Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El exalcalde de Cantoria Pedro Llamas es inhabilitado por otros ocho años y medio

Emilio Padilla Chirveches
Periodista

Por prevaricar de manera continuada y por la omisión del deber de perseguir el delito, en este caso urbanístico, el exalcalde de Cantoria Pedro María Llamas García ha sido condenado a la pena de otros ocho años y seis meses de inhabilitación especial para el desempeño o empleo de cargo público. En la sentencia del Juzgado de lo Penal Número 2 de Almería, con fecha de 18 de diciembre de 2015, queda suficientemente probado que el condenado cometió deliberadamente un delito de prevaricación continuada y otro de omisión del deber de promover la persecución de delitos, en esta caso de naturaleza urbanística, por conceder licencia de vallado sin los preceptivos pasos legales y no impedir la construcción de una vivienda ilegal en suelo no urbanizable en el paraje de La Hoya, en el término municipal de Cantoria.

Pedro María Llamas
La particular interpretación que Pedro María Llamas García ha hecho desde que le conozco, o sea, de toda la vida, de la justicia a lo largo de su ajetreada y dilatada vida política le ha llevado de nuevo (y las que te rondaré morena, debido a los casos de corrupción política abiertos contra él en los últimos meses) a una sentencia que le retira, debido a su edad, definitivamente de la carrera política en la que tan cómodo se ha sentido durante los diez años que ejerció de máxima autoridad institucional inconstestable y otros tantos que se mantuvo en la oposición antes de su llegada al poder.

Hace unos meses me referí a Pedro María Llamas García como al cadáver político que es y al olor de descomposición que emitía cuando te acercabas a él. No pretendía entonces, como tampoco lo busco ahora, hacer leña del árbol caído, sino poner a cada uno en el lugar que le corresponde, sobre todo cuando personajes como el condenado y su hermanísimo, José María Llamas García, portavoz actual del grupo municipal del Pepé en la oposición, actúan con las prácticas que le caracterizan cuando pretenden acallar voces críticas o actuar al margen de la ley a cara descubierta, con premeditación, alevosía y diurnidad.

El Partido Popular de Almería debe actuar contra el segundo, ya que el primogénito está muerto y enterrado en la la vida pública de Cantoria. Ni el uno ni el otro ya engañan a nadie, están demasiado vistos y se les ve el plumero a cada paso chulesco que dan por las calles de Cantoria, siempre en su propia compañía, protegiéndose, tal vez, del mal sembrado en un pueblo que no merece políticos de esta calado.

Pedro María Llamas ya no empujará la carreta del Pepé Local ni tirará de ella, como destacó eufórico ante un público entregado e interesado en su mitín electoral de las pasadas elecciones municipales, en las que una mayoría de los ciudadanos los pusieron en el lugar que les corresponde. Y los que quedan en la lista que concurrió a esos comicios debieran apearse de ella, a no ser que les guste el precipicio político del final del camino que les auguro y al que se están viendo abocados si no se apean rápidamente de la dirección descontrolada y suicida a la que han llevado y sometido ambos hermanos la carreta de un partido tirado por bueyes que atraviesa sus peores momentos por la inexistencia de una regeneración tan necesaria para resurgir cuan ave fénix de sus cenizas. Lo dicho, el muerto al hoyo y el vivo al bollo.