Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El Ayuntamiento de El Ejido se olvida de los servicios sociales

Ángeles Carvajal
Concejal del PSOE en El Ejido

Por segundo año consecutivo El Ejido se encuentre entre los municipios que menos partidas presupuestarias dedican a servicios sociales. Así lo asegura un estudio realizado por la Asociación Estatal de Directores Gerentes en Servicios Sociales, que está basado en datos suministrados por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, sobre el presupuesto liquidado de 2016. Este estudio sitúa a El Ejido entre las ciudades de más de 20.000 habitantes que menos dinero destina en sus presupuestos a servicios sociales, y concreta que en 2016 la partida por habitante y año fue de 44,92 euros.
Gastamos menos cada año en servicios sociales, a pesar de que tenemos una población inmigrante que asciende al treinta por ciento del total y una zona de las clasificadas de "riesgo de exclusión social"
Los datos del informe preocupan profundamente puesto que son reiterativos. El año anterior, y a la vista del primer informe que realizó esta asociación, ya solicitamos del equipo de gobierno municipal que aplicara las medidas necesarias y ampliara la asignación presupuestaria de servicios sociales para ejercicios sucesivos, y lejos de mejorar los resultados, hemos empeorado y gastamos menos cada año en servicios sociales, a pesar de que tenemos una población inmigrante que asciende al treinta por ciento del total y una zona de las clasificadas de "riesgo de exclusión social".
Frente a los 44,92 euros de El Ejido, otros municipios, como Linares o Antequera, dedican a esta misma partida 122,36 y 117,33 euros, respectivamente
Frente al nuestro, otros municipios, como Linares o Antequera, por citar algunos, dedican a esta misma partida 122,36 y 117,33 euros, respectivamente, una cantidad significativamente diferente, y que demuestra que, si hay voluntad, se pueden hacer muchas cosas por la ciudadanía.

El equipo de gobierno no debería limitarse solo a gestionar los recursos económicos aportados por la Junta de Andalucía para servicios sociales, sino planificar actuaciones y gestionar recursos propios, es decir, dotar con presupuestos propios, acordes con las necesidades de nuestro municipio, una partida para estos servicios, que tanto benefician a la población que más lo necesita.

John McAfee

Garf
Siodos

Si John Wayne es el actor más legendario de todos los tiempos en el mundo de la cinematografía, en el campo tecnológico Jhon Wayne se llama Jhon McAfee. McAfee tiene aspecto de personaje de novela de Alexandre Dumas. En concreto, su apariencia nos recuerda al de un mosquetero del siglo XVII que pone su espada y su honor al servicio de la amistad y la lealtad, y al bien común. Esa espada, ahora, en pleno siglo XXI son y han sido sus excepcionales habilidades de programador informático y su mirada visionaria  sobre el mundo de la tecnología.

John McAfee

Jhon McAfee nació en Escocia, Reino Unido, el 18 de septiembre de 1945, y fue un pionero en desarrollar un software antivirus que todos reconocemos de inmediato. En sus inicios comenzó trabajando como programador por el Instituto de la Nasa para estudios espaciales en Nueva York de 1968 a 1970. Posteriormente marchó a  Univac como diseñador de software. Más adelante, a  Xerox como arquitecto de sistemas operativos. En 1978 se incorporó a Computers Sciences Corporation como consultor de software, y así un largo etcétera. Jhon tiene un amplio currículo hasta la fecha de hoy que cualquiera puede consultar en la web.
Su vida personal, como la de muchos grandes, es un torbellino de misterio y polémica que bien podría servir para un guión cinematográfico propio de Hollywood
No deja de sorprender que, como otros grandes del mundo tecnológico, sus comienzos fuesen modestos. Así su empresa antivirus McAfee Associates operaba inicialmente desde su propia casa en Santa Clara, California. Hoy en día la compañía McAfee es una de las más grandes de seguridad informática y antivirus del mundo. Su vida personal, como la de muchos grandes, es un torbellino de misterio y polémica que bien podría servir para un guión cinematográfico propio de Hollywood.

