Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

…Y si ganan

Antonio Felipe Rubio
Periodista

Me resulta difícil encontrar similitud con lo que está ocurriendo entre el Gobierno central y el Govern de la Generalidad. Si acaso, alguna respuesta la encuentro en los geniales asertos del refranero popular: Vd. ponga la ley… que ya pondré yo la trampa. También me recuerda la peripecia del correcaminos y el coyote. Aquella serie de dibujos animados consistía en una permanente carrera del pajarillo que siempre salía airoso de las persecuciones y las ingeniosas trampas que, al ser de la marca ACME, normalmente perjudicaban al sagaz coyote hasta el punto de que alguna le explotaba en las mismas narices. Y así estamos: tú pones el 155, yo te pongo una independencia. Tú me pones un gobierno, yo siembro un caos ingobernable. Tú me pides una respuesta, yo te digo que verdes las han segado.
El hastío y la pertinaz reincidencia alcanza un grado de saturación que conduce a pensar -como ya expresa mucha gente- que lo mejor no es que se vayan, sino que se merecen que los echemos
Desconozco los efectos del 155 que, de llevarse a cabo en toda su potencialidad, pudiese llevar a una conclusión que satisfaga a todas las partes, algo improbable dado el grado de radicalidad alcanzado. En cualquier caso, estas diferencias ya vienen referenciadas en ficciones y realidades. La Biblia relata la vuelta del hijo pródigo como la experiencia de una aventura devenida en reconocido escarmiento. Y son incontables los relatos de púberes emancipaciones que se han saldado con la vuelta a la realidad que, por lo general, es la opción de mejor aprovechamiento o, por el contrario, la persistencia en el airado desarraigo que normalmente desemboca en experiencias tórridas y nada edificantes. Pongo estos ejemplos porque a estas alturas es comprensible la opción “¡que les den!”. El hastío y la pertinaz reincidencia alcanza un grado de saturación que conduce a pensar -como ya expresa mucha gente- que lo mejor no es que se vayan, sino que se merecen que los echemos. Sin embargo, hay que entender que esto no ha de bajar al terreno de los impulsos primarios. Esto no resuelve, como algunos pretenden, como una gallería o una disputa a las puertas de un puticlub.

Volviendo al refranero, cuando todo te da igual puedes emplear el “si sale con barba San Antón, y si no la Purísima Concepción”; pero es que esto no da igual y, además, nos jugamos mucho los españoles, incluidos los no secesionistas catalanes que pueden ver reactivado el actual infierno que ahora están padeciendo y que vienen sufriendo desde que se instaló esta deriva filo fascista en la que, de prosperar, pueden esperarse las peores consecuencias.
Las depuraciones y sacas siempre han sido patrimonio de los gobiernos impuestos por el fascismo de extrema izquierda y extrema derecha: aquí los extremos se tocan y comparten sus aberraciones
Imaginen a los que ahora no respetan ni sus propias leyes (Estatut) y protagonizan e inducen a los enfrentamientos en la calle, negocios, instituciones, fuerzas de orden… Imaginen a estos especímenes al frente de un gobierno republicano independiente como ganador en una contienda que se libró en tribunales de justicia y aplicación de leyes vigentes que, ahora, se pasarían por el forro poniendo las suyas a su interés y conveniencia. Pero esto ahí no quedaría. La “genética” de estos neopartisanos tendría como primer referente de actuación cobrarse la pieza de la disidencia. Las depuraciones y sacas siempre han sido patrimonio de los gobiernos impuestos por el fascismo de extrema izquierda y extrema derecha: aquí los extremos se tocan y comparten sus aberraciones.

Imaginen una recua desbocada por el posible triunfo independentista “dialogando” con un comerciante que ya fue castigado por rotular en español y que, además, izó la bandera de España… imaginen esa lista negra de estudiantes universitarios que no fueron a votar el 1-O… imaginen el futuro de ese vecino que puso a toda pastilla a Manolo Escobar en el balcón de su casa… Y, ahora, dejen de imaginar y miren la insidia de la CUP, los Omnium, ANC y la perroflautada que enarbola el “¡Arderéis como en el 36!”.

Si a estos semovientes les conmueve el guerracivilismo del 36, qué se puede esperar de un “diálogo” coetáneo tras una presunta victoria armada de rencor, odio, desprecio y venganza… Inimaginable.   

Puigdemont o el uso perverso del lenguaje

Luis Cortés Rodríguez
Catedrático de Literatura

En la esencia del discurso político está el dar a conocer con objeto de hacer hacer; el político tendrá que hacer saber su mensaje si pretende que el destinatario ejerza su posibilidad de hacer (adherirse a su idea, votar a favor). Para ello, se habrá de intentar persuadir al interlocutor, lo que va a resultar más factible si se usan convenientemente mecanismos para enfatizar unas ideas, determinadas estrategias a la hora de enmascarar otras, precisos procedimientos para decir sin querer decir o una indispensable arquitectura en su presentación. Son los mismos recursos de los que ya se valieron los oradores griegos y que más tarde repetirán Castelar y Cánovas,  Gónzález y Fraga o Rajoy y Sánchez.

En un ámbito como el político, en el que, como afirmaba Beaumarchais, sus actores se ven una y otra vez obligados a fingir ignorar lo que saben y a fingir que saben lo que ignoran o a fingir entender lo que no se comprende sin oír lo que se escucha,  parece lógico pensar que el enmascaramiento lingüístico ocupe un lugar importante. Para su consumación el dirigente de turno tendrá que hacer una selección, más o menos hábil y más o menos artera, de mecanismos lingüísticos con los que poder distorsionar determinada idea; esta manera de conducirse, obviamente, siempre estará al servicio de unos intereses, particulares o de partido. Si bien es cierto que tales maneras de proceder están también en el mundo de la publicidad, de la información o en el modo de negociar de nuestro vecino del quinto, la distorsión tiene su estancia en el enfrentamiento político.
De todas las estrategias de manipulación ninguna de resulta tan escurridiza y sutil como la astucia que viene originada por acciones equívocas, exteriorizadas al menos mediante cuatro distintos tipos de lenguaje: partidista (atenuado y peyorativo), vago, redundante y ambiguo
Son muchas las estrategias para la manipulación: de acciones evasivas, que se revelan, por ejemplo, a través de respuestas parciales a ciertas preguntas, de contestaciones con cuestiones distintas a las solicitadas, etc., a acciones tendenciosas, que se presentan con juicios sin análisis, con la mezcla de razonamientos sólidos y laxos, con el manejo de falacias o cuando no con la invención de datos. Ahora bien, ninguna de ellas resulta tan escurridiza y sutil como la astucia que viene originada por acciones equívocas, exteriorizadas al menos mediante cuatro distintos tipos de lenguaje: partidista (atenuado y peyorativo), vago, redundante y ambiguo. De todo lo aludido los españoles sabemos mucho; lo venimos sufriendo casi a diario, y de ahí nuestro adiestramiento. 

¿Quién no recuerda distorsiones partidistas como aquella del «saneamiento del sector bancario» con la que se nos estuvo  entreteniendo durante un tiempo para no admitir, como luego se demostró, que se trataba de un rescate de la banca?, ¿y ese «recargo temporal de solidaridad» con el que se quería evitar el término copago, tan mal visto por el Gobierno?, ¿y esas prestaciones sociales, que no se recortaban ni se eliminaban, sino que  «solo se racionalizaban, se ajustaban o se reestructuraban»? Tal sapiencia en estas cuestiones nos hacía pensar que difícilmente nuestra extrañeza se podría exaltar por embelecos de este tipo. Es más, todavía no hemos tenido tiempo de olvidar uno de los ejercicios de manipulación lingüística más creativo que cupiera imaginar: los conocidos catorce giros semánticos que emitió en un discurso parlamentario, en 2008, Rodríguez Zapatero con objeto de evitar la palabra crisis, cuya recta y franca expresión hubiera sido negativa para sus intereses; recordemos que tal término se sustituyó por «situación ciertamente difícil y complicada», «condiciones adversas», «una coyuntura económica claramente adversa», «brusca desaceleración», «deterioro del contexto económico», «ajuste», «empeoramiento», «escenario de crecimiento debilitado», «período de serias dificultades», «debilidad del crecimiento económico», «difícil momento coyuntural», «empobrecimiento del conjunto de la sociedad», «gravedad de la situación» y «las cosas van claramente menos bien».

Somos especialistas también en la consumición y digestión de lenguaje vago, que encontramos en  expresiones como mejora relativa, mayor renta disponible o una cierta recuperación del consumo. Y aunque no podamos desentrañar qué tipo de mejora es una mejora relativa,  cuánto mayor es la renta  o cómo hemos de entender una cierta recuperación del consumo, nuestro organismo lo engulle sin más. En otras ocasiones, el enmascaramiento ha recurrido a la redundancia o, más frecuentemente, al lenguaje ambiguo a través del cual el político intenta la ocultación con enunciados que pueden entenderse de varios modos o admitir distintas interpretaciones.
Tal ejercicio de manipulación llevó a millones de españoles a no saber si cabía hablar de un nuevo Estado, aunque con sus efectos suspendidos, o si solo había asumido, sin ejecutar, el mandato (¿?) de que Cataluña se convirtiera en un Estado independiente
Todo lo oído hasta ahora parece haber quedado en agua de borrajas tras el discurso de Puigdemont, el diez de octubre, y su carta de respuesta al presidente Rajoy, seis días después. En el primer caso, no solamente la mayoría de mecanismos y acciones citados más arriba se manifestaron durante todo su desarrollo, retorcido y enmascarado,  sino que tuvo un final tan digno de tal ejercicio de manipulación que llevó a millones de españoles a no saber, días después, si cabía hablar de un nuevo Estado, aunque con sus efectos suspendidos, o si solo había asumido, sin ejecutar, el mandato (¿?) de que Cataluña se convirtiera en un Estado independiente, lo que llevaría a pensar que no hubiera existido, como así parece que fue, declaración de independencia. 

Y es que una enunciación como la buscada por los autores del texto supone un caso de suprema ambigüedad, de deformación retórica, pero de esa Retórica que Platón definía como una práctica inmoral y perversa en el terreno político. En el segundo evento, en su carta, plagada también de todo tipo de mecanismos y acciones de enmascaramiento, el lenguaje ambiguo, si bien abundante, cedió su protagonismo a la acción evasiva, con una respuesta en la que el sí o el no requerido se dejó para otra ocasión y para otra pregunta.
Puigdemont llegó tan lejos en su afán de enmascaramiento como en su ataque a la inteligencia de los demás. Por eso, además de prácticas de perversión lingüística, en las dos ocasiones hubo un acto de desprecio a todos, incluida una buena parte de sus correligionarios
Puigdemont llegó tan lejos en su afán de enmascaramiento como en su ataque a la inteligencia de los demás. Por eso, además de prácticas de perversión lingüística, en las dos ocasiones hubo un acto de desprecio a todos, incluida una buena parte de sus correligionarios. President, por favor, desdeñe de una vez el ocultamiento en su discurso y no olvide que «entre los extremos de cobarde y temerario está el medio de la valentía». Ya lo dijo Sancho, quien, a su vez, se lo había oído a su señor (Don Quijote, cap. IV, 2.ª parte).

Los empleos de los 30 trabajadores de Unipost en Almería, pendientes de un comprador para la empresa

Tania Artajo
@opinionalmeria

Reina el pesimismo sobre el futuro laboral de los 30 trabajadores de Unipost en Almería, al igual que los 400 de Andalucía y los 2.400 de toda España. Si en las próximas fechas no sale un comprador para la empresa, la extinción de la mayoría de puestos de trabajos parece inevitable. Ayer tuvo lugar en Hospitalet la primera reunión de apertura del período de consultas del ERE, y en la misma, según los sindicatos, "no se nos ha desvelado nada nuevo: la clave está en la aparición de un comprador que condicionará la viabilidad, el número de afectados por el ERE y no se han descartado otros recortes de derechos".
La administradora concursal considera que la empresa es viable pero habría que darle una solución al elevado endeudamiento, que ronda los 50 millones de euros
La administradora concursal considera que la empresa es viable pero para ello habría que darle alguna solución al elevado nivel de endeudamiento, que ronda los 50 millones de euros. Si apareciera un comprador el número de despidos sería parcial y los trabajadores que permanecieran en la plantilla tendrían que aceptar un reducción de salarios y de derechos laborales.
Los trabajadores han cobrado las nóminas de septiembre y octubre, pero las de noviembre y diciembre y la extra de Navidad son una incógnita
En este periodo la voluntad de la administración concursal es que haya el mínimo número de despidos, mantener la actividad el máximo tiempo posible porque aumentará las posibilidades de transmitirla, pero si no se pueden atender los pagos tendrá que hacer un ERE a toda la plantilla, por lo que la venta de la masa productiva sería más difícil de traspasar.

Todos los trabajadores han cobrado ya la nómina de septiembre y en los próximas días percibirán la de octubre. Las de noviembre y diciembre y la paga de navidad son una incógnita.

El alcalde de Albox, seducido por el recinto ferial de Huércal-Overa

Francisco Torrecillas Sánchez
Alcalde de Albox

Vecinos: Acabo de llegar de Huércal-Overa. He estado representando a nuestro pueblo en el pregón de las fiestas, muy bien organizado, con el teatro lleno y la pregonera, una vecina de Huércal, ha leído un gran pregón y con mucho sentimiento. He sido acogido por parte del Ayuntamiento con mucho cariño. Domingo, el alcalde, me ha dicho que era la primera vez que un alcalde de Albox asistía al pregón. Allí me he encontrado al alcalde de Olula y la alcaldesa de Antas, entre otros.
¡Qué gran recinto ferial! Ese mismo espacio es el proyecto que inicié hace un año y está paralizado, no se por qué razón, en la Delegación de Medio Ambiente
Después hemos acompañado a la corporación, que estaba en su totalidad, vestidos de etiqueta y con sus medallas al cuello, al encendido del alumbrado. He sentido sana envidia. ¡Qué gran recinto ferial! Ese mismo espacio es el proyecto que inicié hace un año y está paralizado, no se por qué razón, en la Delegación de Medio Ambiente. Si esta delegación hiciese el cambio de uso de los 30.000 m2 podríamos tener un recinto como se merece el pueblo de Albox. ¡Sana envidia!

Cajamar contribuye al PIB español con 1.172 millones de euros

Juan Folío
@opinionalmeria

El Grupo Cooperativo Cajamar considera que el impacto de su actividad durante el año 2016 en el PIB español alcanza los 1.172 millones de euros. La entidad estima que no existe una metodología “robusta comúnmente aceptada” para llegar a esta conclusión que es el resultado de una análisis de la creación de valor en las áreas económica, social y ambiental.

Cajamar ha conseguido tener una cartera de 3,5 millones de clientes y 1,4 millones de socios. Destaca su apoyo al pequeño empresario, especialmente al colectivo de autónomos, microempresas y Pymes, permitiéndoles generar riqueza y empleo a través de las inversiones que realizan. El 67,5% de valor se ha destinado a los empleados, proveedores, socios cooperativistas y la sociedad en su conjunto, con acciones de índole social y apoyando a varias fundaciones y centros de conocimiento agrario.
El 97% de las compras de bienes y servicios los realiza Cajamar a proveedores nacionales, sobre todo en territorios en los que la entidad tiene presencia
En términos porcentuales la aportación del Grupo Cooperativo Cajamar al PIB español supone un 0,1%. El conjunto de entidades que conforman a toda la organización, compuesta por una plantilla de 6.156 empleados, favorecen además la generación de puestos de trabajo por diversas razones, entre las que se encuentran las compras a proveedores, los pagos efectuados a la Administración Pública (impuestos) y la retribución a los socios. También influye que el 97% de las compras de bienes y servicios se realicen a proveedores nacionales, sobre todo en territorios en los que la entidad tiene presencia.

Cajamar destaca algunos de sus grandes impactos en la economía a tener en cuenta:

➤El 12,9% de la producción agropecuaria depende de la financiación del Grupo al sector.
➤El 1,8% de la producción industrial depende de la financiación del Grupo Cooperativo Cajamar.
➤Más de 15.000 millones de euros se destinan a la financiación de los sectores productivos.
➤676 millones de euros de financiación para la mejora de la competitividad de las Pymes.
➤Fomento del ecosistema emprendedor gracias a la financiación de 149 millones de euros.
➤160 millones euros en financiación orientada a dar viabilidad en la economía de las familias y las Pymes.

600 euros de multa por llamar 'gilipollas' a un concejal de Cantoria

Nuria Torrente
@opinionalmeria

Llamar 'gilipollas' a un concejal en el ejercicio de su función desde una silla del público tiene precio: 600 euros. El Juzgado de Instrucción nº 1 de Huércal Overa ha impuesto al marido de la alcaldesa de Cantoria, Antonio Cerrillo, una multa de 10 euros al día durante dos meses por llamarle así al que era portavoz de oposición en Cantoria, José María Llamas García, del Partido Popular. El denunciante ya no es miembro de la corporación, de la que había sido presidente, por haber sido inhabilitado para ostentar cargos públicos.
El Juzgado considera que el insulto denota lesión de la libertad de Llamas como concejal, que este ha de disponer para el ejercicio del mandato para el que los ciudadanos le han votado
Según la sentencia, “existe prueba de cargo suficiente para acreditar los hechos expuestos y condenar al denunciado por el delito de coacciones”. El juez dice que “en el contexto en el que se produce (el insulto), denota lesión de la libertad del denunciante como concejal, que este ha de disponer para el ejercicio del mandato para el que los ciudadanos le han votado”.

En la denuncia presentada por el exalcalde en abril de 2016 se señala que el condenado "se sentó en la primera fila y se dirigió a mi a voces llamándome gilipollas”.