Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El Almería puso a Unai Emery en el camino para ser un entrenador de éxito

Antonio Torres
Periodista

Unai Emery hizo historia en Europa con el Villarreal, como le ocurrió en Sevilla. Sus triunfos no son casualidades de la vida. Son aprendizaje constante y no creerse “estrellita”. En Almería se le adora, se le quiere y se respeta al entrenador de moda en Europa, Unai Emery Echegoyen (Hondarribia, 1971). Desde los aficionados o los medios de comunicación, nos sumamos al triunfo de Emery y sus equipos.



La conquista de la Europa League fue el triunfo de un modelo de club ideado por el empresario Fernando Roig hace 24 años. Villarreal es un ejemplo para el mundo. Si se hacen bien las cosas, con una gestión empresarial colosal, por qué el Club Atlético Pulpileño, que fue fundado en 2002, no puede a llegar al fútbol profesional. Ya se que algún lector me llamará exagerado, dirá no hay tejido empresarial suficiente ni trabajo con la cantera. ¿Y qué acaba de ocurrir con el Amorebieta con menos de 20.000 habitantes? Se trata de pelear por los sueños. En cualquier pueblo de Alemania o Suecia tomarán como modelo el ejemplo castellonense. Son los sueños que se abren de lo local a lo global.

El presidente del Pulpileño, Mariano Muñoz, ya lo ha llevado a la Segunda B. En fin, la trayectoria de Emery va pegada a esos sueños de llegar a lo más alto cuando Alfonso García tocó a su puerta para que dejara el Lorca y apostara por Almería donde su trabajo ya vaticinaba que triunfaría. Cinco veces en una final europea, pocos lo pueden exhibir, fruto de un riguroso trabajo. Si te vas a Rusia, Paris o a Londres, inmediatamente estudias, trabajas y hablas francés e inglés. Siempre evolucionando, estudiando, cuidando hasta el mínimo detalle, un apasionado de la psicología.

Le presentamos a varios psicólogos como Miguel Ángel Mañas, profesor de la Universidad de Almería, porque una de sus obsesiones hacer grupos sólidos. De ahí que no me extrañó nada cuando lanzó su primer libro Mentalidad ganadora, junto a Juan Carlos Cubeiro, subrayando claves del éxito profesional, la felicidad personal y los consejos para gestionar el ambiente del grupo ante tanto ego. Siempre ha querido fortalecer a sus jugadores para hacer grupo y soportar el ambiente competitivo con algunos futbolistas mejor pagados que el propio entrenador, figura siempre señalada. Emery dejó aquí señales de esa personalidad para hacer mejores jugadores y personas. Ejemplo, Felipe Melo, uno de los más imponentes, internacional con Brasil que llegó aquí por cinco millones de euros y un ego muy subido. Calmó sus impulsos, hizo un temporadón, el Almería le sacó un gran traspaso a Italia y fue internacional con Brasil.  Un día de 2006 le pregunté qué jugadores le llamaban la atención y me contestó que Silva e Iniesta le encantaban porque entraban por la izquierda y la derecha y además tenían gol. Era una fecha en la que no tenía ni idea de ir al Valencia y de que Iniesta se iba a convertir en hacer el gol más importante de la historia de España. En el Valencia puso orden y lo hizo tercero por encima de su presupuesto. Aquí recibió el agradecimiento de Jordi Alba al que reconvirtió en lateral y sigue siendo uno de los mejores del mundo. Con el detalle de que siempre se acordó del descubrimiento de Emery, cosa que honra al defensa del Barcelona. “El mayor agradecimiento de un jugador es que diga que ha evolucionado conmigo, por encima de conseguir cosas”. Para Joaquín Amérigo de Canal Sur Radio el éxito de Emery se debe a su pasión: “Es un gran estratega, estudia las virtudes y defectos de los adversarios y detecta a los mejores para trabajar como el analista Víctor Mañas, hijo de El Zapillo”. Turki Al-Sheikh estuvo a la altura para felicitar a todo Vila-Real y a su “amigo” Emery, el entrenador obsesionado con el estudio del fútbol. Hay técnicos y teóricos del fútbol que a veces se niegan a trabajar con él porque nadie puede seguirle el ritmo a este trabajador nato.

Los éxitos pueden ser individuales o colectivos. “La vida se compone un 70% de trabajo y un 30% de relax”. Los éxitos de Emery son los del Almería. Aquí tiene grandes amigos para los buenos y malos momentos. Supo relacionarse con los medios de comunicación y su liderazgo se debe a no perder el contacto con la vida real. Cuando hablo con Emery, lo observo que sigue cuidando todos los detalles humanos, pregunta por personas y se preocupa de sus amigos. Pocos tienen esa habilidad y sensibilidad por los demás. Cuando en la previa de la final ante el Mánchester para animar a sus jugadores les dijo disfrutaremos y lo haremos bien por el pueblo, Vila Real, de Pau Torres, el central internacional. Si yo fuera Florentino, lo ficharía de inmediato para el Real Madrid. Y Laporta si pudiera haría lo mismo para los de Messi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario