Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

La consejera de Cultura y el cine

Miguel Ángel Blanco Martín
Periodista

No ha sido muy afortunado el comienzo público de la consejera de Cultura, Rosa Aguilar, por lo que se refiere a Almería. Ahora resulta que los rodajes constituyen uno de los pilares fundamentales para la configuración de la proyección cultural en la Almería.

Rosa Aguilar ha comparecido este verano en la Comisión de Cultura del Parlamento andaluz, a preguntas del grupo socialista (que es el suyo, por cierto), para informar sobre la gran repercusión cultural del rodaje de escenas de la serie Juego de Tronos en la provincia. Durante trece días, en octubre, distintos lugares (desierto de Tabernas, Alcazaba, etc.) pondrán el entorno a un rodaje que dará trabajo temporal a unos mil ochocientos extras para esta serie de éxito y sobre lo que se harán mucho eco sobre todo los medios de comunicación locales.

Rosa Aguilar
El delegado de Cultura también se ha pronunciado al respecto, en rueda de prensa, afirmando lo propio, que el rodaje de Juegos de Tronos tendrá una gran repercusión cultural en la provincia. Inaudito. Pobre y mediocre visión oficial, sobre la cultura.

Nada que objetar a priori sobre la calidad de esta serie. Ésta no es la cuestión. ¿De verdad cree el grupo socialista que el rodaje de una serie de televisión o de una película o de lo que sea, es un tema para llevar al Parlamento Andaluz como si fuera la panacea cultural? De entrada, repercusión cultural, prácticamente ninguna. Otra cosa es comprobar el efecto socioeconómico de los rodajes, en Almería y en el resto de Andalucía. Es un tema que puede merecer un estudio. 

Pero sería una cuestión a analizar por la Consejería de Economía e Industria o por cualquier Universidad, más que por la de Cultura, que también debe participar. Durante años, Almería ha sido la principal referencia de rodajes de películas. 

Son historias en imágenes que adquieren su dimensión cultural cuando se proyectan en una pantalla, llegan al público y se comprueba su valor de referencia creativa e inciden en la formación personal de los espectadores. Y en la actualidad, la Junta de Andalucía trabaja en el borrador del proyecto de Ley del Cine de Andalucía, cuestión importante que abre una interesante expectativa.

El cine, por supuesto, es un arte de referencia a la hora de configurar la imagen cultural de una sociedad. Y es importante que se introduzca en las aulas como elemento de formación, pero siempre a través de sus películas, sus influencias y el efecto, tanto en la ficción como en el documental, para conocer e interpretar la realidad. 

"¿De verdad cree el grupo socialista que el rodaje de una serie de televisión o de una película o de lo que sea, es un tema para llevar al Parlamento Andaluz como si fuera la panacea cultural?"

Y eso es lo que nunca se ha tratado en el parlamento andaluz. El estudio del lenguaje audiovisual, la capacidad narrativa de las imágenes debería ser objeto de estudio en la enseñanza Secundaria, por ejemplo. 

Más de una vez se ha hablado de esto, se ha prometido; pero al final, sigue siendo una asignatura pendiente. Hay que esperar que la prometida Ley del Cine de Andalucía sea una realidad y que el Cine se convierta en un elemento importante para la formación cultural de los andaluces. 

Y al cine hay que añadir la música, el teatro, la literatura, el patrimonio histórico-artístico que se está desmoronando, las artes en todas sus dimensiones.

Y sobre estas cuestiones y su proyección debería hablar Rosa Aguilar, quien, por cierto, todavía no ha explicado, que se sepa, cuáles van a ser las directrices de la política cultural en Andalucía. Faena, desde luego, tiene por delante.