Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035

¿Será Magdalena Cantero candidata a la alcaldía de Almería por el PSOE?

Pedro Manuel de la Cruz
Director de La Voz de Almería

"No quiero menospreciar a nadie, todo lo contrario, pero, sinceramente, no nos preocupa quién pueda ser el candidato o candidata del PSOE. Creo que hemos gestionado bien y que estaremos muy cerca de la mayoría absoluta. La única persona que nos complicaría la campaña, no la victoria, sería Magdalena Cantero. Es una persona que está metida en muchos sitios, es activa, habla bien -tiene relato, como se dice ahora- y tiene buen cartel". "Tranquilo, no os va a complicar la campaña. El PSOE nunca la propondrá como candidata". 

La conversación ahora recordada la mantuve en el despacho de un dirigente del PP de Almería y ante varios testigos semanas antes de que los socialistas decidieran quién iba a liderar su candidatura a la alcaldía de la capital en 2019. He regresado a aquella mañana porque en algunas conversaciones de estos meses el nombre de la entonces presidenta del Consejo Social de la Universidad y ahora presidenta de la Asociación contra el cáncer ha vuelto a ser objeto de comentarios en uno y otro partido.  

El motivo de esta vuelta de su nombre al escenario de la especulación política hay que encontrarlo en el 27 de noviembre del año pasado. Aquella tarde y rodeado de la belleza recuperada para la ciudad del Claustro de la Catedral, la Asociación de Vecinos del Casco Histórico entregaba sus premios anuales y, entre los asistentes, se encontraba Juan Espadas, alcalde de Sevilla y, desde solo 21 días antes, secretario general del PSOE andaluz. La presencia del político socialista fue su respuesta a la invitación que le había hecho Magdalena Cantero, presidenta de la Asociación. La asistencia de Espadas no pasó inadvertida y, como no podía ser de otra forma, fue interpretada desde una perspectiva política. Lo que desconocían quienes se sorprendieron por aquella presencia inesperada era la relación personal que Cantero y Espadas mantenían desde hacía años. Exactamente desde que en 2018 se conocieron en un curso de verano organizado por la UAL sobre Economía de las personas de la tercera Edad. Cantero no conocía de nada a Espadas, pero había seguido las actuaciones del ayuntamiento sevillano en este terreno y, sin pensarlo dos veces (y quizá sin mucha esperanza de respuesta) le envió una invitación para que participara como ponente. Espadas aceptó y, desde entonces, se inició una amistad compartida que se ha ido acrecentando con el tiempo. 

La vida es una acumulación de azares, y desde aquel encuentro del verano de 2018 el contacto continuó y se amplió a sus respectivas parejas. Pero en el espacio tribal de la política el azar siempre tiene sus consecuencias y la presencia de Espadas en el claustro catedralicio despertó todas las especulaciones, en el PP, pero, sobre todo, entre las familias que dominan el PSOE de la capital y, en menor medida, en la dirección provincial. El tiempo desvelará si la inquietud de algunos está justificada.  

Lo que no es difícil constatar es que Cantero no cuenta con el respaldo de ninguna de las tribus que conforman el entramado de la militancia socialista. Nunca ha hecho pasillos en la sede local y nunca ha recorrido los laberintos de su agrupación.  

Mientras que desde hace años su actividad en los ambientes sociales ha ido creciendo, sus visitas a la sede de la agrupación local solo han sido para votar en las primarias y poco más. Funcionaria de carrera desde los 26 años, grupo A1 nivel 27, tiene tres masters, en junio prevé terminar el grado de Ciencias Políticas en la UNED y, además de estudiar, ha dedicado su tiempo libre a ser Presidenta de la asociación de vecinos del Casco Histórico, gerente de la fundación Poco Frecuente, de apoyo a personas con enfermedades raras, presidenta del Consejo Social de la Universidad y presidenta provincial de la Asociación contra el Cáncer, cargos que le han construido una imagen de “ambiciosa” para algunos de los que comparten su mismo espacio político, ignorando que, ninguno de ellos, ha sido o es remunerado. Al margen de su actividad profesional, el único acuerdo remunerado que ha firmado fue en 2009 con una empresa editorial, que nunca ha exhibido pero al que yo he tenido acceso. Un acuerdo en el que en su primer apartado se especificada que la cantidad apercibir por su colaboración (300 euros al mes) “se ingresará como donativo al comedor social de las Hijas de la Caridad”. (Abro paréntesis para hacer dos preguntas: si en vez de ser una mujer quien haya ocupado esos cargos no remunerados fuera un hombre, ¿se le calificaría de ambicioso o de solidario? y ¿esa ambición sería un defecto o una virtud? Cierro paréntesis). 

Desconozco si entre sus ambiciones está la de ser candidata a la alcaldía de Almería. Nunca se lo preguntaré, (para qué, me diría que no, aunque pensara lo contrario), pero lo que sí puedo sostener con certeza es que el PP puede, como hace cuatro años, estar tranquilo. Los eternos patriarcas de las familias socialistas no la apoyarán para ser candidata; salvo que la propuesta viniera inducida desde Ferraz que, entonces sí, todos se pondrían en primer tiempo de saludo. Pero si Madrid a instancia de Sevilla no lo “sugiere”, nunca será candidata,

No hay comentarios:

Publicar un comentario