Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz


India Martínez, la cantante constante y enamoradiza

Esteban Linés
Periodista

A finales del pasado mes de febrero, el día 28, recibía la Medalla de Andalucía en un repleto Teatro de la Maestranza, y seguramente debió de sentir un nudo en la garganta. “¡Uno y dos!”, comenta India Martínez, cantante sanguínea cuya adictiva combinación de flamenco y pop la ha convertido ya en referencia de la escena musical española. Significativa prueba de ello es lo que pasó ese citado 28 de febrero, festividad de Andalucía, cuando la intérprete cordobesa recibió la medalla de la comunidad como reconocimiento a la difusión y enaltecimiento de la cultura andaluza. “¿Quién me hubiese dicho hace unos años que algún día iba a estar allí?”, comenta entre admirada y agradecida, una artista cuya entrega, atractivo y empatía escénicas son sobresalientes.

India Martínez

De lo que no hay duda es de que a sus 31 años, la biografía de Jennifer Martínez es ejemplo de perseverancia y entusiasmo vocacional. Cordobesa de nacimiento, su familia se trasladó a Roquetas de Mar cuando tenía once años, y ese mismo 1996 se subió por primera vez a un escenario a cantar, gracias a la peña flamenca El Palangre en Roquetas de Mar. Comenzó a estudiar guitarra flamenca y solfeo pero sobre todo comenzó a recorrer las peñas de Almería, presentándose en concursos de aficionados, siendo siempre la más joven. Unos meses más tarde, ya con doce años, decidió presentarse al concurso infantil Veo-veo pasando a la final andaluza. En Almería se la empezaba a conocer como la niña del puerto. Iban manando los frutos de una inspiración que bebía de gloriosas fuentes como las de Manolo Caracol, Antonio Molina, La Niña de los Peines, Terremoto de Jerez, Camarón de la Isla o Enrique Mo­rente.

"En 1996 se subió por primera vez a un escenario a cantar, gracias a la peña flamenca El Palangre en Roquetas de Mar"

Con sólo 17 años recibió su primera oferta de una discográfica, La Voz del Sur. Su productor y descubridor Diego Ibáñez la bautizó con el nombre artístico de India Martínez y editó su primer disco, Azulejos de lunares. “A mí no me importa como me llame la gente; en casa, la familia, los amigos, me han llamado siempre Jenny y lo siguen haciendo. Y de que me llamen India, la verdad es que me encanta, y me gusta que la gente que me conoce por mi faceta artística me llame siempre así, porque pone las cosas en su sitio. Y, siendo sincera, lo de India lo veo más como un apodo que como un nombre artístico”, asegura.

Después de aquella primera obra sonora, su carrera fue ascendente pero no meteórica, ampliando significativamente su campo estilístico (como dejó patente en sus exitosos álbumes Despertar y Trece verdades, o incursiones más recientes en el pop latino) y su imbricación también como compositora (como tal se estrenó en su disco Camino de la buena suerte). Luego vendrían otros, como Dual, donde sumó su voz a la de quince mediáticos artistas, como David Bisbal o Enrique Iglesias.

"Comenzó a estudiar guitarra flamenca y solfeo pero sobre todo comenzó a recorrer las peñas de Almería"

Jenny, o India, se autoconsidera “paciente y muy constante, aguanto mucho, no salto prácticamente por nada. Y eso en mi trabajo me ha ido muy bien, sobre todo, en aquellas épocas en que las cosas no me iban especialmente de cara, y es que siempre intento sacar lo mejor de cada situación”. Su vocación en el mundo de la canción, de la música, corre paralela a una manera positiva de tomarse la profesión y, sobre todo, su día a día. “Siempre procuro divertirme y no alterarme, porque en seguida te das cuenta de que si caes te va a ser muy difícil y costoso levantarte. Y es que, además, soy muy perfeccionista aunque no me obsesiono”.

Desde que salió a la luz su último álbum, Te cuento un secreto, la cantante cordobesa ha dado un apreciable salto cuantitativo en su carrera. Además de alcanzar lo más alto de las listas de discos más vendidos, Te cuento un secreto reflejaba con bastante nitidez la persona que había detrás de él. O al menos eso es lo que asegura la protagonista. “Yo creo que es muy evidente que, siguiendo las letras del disco aparece una mujer muy directa, que transmite sus cambios de ánimo; luchadora, constante, enamoradiza”. De esto último da buena constancia uno de los temas más emblemáticos del mencionado disco, el intenso Todo no es casualidad, donde canta con pasión cosas como “es que no soy de piedra / Soy un huracán que vivo de pasión / No soy una estatua / En una urna de cristal”.

Habrá oportunidad de comprobar sus poderes musicales en su concierto del próximo 18 de marzo, en su estreno en el Palau de la Música dentro del Festival delMil·lenni. Y también sus incondicionales podrán disfrutar de su presencia en Fantastic Duo, un nuevo programa de TVE1 en busca de nuevos talentos musicales, donde compartirá protagonismo con Marta Sánchez o Carlos Baute y de próximo estreno.Y su imagen seguirá calando, espléndida: “Me gusta cuidar mi físico, por dentro y fuera con diferentes looks, pero sin disfrazarme”. Y es que “el sentirse bien, el sentirse mujer es lo más normal del mundo”.
Publicado en La Vanguardia. Si deseas leer el artículo original pincha en este enlace:
http://www.lavanguardia.com/gente/20170312/42759606092/india-martinez.html