Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Usero, una decepción propia del fin de un régimen

Eugenio Narbaiza
Periodista

El pasado martes los ciudadanos de Almería nos hemos llevado una gran decepción. El partido de la oposición en la provincia, pero partido de gobierno en la comunidad autónoma, ha hecho la pantomima de la elección del candidato a la alcaldía de la ciudad. Todos pensábamos que esta elección iba a ser una muestra del cambio que propicia o dice propiciar el PSOE versión andaluza, respecto a la época de Chaves, pero lo cierto es que una vez más los hechos son contundentes y hemos podido contemplar cómo el candidato del cambio, de la renovación, de la integración de todos los sectores del socialismo provincial, no es más que un bluff, controlado por el sempiterno Martín Soler. ¿Cambio? Para nada, casi todos los miembros de la candidatura que encabezan la lista son gente del sempiterno Soler, de ese político venido a menos, que ha propiciado la desunión, el miedo y que Almería pueda decir a los cuatro vientos que en el partido de la oposición en la provincia no hay democracia interna.

Se ha escenificado una asamblea de afiliados, una actitud democrática supuestamente ejemplarizante de cara al ciudadano, dando a entender que los socialistas de Almería capital van a ofrecer a los ciudadanos una lista competente, democrática y capaz de competir con la que en su día presentará el actual alcalde y, por lo que se presume, el próximo alcalde de la ciudad, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, pero lo cierto es que esa lista que escasamente ha obtenido el beneplácito de sus afiliados representa todo lo negativo que a lo largo de los últimos años ha tenido el PSOE no solo en la provincia, sino a nivel de la comunidad autónoma. Una lista movida y elaborada al margen de la ciudadanía, sin mirar sus intereses y solamente a disposición de determinadas plataformas de poder, mal entendidas y perjudiciales a lo largo de los años para la capital de nuestra provincia.

Por otra parte, el candidato a la alcaldía de la ciudad, Juan Carlos Usero, protagonista indiscutible a lo largo de los últimos tiempos de malas noticias y de pésima gestión política como regidor de la Diputación Provincial, ya que entre sus logros está el pacto con el PAL, el tema de los asesores de la diputación, que nos puso en la boca de las vergüenzas políticas de la geografía española, el tema de la residencia asistida, vergonzoso y deleznable para cualquiera que tenga dos dedos de frente, ignorando las denuncias que han realizado públicamente los sindicatos y trabajadores de la residencia, el buque insignia de la diputación, quienes nos han expresado que la institución está bajo mínimos .Este es el curriculum político que nos va a presentar el candidato a la alcaldía de la primera ciudad de la provincia, con la particularidad de que ha salido elegido escasamente por un voto de diferencia y con la necesidad de haberse presentado en una segunda vuelta, para que sus compañeros de partido, claro está no todos, porque faltaban los críticos, le escogieran como candidato a la alcaldía.

Lo malo para Usero es que sabe que va a perder porque representa a todo aquello que no quieren los ciudadanos. Representa a ese PSOE inmovilista y casi dictatorial que a lo largo de 30 años ha gobernado Andalucía como si fuera su cortijo, además de que su capacidad política y de gestión frente a su oponente, el actual alcalde de la ciudad, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, está bajo mínimos, por no decir que es nula. Usero, como presidente de la diputación, no ha sido capaz de arreglar el soterramiento, no ha sido capaz de sacar a Almería del aislacionismo que sufre la capital y la provincia desde el punto de vista de infraestructuras aéreas y ferroviarias, no ha traído la modernidad a la provincia y encima todo su mérito para mantenerse en el poder ha sido el pactar con gente tan estupenda como los chicos del PAL, ¡casi nada!

Afortunadamente, la política es más seria que los propios políticos y es absolutamente evidente que todas las tropelías que los ciudadanos hemos vivido en los últimos años van a ser facturadas y con IVA el próximo 22 de mayo. Si todo resulta normal, cosa que parece evidenciarse en las encuestas electorales que manejan los institutos de opinión, asi como los partidos políticos, personajes como el actual presidente de la diputación y candidato a la alcaldía de la ciudad, quedarán en el sitio que merecen, porque forman parte de lo negativo que los ciudadanos no queremos para nuestro día a día. Se derrumbaran igual que ese régimen, nefasto, negativo, deleznable, que a lo largo de 30 años ha hecho de Andalucía una de las regiones más retrasadas de nuestra España y a los políticos andaluces como los más pésimos gestores que ha tenido la historia política de la democracia española.

Andalucía y España respiran aires de cambio, aires de fin de un régimen que por un lado nos ha llevado a la ruina casi irremediable y por otro a la permanencia casi perpetua en el furgón de cola del desarrollo socio económico, en donde los políticos que nos han representado han sido más caciques que servidores del pueblo. Afortunadamente, en el caso de Almería, la provincia propulsora del cambio andaluz, no necesita un cambio en su ciudad, porque está bien gobernada, pero si necesita un cambio en su institución fundamental de cara al ciudadano, especialmente el de los núcleos rurales, porque debe acabar el amiguismo y el compadreo partidista. Por eso precisamente, Usero no es un buen candidato, ya que ni ha hecho una buena gestión en su responsabilidad política ni ha cumplido su promesa de renovación, integración y democracia interna, pero claro,los intereses de su partido, o más bien de los dirigentes de su partido, no dan para más, solo dan para colocar sus piezas mas débiles y manipulables como fachada para seguir mangoneando.

Felicidades, Luis Rogelio, visto lo visto, usted seguirá como alcalde de la ciudad. No tiene rival en las filas socialistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario