Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El Ayuntamiento de Almería carga contra la Junta de Andalucía desde la fachada de la Casa Consistorial

Juan Folío
La Opinión de Almería

Los viandantes que por la Plaza Vieja han ido esta mañana se han encontrado dos enormes pancartas políticas, y eso que aún no estamos en elecciones, colgando desde la fachada de la Casa Consistorial. “Obra paralizada por la Junta de Andalucía”, puede leerse tanto en una como en otra.

La fachada del Ayuntamiento, ilustrada con pancartas

La rehabilitación del Ayuntamiento se encuentra paralizada por culpa de la Junta de Andalucía, dicen desde el Ayuntamiento. Se incluyó como una inversión autonómica de cara a los Juegos del Mediterráneo de 2005, pero a día de hoy la obra está sin concluir y además sin fecha para hacerlo.

En declaraciones a la cadena Ser esta misma mañana, el alcalde, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, ha manifestado que la pancarta seguirá colgando hasta que la Junta no arregle el asunto. El portavoz del PSOE, Joaquín Jiménez, por su parte, ha alentado al alcalde a que cumpla su palabra de hace dos años en el sentido de que el Ayuntamiento acabaría las obras si no lo hace el gobierno regional.

El portavoz de IU, Rafael Esteban, cuya formación política es titular de la Consejería de Fomento, ha criticado la actitud del alcalde y le ha recomendado que viaje a Sevilla algo más de lo que lo hace, “que no lo hace nunca”, para conseguir cosas para Almería. “Si él quiere, yo le puedo acompañar”.

Las "iras incontenibles del PP"
Elena Torres
Periodista / Teleprensa

El Partido Popular ha decidido utilizar la casa de todos, el Ayuntamiento de Almería, para colgar en la misma dos grandes pancartas en las que se puede leer 'Obra paralizada por la Junta de Andalucía'. De esta manera, el alcalde de la ciudad pretende sacar los colores a la administración regional por no terminar de dar salida a la segunda fase de las obras de la Casa Consistorial. Es verdad, la demora que sufre este proyecto es grande. Y al parecer las buenas palabras de la delegada del Gobierno de la Junta en Almería con respecto al mismo no parecen ser suficientes para el primer edil que ha ido subiendo el tono de sus quejas en las últimas semanas.

Es curioso, pero lo de las protestas parece haberse extendido en general dentro de este partido, al que se ve un tanto crispado a pesar de que lo de las manifestaciones no van con él y en general ha sido bastante crítico con las puestas en escena en la calle que siempre tiende a relativizar cuando no a ningunear. Hace unas semanas, era la propia presidenta de la Junta de Andalucía quien sufría en sus carnes la irritación de alcaldes populares que le reclamaban pagos de deuda pendiente. Y ya el desmadre de estas 'iras incontenibles' ha llegado de la mano de la propia alcaldesa de Madrid, recordemos del PP, sobre la forma de gobernar su partido.

Pero volviendo a Almería, una vez más el alcalde y su equipo de gobierno han confundido sus intereses de partido con los generales de la ciudad porque cuando menos la decisión de colgar las pancartas debía de haber pasado por pleno.

De cualquier manera lo que más irrita es la falta de cintura de nuestros políticos. La escasa capacidad que tienen para arreglar las diferencias entre administraciones de distinto signo y el abuso de querer enmascarar bajo la excusa del bien común cuestiones de partido.

No ha pasado ni una semana desde que hemos conocido que la inacción del primer edil con respecto al Parque de La Hoya, nos va a llevar a perderlo. Hay que tener mucha cara para después de esto iniciar posturitas de este tipo, máxime cuando desde la Junta ya se ha lanzado el mensaje de que antes de finalizar el año se quiere dejar zanjado este asunto.

En el fondo de toda esta crispación popular yo veo un intento de desviar la atención sobre unas políticas nefastas que lleva a cabo el Gobierno de España y que ya parece empiezan a pasarle factura en las encuestas.

Tela del telón
Rafael M. Martos
Director de Noticias de Almería

¿Puede ponerse colorao un rojo? Quiero decir que si los del PSOE y los de IU, que se autodefinen "rojos", pueden tener un subidón de bilirrubina ante una situación vergonzante o si, en caso de ocurrir, se les notaría o no en función de ese color ya incrustado de serie.

Es que imagino lo que debe ser a partir de ahora para los concejales socialistas y de Izquierda Unida pasar por la Plaza Vieja y ver esas dos pancartas verticales que han sido colgadas por orden del alcalde, Luis Rogelio Rodríguez, y que ponen en grandes caracteres blancos sobre verde "Obra paralizada por la Junta de Andalucía". Y lo peor es que es verdad.

La remodelación del Ayuntamiento de Almería debía haber estado concluida ¡en 2005! y aún no está acabada. Falta por saber si la lona gigante que cubre la fachada principal y que refleja cómo quedará cuando sea terminada, se puso precisamente a sabiendas de que tal vez esa obra nunca se acabe.

Y es que, como se recordará, el Ayuntamiento llegó a ofrecer a Pepegriñán, a la sazón presidente del Gobierno andaluz, que en vista de la demora en las obras, la ciudad pagaría la terminación del proyecto y luego la administración autonómica le devolvería el dinero en cómodos plazos... todo fuera por aligerar el tema.

Pues dio tiempo a que Pepe el Breve nombrara heredera a título de presidenta a Susana Díaz, quien como lleva a Almería en el corazón, fue este ayuntamiento el primero que visitó de Andalucía, tal vez para comprobar si los almerienses son tan torpes como ella, ya que en su gobierno de los mejores no cabía nadie de aquí.

El alcalde -iluso él- le volvió a pedir a la señora Díaz, doña Susana, lo mismo, que acabaran la obra o firmara un nuevo convenio en los términos anteriores. Ella, sonriéndole, le pidió tiempo... "Acabo de llegar", le dijo, y él, caballeroso, se lo dio.

Luego el caballeroso se puso firme, y dijo que ya estaba bien, que habían pasado unos mesecitos y no había respuesta... que total, que de lo que se trata es que es el Ayuntamiento el que paga, que no pide nada, que no pide un euro, que, al revés, que el Ayuntamiento paga. Pues nada, la respuesta fue que su aviso sonaba a amenaza siciliana (¡como la mortadela!). 

El hecho es que la amenaza no ha acabado en cabezas de caballo bajo las sábanas, si en dos enormes carteles para vergüenza y escarnio del PSOE y su socio.

Dice Rafael Esteban, de IU, que el alcalde no ha ido ni una vez a Sevilla a pedir... ¿pero es que tiene que ir cuando ya hay un convenio firmado?, ¿es que tiene que ir cuando se lo ha dicho personalmente a la presidenta en voz y en papel?, ¿entonces para qué queremos tanto delegado de la Junta en Almería, si al final hay que ir hasta allí a rendir pleitesía?

Los cartelones están plenamente justificados. Igual que las administraciones obligan a poner carteles cada vez que subvencionan o financian una obra, y te retiran el dinero si no aparece su escudo, aunque su dinero llegue con años de retraso o no llegue, pues debía cundir el ejemplo de Almería. ¡A por el Materno Infantil! ¡A por la del Almanzora! Y donde pone "obra financiada por la Junta", al lado "obra inacabada por la Junta".

Ahora empezarán con lo de la lealtad institucional Y para lealtad, la de una administración con sus ciudadanos, ciudadanos que llevan esperando ¡9 años! a que le acaben el Ayuntamiento. Tela... del telón.