simule una entrevista personal al respecto.

Manifiesto que es rotundamente falso que la dicha Asociación Familia de Dios pretenda ni haya informado jamás sobre proyecto ni deseo, en absoluto, acerca de la venta del edificio sede del Colegio, domiciliado en Paseo San Luis, nº 6 de la ciudad. 

Por tanto, a tenor de dichas informaciones aparecidas estos días y sin ánimo de contravenir opiniones libres o de afán lucrativo de cada cual (sobre lo que acaso alguien desee, espere o tema) éstas no nos mueven en absoluto y esta Asociación afirma la única “opinión” fiable al respecto sobre las informaciones aparecidas en los medios estos días, que se han difundido posible e interesadamente suscitadas ante la comunidad escolar, por interés exclusivo de otros.

Así, para conocimiento general y, especialmente, de los padres de alumnos de dicho colegio, hacemos saber que: ni el edificio del Colegio, ni los espacios colindantes de nuestra propiedad que lo integran, están en venta, sin menoscabo de cuantas obligaciones en deber y derecho resulten establecidas por la Administración educativa u otras jurisdicciones del Estado, aplicables tanto de carácter general, así como  entre la propiedad y el usuario-arrendatario, actualmente titular del colegio concertado que lo ocupa.

Afirmo rotundamente, por tanto, que ni el edificio se vende, ni peligra la existencia del Colegio concertado, que acoge a una población escolar significativa, tanto para esta Asociación, y para los órganos de la Administración educativa —como bien nos consta—y a la cual hemos visto siempre atenta tanto al  derecho constitucional de elección del colegio por parte de los padres de generaciones anteriores  y de la promoción escolar actual o futura, así como como el respeto al ordenamiento legal-administrativo legítimo de obligación y derecho  para toda persona física o jurídica que ostente la titularidad o pertenezcas a la comunidad educativa del Centro.

Tampoco incide en la existencia y permanencia del Colegio concertado, el juicio y resolución que derive acerca de acciones e informaciones venidas de cualquiera libertad de opinión o información, cuya difusión no concierne ni ha suscitado esta Asociación, ni ningún miembro de la misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario