Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Gómez, uno de los numerosos jugadores de Almería que han vestido con orgullo la zamarra blanquiverde del Betis

Antonio Torres
@AtorresAntonio

Ayer tarde, el Almería hundió un poco más en la desesperación a un equipo muy querido en nuestra provincia, el Real Betis Balompié. Las relaciones tradicionales entre el Betis y el Almería no solo han sido de paisaje y de paisanaje. La cantera futbolística de Almería ha sido fiel alimentadora de la plantilla del equipo sevillano, como nos recuerda Antonio Torres, quien se detiene en Gómez. 

Gómez
El centrocampista Francisco Gómez Vicente (Almería, 1910-Barcelona, 1983) fue el primer futbolista nacido en Almería que jugó en el Real Madrid. Por culpa del hambre, de la cultura del esparto y de las guerras con Marruecos, su familia se vio obligada en emigrar. Intentando emular las Memorias en blanco y negro, que publica los lunes en El País Alfredo Relaño, recuperamos la figura de un jugador que ganó una Liga con el Real Madrid y otra con el Real Betis.

En Barcelona empezó a jugar al fútbol, integrándose en el popular equipo del Júpiter. En 1930 pasa al Castellón, entonces en Segunda División, en el que disputa dos temporadas. El Real Madrid se hace con sus servicios y gana la Liga de la temporada 1932-33. En el Madrid fue compañero de jugadores míticos de la talla de Ricardo Zamora, Josep Samitier y del popular Quincoces. Son los primeros grandes que adquirieron popularidad y cuyos nombres se recitaban en las primeras crónicas deportivas de Unión Radio Madrid, génesis de la actual Cadena SER.

Gómez, ya entrenador, echa la culpa del
resultado de un partido
¡al delantero centro!
Como diría Ángel Acién, el mejor narrador del fútbol almeriense, además de Gómez conviene añadir al actual técnico Salmerón y al portero Cano, de La Mojonera, los tres grandes, nacidos en Almería, y que han jugado en el primer equipo del Madrid. Lo de Polo, el estilista de la localidad de Nacimiento, fue cedido. Quizá fue el más técnico de todos los nacidos en Almería desde que arrancó la historia futbolística en Almería, en 1909, con el "Almería Foot-Ball Club".

Posiblemente sea el único almeriense que ha obtenido dos Ligas. A la temporada siguiente pasa al Athético de Madrid, en Segunda. Ficha por el Real Betis, convirtiéndose en el eje del medio campo bético y pieza fundamental del equipo campeón de 1935.

Permaneció inactivo durante la Guerra Civil, como consecuencia de la depuración a que fueron sometidos los deportistas que habían combatido en el bando republicano. En el primer partido del año 1943 frente al Athletic de Bilbao, Gómez es el nuevo entrenador bético, cargo que compagina con su puesto de jugador.

En los trece partidos de Liga que dirige como técnico en esa temporada se alinea en cinco. En un partido contra el Barcelona en Las Corts llegó a jugar de portero, ante la baja a última hora del portero Cabezo. Resumió, en 1954, al Semanario Gráfico de Actualidades y Deportes su paso por el Betis como técnico: "Es la mejor afición de España, no cabe duda".

El corresponsal de Marca en Sevilla, Juan Manuel Borbujo, le arrancó titulares impactantes que retratan la cultura de la época: "El equipo está formado por muchachos del Norte, que acusan el calor de aquí"; "Más al calor que soportaron por entonces, que fue mucho, a los excesos que cometieron la mayoría en su vida privada, consumiendo agua, cervezas y otras bebidas refrescantes".


Otras perlas que soltó el pundonoroso futbolista sonrojarían hoy a los estudiosos como los técnicos vinculados al Almería Emery. Juanma Lillo o el actual Francisco. Sobre las tácticas puntualizaba: "No soy partidario de las tácticas, aunque, naturalmente, las domino".