Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz


Las viviendas fuera de ordenación en el Almanzora (II)

Luis Caparrós Mirón
Secretario General del PSOE de Purchena y
Exdelegado de Obras Públicas y Transportes de la Junta de Andalucía

¿Qué hacer con las viviendas construidas fuera de ordenación? Como decía en mi anterior artículo, la solución no puede ser genérica para todo el territorio porque todas no tienen las mismas características, dificultades o afecciones medioambientales de cualquier índole, ni tampoco todas tienen expedientes iguales: administrativos, jurídicos, sancionadores o urbanísticos.

Se ha dado un paso muy importante con los inventarios de viviendas en el suelo no urbanizable. Conocemos su localización, así como información detallada de cada una de ellas, tal como:

- Si disponen de proyecto técnico de ejecución de obra, licencia de ejecución de obra y lcencia de primera ocupación.
- Si están habitadas.
- Si tiene servicios de luz, agua…
- Si tienen infraestructuras de accesibilidad, alumbrado, depuración de aguas…
- Superficie construida y suelo ocupado.
- Si existen reparcelaciones sin ocupar.
- Sobre qué tipo de suelo están construidas: si es suelo no urbanizable común o de especial protección, si son suelos inundables.
- Si la obra está ejecutada completamente o, por el contrario, se encuentra en estructura o cimentación.
- Si la vivienda es aislada o forma núcleo.
- Si está cercana al suelo urbano consolidado.
- La identificación del propietario.

Una información que es imprescindible para agruparlas en función de sus características para en un segundo paso buscar la solución técnica-urbanística dentro de la propia Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA). Una solución nada fácil de microcirugía urbana y muy particular a cada caso o  grupo de características similares y con problemática muy específica y concreta.

A) Viviendas que podrían tener solución dentro del propio Plan General de Ordenación Urbanística del municipio (PGOU) o a través de una modificación o revisión del planeamiento.

Grupo (I).- Viviendas construidas formando núcleo o urbanización pegada a la ciudad histórica.
Grup (II).- Viviendas diseminadas muy cercanas al suelo urbano consolidado o urbanizable.
Grupo(III).- Viviendas construidas formando un nuevo núcleo de población no muy distante del suelo urbano consolidado y que el espacio entre el núcleo histórico y el nuevo sería ideal para la ciudad como Sistema Local de Espacios Libres,de Equipamientos Públicos-Sociales-Turísticos-Deportivos-Comercial, etc.
Grupo (IV).- Viviendas diseminadas y localizadas sobre una superficie que estratégicamente dentro de los Planes Subrregionales de Ordenación del Territorio, reunen las características idóneas para áreas de oportunidad compatibles con estas viviendas.
Grupo (V).- Viviendas aisladas sobre el territorio en una zona muy localizada.Suelos con vocación de urbanizables en un futuro.Suelos que se pueden ir clasificando en diferentes fases de revisión del planeamiento y envolviéndolas en el mismo.

Obviamente todas estas viviendas se encuentran localizadas sobre suelos que no son de especial protección.

B) Viviendas que no tienen solución en el PGOU o Planes de rango superior.

Son todas aquellas que están aisladas y separadas unas de otras a más de 200 m. y sobre el no urbanizable común. Estas deberán quedar fuera de ordenación. Creo que podrían ligarse a la actividad agrícola-ganadera o forestal. ¿Y cómo se pueden ligar a esta actividad  si el propietario no tiene estas profesiones? Decía en el anterior artículo que estas viviendas deberán contribuir al interés general mediante plusvalías, con creces, a la incidencia medioambiental, al territorio sobre las que se asientan y a sus gentes.

C) Viviendas construidas sobre suelos de especial protección o zonas inundables.

Éstas, irremediablemente, no tienen ningún tipo de solución, y en el caso de las que están construidas con un manifiesto riesgo para la vida de quienes las ocupan, mucho menos. Claro, aquí interviene un conflicto social grave y  daño de todo tipo para las familias que las habitan y que compraron de buena fe. Son los ayuntamientos, los constructores, promotoras y otros agentes sociales  que han intervenido en el circuito los que deberán buscar fórmulas solidarias para estas familias y así restablecer la legalidad y evitar riesgos para la vida de quienes las ocupan.

He de reconocer que no es nada sencillo hacer encajar todas las piezas del puzle. En primer lugar, hace falta valentía y buena voluntad de todas las partes para llegar a soluciones beneficiosas para el territorio y su población. Diálogo, consenso y encuentro por parte de todos y todas; desde los partidos políticos, ayuntamientos, Junta de Andalucía, agentes económicos y sociales, movimientos ecologistas y afectados. Mucha solidaridad y generosidad con esta tierra y un escrupuloso respeto a la ley y, por tanto, soluciones compatibles con la misma.

No es imposible llegar a una solución definitiva, pero si se hace necesario impulsar definitivamente el planeamiento de estos municipios con una buena coordinación y pasos consensuados. Garantizando la seguridad jurídica, que no es otra que el cumplimiento de la propia ley. El urbanismo es un bien público y como tal está al servicio del interés general y no se puede socializar el gasto y privatizar los beneficios. Por tanto, soluciones modélicas y que de una manera solidaria habrán de contribuir todas las partes implicadas, bien a través de contribuciones especiales o bien contribuyendo a la mejora medioambiental y paisajístico de este territorio con programas de repoblación forestal, conservación y  mejora de la fauna y flora autóctona y aprovechamiento del recurso hídrico.

Estas viviendas deberán ser reconocidas por su calidad, con proyecto técnico, servicios y equipamientos y todos los estándares de calidad que exige la LOUA en relación a espacios libres, sistemas locales y generales así como accesibilidad y movilidad.

Por último, hay que tomar decisiones definitivas, ahora, para que en el futuro la población asentada en este territorio se sienta orgullosa y honrada de todos los que han sido capaces de resolver un problema de hoy y de mañana.

He querido escribir desde la sencillez, como siempre lo hago, para la comprensión de todos en un tema tan complejo. Se viene trabajando  desde hace tiempo y  algunos de estos municipios ya lo tienen resuelto o encarrilado el problema; pero que nadie se equivoque, una cosa es el planeamiento y otra muy distinta es impulsar y gestionar el mismo. Mucho trabajo queda por hacer, pero no por ello deja de ser apasionante.