Recientemente hizo unas declaraciones no aptas para oídos puritanos al afirmar que se comería su pene en directo, en la televisión, si el precio del Bitcoin  no alcanzaba el millón de dólares en el 2020. Sin duda muchos deben estar recordando mi artículo Bitcoins, psicología y otras vainas publicado en La Opinión de Almería el 7 de noviembre de 2017 cuando su precio era de 7000 dólares. Hoy cotiza aproximadamente en 17.000 dólares. ¿Contestaron la encuesta con la que terminaba el artículo?
Si ustedes fueron, amigos lectores, de aquellos que no cogieron el tren del Bitcoin en su momento, cuando valía apenas unos dólares, aún están a tiempo de coger el tren de Latium
Jhon Mcfee tiene su lado zen porque sabe que la vida es mucho más que la vida que observamos. Así este centauro y visionario de la tecnología ha escrito libros sobre yoga y parte de su tiempo lo ha dedicado al estudio y enseñanza de esta disciplina filosófica y espiritual.

Actualmente Jhon McAfee se encuentra embarcado como Consejero en el equipo de  la plataforma Latium cuya función es poner en contacto a encargados de tareas con los hacedores de tareas, y ha lanzado una venta de criptomoneda Latium ( LATX )  que va del 28 de noviembre al 28 de diciembre. Así que si ustedes fueron, amigos lectores, de aquellos que no cogieron el tren del Bitcoin en su momento, cuando valía apenas unos dólares, aún están a tiempo de coger el tren de Latium.

Se presenta 'En la sombra de la higuera a las cinco de la tarde', de Karmen Romero

Juan Grima
Arráez Editores


Quisiera invitaros a la presentación de la novela En la sombra de la higuera a las cinco de la tarde, escrita por Karmen Romero, que tendrá lugar el próximo viernes día 15 de diciembre de 2017, a las 18,30 horas, en el Museo de Almería [Camino Ronda, 91. Almería]. En el acto participarán Juan Grima Cervantes (editor), Victoria Cuenca Gnecco (escritora), Miguel Navarro Gámez (ensayista) y Karmen Romero (autora del libro).

Cartel anunciador

En la sombra de la higuera a las cinco de la tarde es una novela llena de fantasía. Se desarrolla en la aldea de Montegrís, situada en la Sierra de Níjar, donde los protagonistas la visitan en el puente de la Constitución. El misterio, la intriga, el encanto y los acontecimientos que van sucediéndose en la aldea, les atrapa.

Estela y sus compañeros deciden pasar unos días en el campo para desconectar del mundo urbano y lo consiguen, pero se involucran tanto con sus gentes y el paisaje, que necesitan volver para respirar el aire puro de sus montañas y despejar las incógnitas que se encuentran a su paso. La historia del Conde de Montegrís les fascina, les sumerge en un pasado cercano... Es tanto el interés en averiguar los sucesos que acontecieron acaecidos tiempo atrás que parecen verdaderos detectives investigando.

Como en otras ocasiones, esperamos que el acto esté concurrido y sea motivo para pasar un buen rato hablando de literatura, libros, temas de actualidad, amistad, en estos días entrañables de ambiente navideño... al tiempo que la autora firma ejemplares del libro. Os esperamos. Un saludo.

El 4D fue la seña de las primeras grandes manifestaciones por Andalucía

Antonio Torres
Director de Canal Sur en Almería

El 4 de diciembre de 1977 fue la seña de las primeras grandes manifestaciones por Andalucía. Queda en la memoria como  el primer estallido de libertad, democracia y Autonomía. En Almería, el dirigente de CCOO Javier Ayestarán acababa de salir de la cárcel por esas fechas.

Miembros de la familia Tesoro el 4-D

Los miembros de la familia Tesoro cerraban una etapa de represión y la salida de la cárcel de Amalia Tesoro, hermana de Martirio, una de las primeras precursoras del feminismo en la recién estrenada democracia. No sólo esos ejemplos, decenas en Almería. El 4D de 1977 fue la primera gran manifestación de Almería, con unas 8.000 personas. Las fotos de las manifestaciones, de Pepe Mullor de Ideal, con personajes políticos de la época como la abderitana socialista Virtudes Castro, una mujer rodeada de hombres como Gómez Angulo, Soler Valero, Fernández Alemán, José Bernal y un joven Fernando Martínez López que llegó a ser Alcalde de Almería. En ese año, los periódicos carecían de ediciones lo lunes. Las señas de identidad entre Málaga y Almería están marcadas por el Mediterráneo y de alguna manera por aquel 4D. En el plano de la Comunicación hay aspectos y acontecimientos que a lo largo del tiempo son comunes como el desarrollo turístico y la mayor relación de todo tipo. Dos provincias marcadas por la trágica Transición.

La culminación de la autovía ofrece un plus de conocimiento. Ha habido recelos históricos con el término Costa del Sol que fue impulsado por el hostelero afincado en Almería Rodolfo Lussnigg. Otra seña de identidad la marcó durante el pasado siglo la legendaria compañía El Chorro, antecedente de Sevillana de Electricidad, ofrecía luz a los pueblos de Almería. Se han superado etiquetas que nos ponían con el hambre por las legañas y los boquerones. La modernización de los invernaderos nos relaciona más.

Miles de andaluces en las calles clamando por una autonomía para Andalucía, que se recuerda por la muerte de un disparo de Manuel García Caparrós, un trabajador de 18 años de Cervezas Victoria en Málaga y afiliado a CC.OO en la manifestación de Málaga, aquel histórico 4D. Once partidos, desde la derecha a la izquierda, convocados por el socialista Plácido Fernández Viagas, firmaron el llamado Pacto de Antequera. Se comprometían a conquistar la autonomía en el tiempo más breve posible. La presidenta de la Junta de Andalucía Susana Díaz ha imprimido carácter reivindicativo al 4D y se ha reunido con la familia para subrayarlo.  La mediática María Teresa Campos, pionera de las tertulias en televisión, leyó un comunicado de repulsa ante miles de malagueños. Por defender la libertad recibió amenazas y hasta le pinchaban las ruedas del coche cada mañana a la hora del trabajo. Para el veterano periodista y editor Juan de Dios Mellado: “María Teresa Campos marcó el 4D como primer estallido de libertad, democracia y autonomía en Andalucía, una tierra que pedía libertad ante tantos años de emigración, hambre y marginación”.

El periodista Antonio Ramos Espejo fue corresponsal del semanario Triunfo y autor de la célebre portada: “Andalucia. Autonomía y muerte”. Ramos no olvida que Blas Infante ya fue fusilado por defender a Andalucía. Almería sufrió también durante la trágica Transición la muerte del estudiante  Javier Verdejo, el 13 de agosto de 1976. Estaba haciendo la pintada Pan, Trabajo y Libertad, un disparo de un guardia civil dejó la pintada a medias y al joven muerto, militante caído en la arena del Mediterráneo. Las dos muertes quedaron impunes, sin ningún juicio. El pueblo andaluz ganó en la calle, en los caminos, en las plazas y las plazuelas. En Almería se estrenó la blanquiverde y Carlos Cano cantaba por todos los rincones.

El PP apaga la Plataforma Solar de Tabernas

José Luis Sánchez Teruel
Secretario general del PSOE de Almería

La Plataforma Solar de Almería (PSA) es un centro de referencia nacional e internacional, único en España y con un prestigio ganado a pulso debido a su excelencia. Se trata de una institución de la que todos nos sentimos orgullosos y que, debido a su relación con el saber, con la innovación y con el desarrollo científico y medioambiental, se debe cuidar desde la administración que lo tutela. Sin embargo, en esta teoría falla uno de los elementos, el de siempre: el PP. En este sentido, cabría destacar que nunca defrauda, porque se mantiene fiel a su línea: el abandono de Almería y de su ciudadanía. Cuando se necesita arrimar el hombro, el PP da la espalda; cuando hay que defender a la provincia y a su desarrollo y tender la mano, ofrecen el pie para volver a pisotear los intereses de esta tierra. 
La PSA es un referente internacional en tecnologías solares térmicas de concentración
Desde que la comunidad científica lanzara un SOS sobre la triste e injusta situación a la que el Gobierno de Rajoy estaba conduciendo a la Plataforma Solar, los socialistas nos pusimos en alerta. En el Senado y en el Congreso, nuestros parlamentarios han formulado preguntas al Ministerio de Economía, Industria y Competitividad para exigirle una solución a la situación de bloqueo en la que se encuentra la PSA, que es un referente internacional en tecnologías solares térmicas de concentración.
La actividad de la instalación, ubicada en Tabernas, está limitada por trabas burocráticas que afectan al gasto de sus fondos, lo que pone en riesgo un centro puntero internacional
La actividad de la instalación, ubicada en Tabernas, está limitada por trabas burocráticas que afectan al gasto de sus fondos, lo que pone en riesgo un centro puntero internacional, tal y como advirtieran hace unas semanas el director de la Plataforma -Premio Rey Jaime I a la Protección del Medio Ambiente- y el jefe de la Unidad de Sistemas Solares de Concentración, quienes se vieron obligados a dimitir ante la exigencia del Ejecutivo del PP a tener que atenerse a la orden HAP/1169/2016, por la que se regulan las operaciones de cierre del ejercicio relativas al presupuesto de gastos y operaciones no presupuestarias, y que por tanto, establece los plazos para realizar gastos y cerrar el ejercicio anualmente.

El cumplimiento de la orden hacen que se encuentre en una situación muy difícil, ya que debido al propio funcionamiento de este centro de investigación, los proyectos de cooperación con otros países estipulan unos fondos de la UE plurianuales, por lo que dificulta su acceso a proyectos de investigación con terceros. Los socialistas hemos pedido al Ejecutivo de Rajoy detalle de las acciones que se están llevando a cabo para solucionar este problema que supondrá, también, retrasos en la renovación del 30 por ciento de los contratos de investigación para personal eventual a principios de 2018.
El Ministerio de Hacienda debe racionalizar las reglas aplicadas al centro de Tabernas durante los últimos dos años para recuperar lo que se ha perdido y evitar la pérdida de un personal de enorme valor científico y técnico, para Almería y para el conjunto de la comunidad científica española e internacional
Desde el PSOE defendemos una solución inmediata a esta situación para que un centro de referencia internacional en investigación de energía solar, que es un orgullo para la provincia de Almería, no se vea abocado a reducir su personal a la mitad y, por lo tanto, también su capacidad de trabajo.

La Plataforma Solar es una infraestructura útil, puntera, de prestigio internacional, y es importante que el Ministerio de Hacienda se convenza de que debe racionalizar las reglas aplicadas al centro de Tabernas durante los últimos dos años, para recuperar lo que se ha perdido, y evitar la pérdida de un personal de enorme valor científico y técnico, para Almería y para el conjunto de la comunidad científica española e internacional.

El belén del Ayuntamiento de Barcelona, un atentado al buen gusto

Juan de Dios Ramírez-Heredia
Abogado y periodista

Presidente de Unión Romaní
Exdiputado por Almería

Sé muy bien que este comentario me costará alguna crítica, posiblemente justificada, en la que me dirán “inculto”, “viejo retrógrado”, “ignorante”, o vete a saber que otras cosas me tendré que oír. Pero arrostro el envite porque si no escribo lo que pienso, entonces sí que me dará un infarto. El Ayuntamiento de Barcelona que preside doña Ada Colau ha colocado en la céntrica plaza barcelonesa que tiene a un lado el Palacio de la Generalidad y a otro el edificio del Ayuntamiento, el Belén, o el Nacimiento, según se quiera decir, más horroroso que uno pueda imaginar. Ya lo sé, ya sé que el libro de los gustos está en blanco, pero es que lo que han colocado en la famosa plaza no hay por donde cogerlo. Por eso yo me niego desde este comentario a otorgarle a semejante adefesio la condición de Belén o Nacimiento.

El belén (Foto A-3)

Estoy indignado como lo estaban todas las personas que transitaban por el lugar y cuyos comentarios impúdicamente me acerqué para escuchar. Luego he podido leer en los periódicos calificativos mucho más duros que los que retenidamente yo puedo manifestar en este comentario. Pero, como de costumbre, déjenme contarles una pequeña historia personal.

Los Nacimientos de mi infancia

No sé por qué, pero la verdad es que desde muy niño tuve una gran afición a los nacimientos. Tanta que en mi casa ―yo no tendría más de diez años― montaba un Belén junto con mis amigos. Todos éramos niños de la misma edad, amigos callejeros del mismo barrio, que pasábamos más tiempo en la calle que en el interior de nuestras casas. Pero como éramos todos tan pobres, y mi familia más que ninguna, no teníamos dinero para comprar figuritas con las que dar vida al Nacimiento. Así que decidimos hacerlas nosotros mismos.

Recuerdo que, en Puerto Real, al final de la calle donde vivíamos, había un “Barrero”. Le llamábamos así a una fábrica de ladrillos y tejas instalada en las afueras del pueblo. Y allí íbamos tres o cuatro niños a “robar” ―mejor sería decir “coger”― una pella de barro con la que, como pequeños alfareros, moldear nuestras ovejitas, nuestros pastores, la Virgen María y San José.  Era toda una aventura, porque cuando terminábamos cada figura teníamos que hacer lo mismo que hacían los alfareros del Barrero: cocerlas en el fuego. Y lo hacíamos en las cenizas candentes que salían del anafre donde nuestra sacrificada madre hacía, cuando podía, un potaje de arroz y frijones que adquiría categoría de restaurante de cinco estrellas cuando la pobre gitana tenía dinero para añadirle al guiso la tradicional “Pringá”.

Lo cierto es que nos salían unas figuritas bastante aceptables. Al menos a nosotros así nos lo parecían. Cuando salían del fuego ya estaban endurecidas y una vez limpitas las pintábamos. ¿Con qué? Pues con los lápices de colores que teníamos del colegio. Lápices buenísimos que venían en una caja de la marca “Alpino”, que no se si todavía hoy existe. Algún año nuestras figuritas eran más relucientes porque uno de los niños había conseguido un poco de dinero para comprar una caja pequeña de pinturas de acuarela. Bueno, y el summun del arte infantil lo lográbamos cuando podíamos agenciarnos una pequeña lata de barniz. Entonces nuestras ovejitas, nuestros cerditos, nuestras gallinitas y nuestros pastores relucían como si procedieran de otro planeta.

La verdad es que nuestro Nacimiento de cada año se hacía cada vez más popular entre nuestros vecinos que venían a mi casa a contemplarlo. Debo reconocer que nosotros jugábamos con ventaja. Nuestro Nacimiento tenía una patina especial difícilmente imitable: el nuestro era un Nacimiento gitano. Por allí pasaban en algún momento mi tía Rosario, mi tía Gertrudis, mi tío Agapito y otros familiares nuestros que venían de Jerez de la Frontera. Todos ellos cantaban de maravilla ―especialmente mi tía Rosario― y cuando lo hacían mi humilde casa se llenaba de vecinos para celebrar los días de la Navidad delante de nuestro sencillo, pero único Nacimiento.

Los Nacimientos de mi madurez

Pasó el tiempo. Con 22 años me vine a vivir a Barcelona. Me casé y aquí nacieron mis seis hijos. Y aquí seguí haciendo mis nacimientos, esta vez ayudado por ellos. Debo dejar constancia ―porque sé que los demás no se enfadarán― que ha sido mi hijo Pablo, hoy un prestigioso abogado, quien ha heredado la afición y ayudado por los demás, e incluso por mis nietecillos, hemos montado cada año unos nacimientos de película.

