Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035

Hacer del Casco Histórico un foco de atracción del talento urbano

Ramón Fernández-Pacheco
Alcalde de Almería

El Ayuntamiento acaba de presentar un ambicioso proyecto de actuación en el entorno del viejo Hospital Provincial, el único edificio civil del S. XVI que queda en Almería y en el que la Diputación Provincial está llevando a cabo una ambiciosa remodelación para recuperarlo e incorporarlo al catálogo patrimonial almeriense como el Museo del Realismo Español.

Repito con frecuencia que el respeto al patrimonio, a la historia y las raíces de Almería no se proclama; se demuestra. Y este nuevo proyecto que estamos poniendo en marcha en el corazón histórico de nuestra ciudad es otra demostración más de nuestro compromiso con la transformación integral de una zona que, estoy convencido, va a marcar un antes y un después en un entorno cargado de historia y de pasado, pero sobre todo de futuro.

Se trata de las obras de urbanización del entorno del Hospital Provincial que, con una inversión de 1,5 millones de euros y financiada con fondos DUSI, licita ahora el Ayuntamiento con el fin de dotar al conjunto de una urbanización y unas infraestructuras más modernas y adaptadas a la importancia que tras la obra va a cobrar esta parte de la ciudad. El proyecto, que fue aprobado por la Gerencia de Urbanismo el pasado mes de febrero, ha sido redactado por la mercantil GARCAM Taller de Arquitectura, S.L.U y prevé actuaciones destinadas a devolver la dignidad y la importancia a este conjunto urbano.

Vamos a conservar, interpretar y potenciar los valores arquitectónicos e históricos de una zona que ha sido uno de los puntos neurálgicos de la vida ciudadana de Almería durante muchísimos años, porque todas las actuaciones que tenemos ya en marcha y otras más que vendrán en el futuro tienen el objetivo de hacer realidad eso que tantas veces hemos escuchado pero aún no hemos visto: hacer del Casco Histórico de Almería un punto de atracción del talento turístico, del talento hostelero y del talento cultural de nuestra ciudad. Actuaciones ya en marcha como las obras de la Plaza de la Administración Vieja, la adaptación interior de las Casas Consistoriales, la prospección arqueológica de la calle Almanzor, la musealización y urbanización exterior del Mesón Gitano y los Jardines Mediterráneos de La Hoya, que se unirán a otras como la transformación del Cerro de San Cristóbal, el aparcamiento público junto a Antonio Vico y calle Pósito, el aparcamiento para residentes de Almería XXI en calle Arráez o las reformas y mejoras de las plazas Borja, Cepero Galeno, Masnou y una decena de calles más del barrio de La Almedina. Estamos en una zona única, que reúne unas características que deben ser aprovechadas como factor diferencial y en una seña de identidad urbana que va a convertirse en un motivo de orgullo para los almerienses y de interés para todo el que venga a Almería.

Después de décadas de alejamiento y renuncia, por fin se están pudiendo dar los pasos necesarios para transformar este entorno en un elemento generador de oportunidades de empleo, de emprendimiento, de turismo y de cultura. En definitiva, de riqueza y progreso. Sin duda estamos ante una excelente noticia para todos los almerienses.

Una lección de vida

Juan Antonio Lorenzo
Secretario General del PSOE de Almería

Han estado visitando a los pacientes en sus domicilios cuando todos estábamos confinados, han sido las manos que se han encargado de hacernos las PCR cuando dimos positivo, las que nos cuidaron en la habitación de un hospital cuando el coronavirus se puso rebelde y también las que sujetaron, en los peores momentos, las de quienes no pudieron tener cerca a sus seres queridos en el último momento. Los enfermeros y enfermeras, en definitiva, nos han dado a todos una lección de vida. 

La situación que padecen en la actualidad estos profesionales sanitarios dista mucho de parecerse a ese reconocimiento que en justicia merecen y que esperábamos que llegara de manera inminente tras los aplausos. Sin embargo, la realidad que nos deja el Gobierno de Moreno Bonilla antes del examen con las urnas no puede ser más demoledora: en Andalucía tenemos unas de las peores ratios del país, con un número de profesionales por cada 1.000 habitantes muy por debajo de la media de España. En este tiempo, tampoco se les ha dado la estabilidad que necesitan, a pesar de que cargaron con buena parte del trabajo durante la pandemia y resultan imprescindibles en la tarea de reducir las listas de espera que el Partido Popular ha dejado crecer de manera inaceptable en nuestra provincia.

