Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Almería y sus comunicaciones

Mar Verdejo Coto
Ingeniero Paisajista

No nos lo ponen fácil a los almerienses salir de la provincia. Por mar, tierra o aire la aventura se convierte en una odisea digna de un verdadero Ulises en su viaje hacia Ítaca. Los horarios, velocidad y precios para viajar no nos facilitan recorrer mundo a los que vivimos en el paraíso. Mi amigo malagueño Juanma López, que es un enamorado de Almería, cuando se refiere a la velocidad de nuestros trenes, dice: “Los arbustos corren más que el propio tren” y usa un tono como de decir: lo que os ocurre no tiene nombre. 

"¿Qué hacemos ahora con los
túneles, un tren del miedo?"
Nos gusta contemplar el paisaje, deleitarnos con él en el espacio y en el tiempo. Imagino que aún tenemos en los genes destellos genéticos de los grandes sufís, místicos que habitaban en nuestra tierra en el siglo XI y que crearon una escuela única en el mundo. Este estoicismo lo aplicamos en nuestra vida cotidiana para resistir los viajes y cada vez que viajamos a otras capitales de provincia nos planteamos: ¿qué han hecho nuestros políticos todos estos años?

Aún no olvidamos que la autovía por Granada A-92, como su propio nombre indica, llegó en el 2002 (léase en tono sarcástico) y que la famosa frase “parece la carretera de Málaga” para referirnos a la raya que no salía muy recta al peinarnos los cabellos aún hace digna a la frase en algunos trayectos. La comunicación con Melilla va mermándose hasta la extenuación. Los aviones con Melilla van a pasar a ser una anécdota histórica.

¿Y el AVE? Los túneles construidos en  Sierra Cabrera se han convertido en el mayor “attrezzo” político de la provincia de los últimos decenios. En época de elecciones pasaban todos para hacerse la foto como photocall que publicitaba las inversiones en comunicaciones en la provincia. El coste medioambiental y económico de este telón para el teatrillo político será irreparable porque el Gobierno acaba de tomar la decisión de recortar drásticamente la capacidad de la Línea de Alta Velocidad.

¿Dónde ha quedado ese estudio sobre el Puerto-Ciudad? En él, Almería y el Corredor Mediterráneo incluían inicialmente una vía doble porque la UE lo consideraba prioritario debido al potencial de carga logística del Puerto de Almería. Se nos grabó a fuego por todos los medios que la conexión con el puerto era vital.

Así que no hay que creer en estos estudios como si de textos sagrados se trataran porque, en Almería, ya sabemos que no todo vale. Nos duele ver las infraestructuras cerradas o infravaloradas, como la autovía de Vera a Cartagena.

Estos estudios son vendidos a la ciudadanía por auténticos charlatanes y, donde dijeron que eran infraestructuras vitales, ahora, cuando no cumplen con sus promesas de decenios, dicen, para vender la moto nueva, que es por “ajuste a la realidad de la provincia”, palabra del Delegado del Gobierno, Andrés García Lorca.

¿Tanto ha cambiado la provincia en un año que no nos hemos enterado? ¿Acaso los estudios de viabilidad no son reales como nos vendían?

Habrá que pensar si una vía es lo adecuado para la provincia, porque estar conectados en AVE tiene sus ventajas pero también muchos inconvenientes, como por ejemplo: desconexión con las zonas rurales, precios menos asequibles para la economía familiar y daños medioambientales irreparables.

Vayamos repensando qué queremos y cómo lo queremos, pero no podemos seguir jugando con el futuro sostenible de los próximos años de la provincia. Quizás era más fácil haber mejorado las vías centenarias ferroviarias que nunca se han tocado: solución más económica y viable, porque qué hacemos ahora con uno de los túneles del AVE: ¿un tren del miedo?