Fue en La Ametlla del Vallés donde mis suegros (q.e.p.d) tenía una casa muy espaciosa donde hemos montado Nacimientos excepcionales. Nuestras humildes figuritas de barro de Puerto Real han sido sustituidas por decenas de pastores, artesanos y labradores. Nuestros Nacimientos tienen norias que dan agua de verdad, y hornos de pan donde se ve el fuego, y cascadas de agua que alimentan un pequeño rio plagado de puentes, y molinos cuyas aspas se mueven impulsadas por un pequeño motor, y montañas por la que sale un sol cuya luz crece a medida que avanza el día, y Reyes Magos cargados de oro, incienso y mirra, y un castillo de Herodes que quiso matar al Niño Jesús pero que no lo consiguió… y música. Villancicos gitanos que hay muchos y que, con perdón, son los más alegres y los más bonitos del mundo

Los Nacimientos de Barcelona

Me apena ver la evolución que en esta materia ha sufrido la ciudad de Barcelona. Últimamente el cambio ha ido empeorando cada año. Y digo esto, créanme, no por negarme a la evolución que la modernidad de los tiempos impone en todos los órdenes de la vida. Creo, sinceramente, que somos nosotros, los gitanos, quienes tenemos que hacer un mayor esfuerzo de adaptación para aceptar las formas de vida y comportamientos de nuestra moderna juventud que hubieran sido a todas luces impensables para mis padres y no digamos para mis abuelos. Pero hay cosas que no se pueden cambiar y si se cambian se han de hacer con conocimiento y exquisitez. Y, sobre todo, tienen especial obligación de hacerlo, con absoluto respeto democrático a las costumbres y tradiciones de la ciudadanía, aquellos que detentan nuestra representación y gastan impunemente nuestro dinero que consiguen mediante la imposición de multas que tienen un claro matiz recaudatorio o impuestos que, algunas veces, parecen confiscatorios.

Cuando mis hijos eran pequeños los he llevado a todos a la Plaza de Sant Jaume a visitar el Pesebre instalado por el Ayuntamiento. A veces teníamos que hacer largas colas porque eran miles y miles los ciudadanos de Barcelona que íbamos con nuestros niños a ver aquellos montajes preciosos, clásicos, tradicionales. No hay dinero en el mundo para pagar el brillo de sus miradas contemplando a los pastorcitos camino del Portal. O la imagen de los Reyes Magos que ellos adivinaban que serían los mismos que dentro de unos días les traerían algún juguete.

Por favor, no pasen por la Plaza de Sant Jaume durante estos días si no se quieren llevar un sobresalto. En la plaza ya no hay padres, ni abuelos, ni niños que acudan a contemplar el tercer Nacimiento de la era de Ada Colau. Son 25 figuras recortadas en planchas de metacrilato esmerilado y pinchadas en unos palos de entre tres y siete metros de altura. ¡Horrible! Es como el bosque de los horrores.

Menos mal que nos queda la Feria de Santa Lucía que está en la plaza de la Catedral, a escasos cincuenta metros de la plaza del Ayuntamiento. Allí sí se puede y se debe ir porque está llena de pequeñas tiendecitas donde se pueden comprar todos los castillos, fuentes, molinos y norias que se quieran. Y donde los pastorcillos son preciosos, y la mujer que lava la ropa en el rio es guapísima, y Herodes tiene una cara de malo tan solo comparable a la de alguno de nuestros políticos hoy especialmente excitados por las elecciones inmediatas.

Pero qué quieren ustedes que les diga: No puedo evitar emocionarme (cosa de viejos) cuando pienso en mis figuritas de barro cocido que no eran tan bonitas como éstas pero que tenían el amor y la ilusión que solo la inocencia de unos niños pobres de 10 u 11 años pueden tener.