El reconocimiento del valor de la enfermería en el sistema sanitario público no ha llegado, por lo tanto, de la mano de la actual Junta de Moreno Bonilla, sino de la ciudadanía, que siempre ha encontrado un gran apoyo en estos profesionales cada vez que los ha necesitado.

En este estado de las cosas, con un gobierno de las derechas que ha estado más en el postureo y en la propaganda que en solucionar los problemas, los socialistas planteamos un Pacto Social por la Sanidad, donde la enfermería tenga el papel protagonista que merece, adecuando el modelo actual a las nuevas necesidades que va planteando la sociedad. En este sentido, crearemos dos categorías profesionales de apoyo para enfermería escolar y enfermería de enlace de centros sociosanitarios e impulsaremos que en Atención Primaria haya enfermeras pediátricas que se dediquen en exclusiva a atender a la población infantil. Enfermeros y enfermeras, auxiliares de enfermería, personal de administración, celadores, técnicos de rayos, trabajadores sociales, matronas, médicas, cirujanos… forman parte de un extraordinario sistema, como es la sanidad pública andaluza, que la derecha ha deteriorado de manera inadmisible. Hoy, quién nos lo iba a decir, está en juego un servicio público esencial al que no solo tenemos que seguir aplaudiendo a rabiar, sino apoyar y reivindicar siempre.

Que nadie ponga sus sucias manos sobre el AVE

Pedro Manuel de la Cruz
Director de La Voz de Almería

Quizá el mayor reto al que se enfrenta la sociedad almeriense en los próximos tres años es la llegada del AVE. Como ya ocurrió con el tren convencional, Almería va a ser, otra vez, la última (o una de las últimas provincias) a las que llegue la alta velocidad ferroviaria. Nuestra posición en el mapa provoca esa condena en los plazos.   

Pero no es solo nuestra lejanía periférica la que provoca el ocupar el último puesto en el ranking de las comunicaciones ferroviarias. Junto a esta realidad geográfica irremediable -Almería está situada casi extramuros de la geografía de España- hay otra circunstancia que influye de forma extraordinaria en que a esa realidad se le añada otra dificultad añadida. Desde que el cínico Rodrigo Rato asegurara hace ya 25 años que Almería estaría conectada con Murcia antes de 2005, los avances en esta aspiración siempre han transitado por vía lenta, cuando no han permanecido años en vía muerta. Más de dos décadas hablando del AVE a Almería y todavía estamos instalados en la incerteza de no saber cuándo llegará el primer tren de alta velocidad a la estación de Almería.   

Mientras el Gobierno de Pedro Sánchez asegura una y otra vez que en 2026 se alcanzará esta aspiración irrenunciable para consolidar el futuro de la provincia, no son pocos los que desde la experiencia de los incumplimientos reiterados o desde el posicionamiento político en busca de réditos electorales desconfían de esa fecha.  

Gobierno y oposición llevan años enzarzados en un fuego cruzado sobre la responsabilidad de que la alta velocidad no haya llegado todavía Almería. Un fuego dialéctico que irá en aumento a medida que nos acerquemos a cualquier cita electoral. Las elecciones andaluzas del 19 J, las municipales del próximo mayo y las generales previstas para final de 2023 van a ser elementos motivadores para que el intercambio permanente de disparos acusatorios vaya en aumento hasta alcanzar un tono ensordecedor. Escuchar al PP clamar ahora por los retrasos en el proyecto cuando en siete años-siete-no hicieron nada (bueno sí hicieron algo: tapar los túneles) y no se les escuchó ni un susurro es, cuando menos, sorprendente. Comprobar cómo la insistencia del gobierno de que se cumplirán los plazos no va acompañada de la rapidez que precisan las obras es, cuando menos, desconcertante.  

la política española lleva años instalada en un ruido permanente en el que los ecos son más importantes que las voces. La realidad no interesa, lo que se pretende desde los partidos es la construcción de una ´verdad’ prefabricada que se adapte a sus intereses electorales. Ante esta situación, que tanto fatiga a la inteligencia, es imprescindible exigir a los representantes políticos almerienses que, en una cuestión de importancia tan extraordinaria como la llegada de la alta velocidad, se alejen de cualquier posicionamiento que perturbe su alcance.  

