Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El cerro de San Cristóbal, un vertedero

Laura Rodríguez-Carretero
Portavoz de UPyD en Almería

Duele a los ojos el vergonzoso estado de ruina que presenta uno de los rincones con más solera e historia de toda la provincia como es el Cerro de San Cristóbal, una zona que en cualquier otro lugar del mundo sería uno de los principales reclamos turísticos, pero, al padecer la incompetencia de nuestros representantes públicos, se asemeja a un vertedero que se está viniendo abajo.

Escombros
El Cerro de San Cristóbal está plagado de orines, excrementos, cristales, grafittis, matojos y murallas derruidas; es un rincón que podría ser el principal atractivo de Almería junto con la Alcazaba, pero hoy por hoy no es más que un estercolero que cuenta con el visto bueno de PP, PSOE e Izquierda Unida, que son los que mandan en el Ayuntamiento y en la Junta de Andalucía.

Nunca le ha interesado a nadie realizar una actuación seria con la que poner en valor un conjunto monumental formado por un mirador con vistas exclusivas de Almería, una escultura que es lo único que se ha rehabilitado del Cerro en todos estos años, y la muralla de Jayrán, con más de mil años de antigüedad pero que sigue sufriendo derrumbes ante la pasividad institucional.

Nos duele que la Junta de Andalucía tenga dinero para mantener a sus enchufados, pero no para mantener una muralla con más de mil años de historia. Y casi duele más cuando intervienen para poner el horrible acero corten aun con el criterio en contra de la Unesco.

En cuanto a la responsabilidad del Ayuntamiento, resulta difícil de entender que no intervenga para paliar los daños causados (tanto al pedestal del Sagrado Corazón como con la suciedad del entorno), que no ajardine los aledaños, que no aumente la vigilancia para evitar actos vandálicos y que no exija al Gobierno andaluz con la misma beligerancia mostrada en la obra de la Plaza Vieja que actúe de una vez sobre la muralla que rodea el Cerro de San Cristóbal y que, insistimos, sufre pequeños derrumbes cada cierto tiempo.

Estamos desaprovechando un conjunto monumental único en la provincia que huele a pipican y a botellódromo. Animo al concejal Manolo Guzmán (PP) y a la delegada de Cultura (PSOE) a reunirse para planificar una actuación que devuelva al Cerro de San Cristóbal la dignidad y la belleza que nunca debió perder.