Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035

Almería en el Tribunal Constitucional

Antonio Torres
@opinionalmeria

La renovación de los órganos constitucionales refuerza el prestigio de dos mujeres vinculadas con Almería como Inmaculada Montalbán y la ejidense Luisa Balaguer.

La almeriense Flor de Torres y la granadina Inmaculada Montalbán, en el Palacio de Oriente

La renovación del alto tribunal trajo polémica, aspecto que nada tiene que ver con dos magistradas con una trayectoria impoluta. El pacto PP-Gobierno para la renovación fue avalado por el Congreso de los Diputados. “Con la pinza en la nariz”. Odón Elorza puso la expresión en su boca ante Ángel Barceló de la Cadena SER, días antes de la votación del Congreso, para validar los nombres para la renovación del Tribunal Constitucional. Una expresión que afectó a muchos diputados del PSOE y de Unidas Podemos. Los parlamentarios de la coalición apoyaron al polémico Enrique Arnaldo, propuesto por el PP, a pesar de que hubo dudas de su idoneidad, con el fin de no romper el pacto alcanzado por el Gobierno y el partido mayoritario de la oposición para renovar los órganos constitucionales tras años de estancamiento. Hubo teatralización de la protesta del resto de grupos. La figura de Arnaldo provocó mucho malestar en la bancada de la izquierda, por sus posicionamientos ideológicos a favor de la derecha y por los dudosos episodios conocidos estos días sobre sus actividades. Es decir, una imagen que daña, para muchos, al propio Tribunal Constitucional, máximo garante de que se cumpla la Carta Magna. Ha habido editoriales y prácticamente mucho ruido en los medios durante las últimas semanas. Algunas de las conductas privadas del ya miembro del Constitucional, Arnaldo, emiten pésimas señales, como las abultadas facturaciones. “No parece la mejor credencial para situarlo en el órgano garante de la Constitución, pero Arnaldo tampoco satisface la exigencia de un exquisito escrúpulo democrático, que no atesora, se mire por donde se mire. Las informaciones reunidas en los últimos días conculcan una y otra vez la imparcialidad esperable ante numerosas causas en las que será susceptible de recusación. Artículos con tomas de partido explícitas, conversaciones grabadas con algún dirigente del PP (que acabó en la cárcel..”. Lo dijo Manuel García Pelayo, el primer presidente del Tribunal Constitucional en 1980, sobre el mal rollo que desprestigia la Justicia pensar que los miembros son de un partido u otro, tal como rememoró Soledad Gallego.

Experta en perspectiva de género una de las magistradas elegidas y que se conoce la provincia de Almería es Inmaculada Montalbán (Iznalloz, 1959) Si Montalbán fue la primera andaluza en el Constitucional, la subdirectora de LA VOZ DE ALMERÍA, Antonia Sánchez Villanueva, nos recordó que la primera jurista almeriense en el máximo tribunal español fue la catedrática de Derecho María Luisa Balaguer Callejón (El Ejido, 1953) a la que le formuló una amplia y detallada entrevista en estas páginas. 

El colega Javier Martín-Arroyo informó el otro día que hace un año y medio la juez redactó una sentencia que obligaba al dueño de un club de alterne en El Ejido a pagar las cuotas de la Seguridad Social de 18 jóvenes prostituidas en su local, a pesar de que una sentencia penal había declarado la prostitución “por cuenta propia”. Montalbán sostuvo que no podía existir relación laboral entre el empresario y las jóvenes, dado “el escenario de vulnerabilidad” de estas: “La prostitución ajena, aun consentida, queda fuera del tráfico jurídico y no puede calificarse de relación laboral, simple y llanamente porque la persona y la dignidad humana que le es inherente no puede ser objeto de contrato ni del tráfico mercantil”.

Montalbán, fue vocal del CGPJ entre 2008 y 2013 a propuesta del PSOE, que ha vuelto a designarla para un cargo de relevancia constitucional. En la actualidad forma parte del Tribunal Superior de Andalucía y es una reconocida jurista en el análisis de la perspectiva de género como criterio de interpretación de las normas. Experta en las materias de igualdad, violencia de género y derecho antidiscriminatorio, Montalbán fue además presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, creado durante su etapa en el órgano de gobierno de los jueces. Uno de sus primeros destinos fue Almería, compatibilizando sus funciones con el cargo del juez unipersonal del Tribunal Tutelar de Menores. Este periodista se la cruzaba cada mañana cuando acudía a mi trabajo en 1987 a la redacción de RNE en la calle Hermanos Machado. Ella con dirección a su despacho en la Audiencia Provincial. Después la vimos brillar acudiendo a pueblos para atender y formar a mujeres en unos años difíciles donde no había mentalización para denunciar. Estuvo de parte con aquellas abogadas almerienses pioneras de mediados y finales de los años ochenta que comenzaban a erradicar el machismo. “Les explicábamos que la violencia dentro de la pareja no estaba permitida, que una mujer no estaba obligada a sufrir malos tratos o recibir amenazas por el hecho de casarse”. Ya se le notaba que pisaba la calle, analizando la realidad en algunas opiniones para medios de ámbito nacional como El País, y no estar permanentemente encerrada en un frío despacho. Montalbán, autora de Perspectiva de género: criterio de interpretación internacional y constitucional, se vinculó a la asociación Juezas y jueces para la Democracia donde fue miembro del Secretariado Nacional en dos periodos y portavoz del Secretariado en materia de violencia de género en el periodo 2004-2006.

Inmaculada Montalbán fue Medalla de Andalucía en 2014 y la almeriense Flor de Torres consiguió el mayor galardón andaluz en 2016. Esta fiscal coincidió con Montalbán en el Parlamento de Andalucía en diversas comisiones de Igualdad y Justicia en materia de Violencia de Género. Fuera de Andalucía han sido invitadas como expertas en distintos foros y en universidades, aportando conocimiento científico a futuros jueces, fiscales o abogados. “Con Inmaculada habrá más mujeres y por tanto más Justicia. Porque con ella llegamos todas”, dijo ayer con admiración sobre la magistrada granadina la prestigiosa Flor de Torres.

“En el Observatorio contra la violencia de genero, recordé que nuestra labor asociativa desde la Unión progresista de Fiscales en mi caso y Jueces para la democracia en el suyo también coincidimos por ser asociaciones afines”, concluyó Flor de Torres. La foto que acompaña este trabajo se produjo en una recepción, Palacio de Oriente en 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario