Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Los 30 diputados andaluces de Ciudadanos y PP traicionan a nuestra tierra

Antonio Mondragón
Coordinador territorial de AxSí en Almería

Al analizar el debate parlamentario de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2017 consideramos que se consuma la dejación de funciones por parte de esos diputados que, en vez de representar a Andalucía y defenderla, se entregan a las estrategias de sus respectivos partidos, al sostenimiento del Gobierno de Mariano Rajoy a toda costa y a las decisiones que se toman sin tener en cuenta a los andaluces. Los Presupuestos del Estado saldrán adelante con los votos de PP, Ciudadanos, PNV y CC. Los cinco diputados del Partido Nacionalista Vasco y la diputada de Coalición Canaria han hecho su trabajo, lo que sus respectivos electores esperaban de ellos y han defendido los intereses de su tierra. 

Congreso de los Diputados

¿Pero qué beneficios traerán a Andalucía los votos de los 23 diputados andaluces del PP o de los 7 diputados andaluces de Ciudadanos? La respuesta es sencilla: no reportarán nada. Por el contrario, somos donde más cae la inversión, hasta un 36 por ciento menos que en 2016, y nos sitúan a la cola en la proporción de inversión por habitante (137 euros / h), muy por debajo de la media estatal y de comunidades autónomas beneficiadas.

"Mientras PNV y CC consiguen millones para sus territorios, para su gente, en inversiones y empleo, PP y Cs apoyan gratis desde Andalucía sin nada que reclamar"

Esos 30 diputados traicionan a Andalucía porque se olvidan de ella y quebrantan la fidelidad y la lealtad que debían a esta tierra, a los ciudadanos que los eligieron en cada uno de los territorios andaluces. No nos sorprende esa actitud de la derecha más rancia, que ni cree en el autogobierno ni lo respeta mientras no vea amenazados los intereses económicos que representa.

Ni nos sorprenden los autodenominados centro derecha que sostienen en Andalucía a un gobierno acechado por la corrupción de los EREs y los casos de la formación, y con una presidenta que deja escapar 800 millones de euros de Europa para invertir en formación y empleo y que, además, se complace con la dinámica de empleo andaluza caracterizada por la estacionalidad y la precariedad. Ese comportamiento podría ser objeto de reflexión por parte de los andaluces que votaron al PP y a Ciudadanos y preguntarse si ese es el resultado que querían obtener.

Mientras PNV y CC consiguen millones para sus territorios, para su gente, en inversiones y empleo, PP y Cs apoyan gratis desde Andalucía sin nada que reclamar a pesar del paro que soporta cada provincia andaluza, el déficit y retraso de infraestructuras, o las deudas pendientes, empezando por el incumplimiento de nuestro Estatuto.