Los partidos políticos almerienses debían por una vez procurar que el silencio deje paso a los argumentos de la comisión técnica creada por la Cámara de Comercio para evaluar semana a semana y mes a mes todos y cada uno de los tramos en los que se divide el trazado entre Murcia y Almería.   

Introducir la guerrilla política en este tema y a estas alturas y ante lo vivido hasta ahora, es un elemento que, no solo no colabora en la consecución del objetivo, sino que solo puede perturbarlo.   

El descrédito en el que han caído los plazos y las promesas de este gran proyecto hace imprescindible que sea los que saben y solo los que saben, sin estar contaminados por intereses electoralistas, los que hagan el seguimiento y la valoración de lo que se hace y de lo que no se hace, de los plazos que se cumplen y de los objetivos que se incumplen, de verificar con rigor profesional el cumplimiento o no del cronograma en el que está diseñado el trayecto hacia la llegada del AVE. La comisión técnica sabe de movimientos de tierras, de viaductos, de pasos inferiores y pasos superiores, de túneles… de todas aquellas obras que hay que hacer en el trazado y son ellos- y nadie mejor que ellos, los que pueden hacer un diagnóstico preciso de si los plazos se cumplen o no. Dejémosle trabajar.  

Y dejemos el ruido de una puñetera vez. La llegada del AVE es tan importante que nadie debería poner sus sucias manos sobre una aspiración tan importante para la provincia. 

Las portadas de los periódicos de Almería (29-05-22)

Aarón Rodríguez
@opinionalmeria

La Unión Deportiva Almería se juega hoy en Leganés el ascenso a Primera División. Los periódicos que se editan en la provincia de Almería dan buena cuenta del acontecimiento. La Voz de Almería abre su edición con este titular: "¡A por el ascenso!". Diario de Almería dice: "Del sur de Madrid... al cielo". Ideal destaca: "Solo queda una bala".




Quinto ElectoPanel Andalucía

Nuria Torrente
@opinionalmeria

El periódico digital ElPlural.com, en colaboración con Electomanía, ha publicado el quinto ElectoPanel sobre las elecciones de Andalucía. En esta quinta estimación se confirma que el adelanto electoral podría no resultar beneficioso para los intereses de un Partido Popular estancado que no logra distanciarse del PSOE y que es incapaz de frenar el imparable ascenso de Vox. 

El PP ganaría las elecciones autonómicas y sube una décima respecto a hace una semana (pasando del 29,1% de los votos al 29,2%). Los populares siguen sin ser la fuerza más votada en la mayoría de los municipios de Andalucía y en cuatro provincias de la región (Sevilla, Huelva, Cádiz y Jaén) es superado en votos por el PSOE. Así las cosas, el PP solo sacaría 3 diputados al Partido Socialista. 

En cualquier caso, todo parece indicar que el Partido Popular tendría imposible gobernar en solitario. Anclado en los 36 diputados, su suma con Ciudadanos (los naranjas obtienen el 5,5% de los votos y 3 diputados) es menor que la del conjunto de escaños obtenidos por la izquierda (33 diputados para el PSOE, y 5 respectivamente para Por Andalucía y Adelante Andalucía). Es decir, la suma de PP y Ciudadanos (39) frente a los 43 de la izquierda obligaría a Juan Manuel Moreno Bonilla a repetir elecciones, formar una gran coalición con el PSOE o pactar un gobierno con Vox. 

Con Macarena Olona como candidata, Vox obtendría más del doble de escaños que los logrados en las últimas elecciones autonómicas. En este último ElectoPanel, la formación de extrema derecha alcanzaría los 21,2% de los votos y los 27 diputados, quedándose a solo 6 de igualar al PSOE y a 9 de hacer lo propio con el PP. 

Vox aventaja a la suma de Adelante Andalucía y Por Andalucía en 6,8 puntos. Una distancia que aún es mayor en escaños (27 frente a 10).