Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

No poder cruzar el Paseo

José Fernández
Periodista

Los aficionados a la novela negra reconocerán en la poderosa capacidad narrativa de Simenon su talento para trazar perfiles delictivos y asumir las razones que llevan a algunos personajes a cometer todo tipo fechorías. Su creación inmortal, el comisario Jules Maigret, sostenía que no hay crímenes perfectos, sino investigaciones imperfectas.

Y aunque, como el comisario que nos acompañó en tantas tardes de verano, acabemos poniéndonos en la piel del asesino para entender –que no perdonar- los motivos que pueden empujar al homicidio, lo cierto es que al final todo se sabe. Por minuciosa que sea la confabulación, siempre hay -como dicen los pluscuamperfectos- un fleco con el que no se cuenta y acaba estropeándolo todo.

Por ejemplo, en “Atraco perfecto”, esa vieja y estupenda película de Stanley Kubrick, el aparentemente infalible asalto a un hipódromo se viene abajo cuando a la mujer de uno de los miembros de la banda se le ocurre persuadir a su marido de que no estaría mal traicionar al resto de la banda. Nadie contaba con eso y finalmente todo acaba muy mal para los bandidos. Una conclusión ejemplar para la pudibunda sociedad norteamericana, pero algo antipática para el gusto de España, país que rinde natural tributo de afecto a los golfos por su esfuerzo a la hora de trazar estrategias delictivas.

Pero claro, una cosa es diseñar un endiablado embrollo societario de tres pares de narices para poder saquear tranquilamente el Ayuntamiento de El Ejido y otra cosa convertir al Patronato de Turismo en el cajero automático de cargos, amigos y familiares del PSOE almeriense durante los años en los que ese partido y sus adheridos sembraron de bochorno dicha institución.

Los detalles que va destapando la investigación judicial (viajes, hoteles, comidas, masajes…) revelan tales cotas de desprecio a la inteligencia a la hora de delinquir, que más de uno va a tener que ir pensando en la cirugía estética para poder volver a cruzar el Paseo.