Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Brexit: qué desastre

Lenox Napier
Un británico de Mojácar

Después de que el líder escocés Nicola Sturgeon haya anunciado el lunes que buscará un segundo referéndum para que Escocia abandone el Reino Unido hemos escuchado algo parecido de los galés, cuyo líder de Plaid Cyrmu dice que “la independencia de Gales debe ser explorada” , y también de la  Irlanda del Norte, en forma de Michelle O'Neill, líder del Sinn Fein en la región, que dice: “... hay una necesidad urgente de un referéndum sobre la unidad irlandesa, ya que el gobierno británico se ha negado a escuchar a la mayoría de las personas en Irlanda del Norte sobre Brexit”.

"¿No sería más fácil que los ingleses abandonen tanto la UE como el Reino Unido y, en consecuencia, desaparezcan -como sueñan tan ardientemente- a la obscuridad tan deseada?"

En resumen, las únicas personas que parecen deseosos de salir del la Unión Europea (y esto no es en absoluto todo de ellos) son los ingleses. ¿No sería más fácil, como la gente está empezando a pedir, que los ingleses terminen con eso, que se pongan las pilas y que abandonen tanto la UE como el Reino Unido y, en consecuencia, desaparezcan -como sueñan tan ardientemente- a la obscuridad tan deseada? Debe ser difícil ser un Brexiteer, cuando la evidencia es tan claramente en su contra. Incluso la carta racista no funcionará más. ¿Van a recurrir a todos los inmigrantes del Commonwealth una vez que los europeos hayan sido deportados o obligados a marcharse?


Más extraños aún son los británicos expatriados que viven en España o en Francia, esperando desesperadamente que ese holandés nazi cuyo nombre suene como un producto de limpieza de los aseos va a ganar las elecciones allí y que, de alguna manera, toda la Unión Europea va a colapsar. Como uno de los pudines de la tía Agatha y luego, después de que el humo se aclare, los europeos del viejo continente desalentados, agarrando sus boinas tristemente en sus manos, van a pedir ayuda y consejo a los ingleses. Un plan tan astuto.

De acuerdo, vamos en serio. Para los británicos que viven en España las cosas serán difíciles después de la Brexit. Al menos y para empezar, su libra valdrá menos (digo 'su', porque yo no tengo ninguno). Su dinero del Reino Unido será más difícil de conseguir y su pensión probablemente se congelará a los niveles de 2017. ¿No me creen? Recuerden, si lo desean, la asignación de ayudas del calor de invierno (una ayuda estatal que no está compartido a los británicos que viven fuera de las islas). Nadie en Whitehall se preocupa por nosotros, ya sabemos.

Entonces, podemos esperar que las vacaciones al extranjero sean más caras, posiblemente con Visas u otras formalidades. No importa para nosotros, ya estamos aquí, viendo nuestras teles de satélite  con una preocupación leve, pero para la familia y los amigos... Los permisos de trabajo se convertirán en la norma para nosotros. O sea, para aquellos de nosotros que trabajamos aquí, ya que "quitamos un trabajo que pueda hacer un español".

Los españoles tendrían escasas razones para tratar a los británicos de manera diferente de como tratan a cualquier otro ciudadano no comunitario. Creemos que somos las personas más inteligentes, mejores y más maravillosas del mundo... pero, ya sabes (y es mejor que te sientes por esto): no hay nadie más que opina lo mismo. Tal vez, con los visados ​​y los tres (o tal vez seis) meses de extensión para los residentes no legales (los que no están en el padrón y no están registrados con la policía), pueden encontrar su estancia aquí un poco incómoda. Antiguamente, cruzaríamos la frontera y conseguiríamos un sello en nuestro pasaporte, pero ahora, Europa no tiene muchas fronteras, y la de Gibraltar probablemente estará cerradísima. Suena como la única cosa para uno es un viaje rápido para Dover o Southampton.

Los que son legales aquí, los 270.000 de nosotros, probablemente perderemos el voto en las elecciones locales (dependiendo en si el gobierno británico acuerda un acuerdo bilateral con España). Nuestros escasos concejales británicos, por supuesto, desaparecerían a los libros de la historia anecdótica de España. Obviamente perderíamos nuestro voto europeo (por cualquier bien que nos haya hecho), pero, quién sabe, tal vez los británicos darían a aquellos de nosotros que hemos estado aquí más de quince años el derecho a votar en Westminster. Coño, imagina lo que se podría hacer con eso.

Las autoridades españolas podían pedir fácilmente que mostraran una cierta cantidad en el banco y una renta viable del extranjero - tal vez obligarnos en tener una cuenta convertible en la Unicaja como lo hicimos en tiempos de Franco. La tarjeta de salud es otra cuestión, y todos nos estamos haciendo un poco mayores ahora. Sin duda, la embajada británica estaría feliz de ayudar cuando nos enfermemos. Tal vez podrían organizar un rifa.

Por lo tanto, muchos de nosotros podríamos estar tentados a volver a "casa". Ya no estamos sentados en la terraza al atardecer, tomando una rioja tranquilamente, sino vagando alrededor de Sainsbury preguntando si tienen algún vino potable para menos de diez libras. Para hacer esto, tendríamos que levantar un poco de pasta y vender el apartamento, pero puede que haya una caída en la demanda: una caída en los precios. Y, ¿cuánto cuesta hoy en día un lugar decente en Londres o bien Wells-next-the-Sea de todos modos?

Conducir podría ser duro para nosotros en el Reino Unido, ya que todos finalmente hemos aprendido a desviar el volante violentamente hacia la derecha para salvarnos de un accidente. Pero lo más difícil de todo será encontrar un lugar adecuado para vivir. Tal vez el gobierno británico ayudaría a los polacos (antes de que los deporten) a construir medio millón de chozas para nosotros en la llanura de Salisbury.

Pero antes de que sucede todo esto, pienso que más de unos poco de nosotros vamos a descubrir que tenemos antepasados escoceses, o galés o irlandeses, y que estaremos negociando con urgencia obtener un pasaporte. Un pasaporte útil.