Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Solo vale la condena

Rafael M. Martos
Director de Noticias de Almería

La desimputación de Gabriel Amat por el caso de la Fabriquilla deja al descubierto, una vez más, que el problema no está en la ley que quiere cambiar el Partido Popular por la que a los imputados se les denominará investigados, ni tampoco en la difusión en los medios de comunicación de los sumarios declarados secretos. El problema está en el uso espureo de todo ello.

Gabriel Amat
En la entrevista con el Fiscal Jefe de Almería, Antonio Pérez, que publicamos hace ya algunos meses, éste hacía dos importantes consideraciones al hilo de todo esto, y que conviene recordar. La primera -y Ciudadanos y Podemos deberían tomar nota- no existe el delito de corrupción, ni tampoco están catalogados qué delitos son "corrupción", por lo que hablar de no incluir en las listas a los "imputados por corrupción" es una imprecisión absoluta (otra pregunta es si por tanto un imputado por estafa, o un imputado por violación o abuso de menores, o por asesinato, sí debería tener derecho a ir).

La segunda, derivada de la anterior, es que "todos los imputados no son iguales", y para ello el fiscal ponía el ejemplo de su propia actuación y de la Guardia Civil, o la Policía y demás. No es lo mismo que te citen por carta "en calidad de imputado", a que te saquen de la cama con los grilletes puestos y te metan de cabeza en un furgón. No es lo mismo, porque ni todos los delitos son iguales, ni todas las penas son iguales, ni la responsabilidad presunta de cada imputado es la misma en la misma trama.

Dicho esto, a algunos sólo les vale la condena, y afirman en la portada de un diario que el socialista José Luis Sánchez Teruel está imputado, cuando en realidad es la Guardia Civil quien ha pedido su imputación, pero el juez no sólo no le imputa sino que ni le llama a declarar. Hace un par de días volvió a ocurrir lo mismo, se pide su imputación de nuevo, lo que no puede hacerse por estar aforado, cierto, pero no puede hacerse y por tanto no está imputado.

Podemos recordar el caso de Miguel Cazorla, el ahora candidato de Ciudadanos, que ciertamente está imputado y encabeza la lista al Ayuntamiento, pero se adelanta a decir que no es por corrupción. Por favor, relea el párrafo segundo de este artículo.

No es menos cierto que ya renunció a seguir en la candidatura cuando se le citó como imputado en otro caso, que afortunadamente para él se resolvió a su favor y resultó absuelto. ¿Hubiera sido justo impedirle ir en la lista cuando luego se ha demostrado su inocencia? ¿Debería hacerlo ahora que está imputado por otro caso muy anterior? Bueno, lo que sí debía hacer es no andar dando lecciones de lucha contra los imputados y los corruptos... un poco de humildad es agradecida por los votantes.

Otro juicio sumarísimo lo tuvo Eugenio Gonzalvez, alcalde de Gádor y senador del PP, que llegó a declarar ante el Tribunal Supremo por una denuncia del PSOE. Imputado -provisional- y asunto archivado. ¿Habría sido justo impedirle que siguiera en la vida política?

En el caso de Gabriel Amat, presidente del PP y de la Diputación, así como alcalde de Roquetas, algunos llevan muy mal el archivo de la causa por las licencias de la Fabriquilla. Tras anunciar la Fiscalía que no se opondría al sobreseimiento, la juez finalmente ha tomado la decisión de archivarlo al entender que no existe delito ni suyo, ni de sus concejales, ni de los técnicos -que en última instancia es a quienes se responsabiliza al indicarse que sus informes fueron favorables y con ellos decidieron los ediles- pero entonces se lanzan acusaciones veladas y no tanto, hacia todos. Malo era el fiscal, luego mala también la jueza, todos manipulables por el ministro de Justicia... que ya vemos la mano que tiene el ministro cuando sobre la mesa tenemos el caso Bárcenas, la financiación del PP, el caso del ático de Ignacio González... vamos...

Si la jueza no hubiera hecho caso al fiscal y hubiera seguido, y lo para la Audiencia, los malos serían los de la Audiencia, y si no los malos los del TSJA, y si no, los del Supremo... es lo que tiene que sólo valga la condena.