Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Los tijeretazos

Antonia Bocero
Escritora

Ahora, según desayunas, el susto de cada día son los tijeretazos, observando que cada uno de los dos partidos se empeña en mostrar del otro sus tijeras más grandes. Y las tijeras -no pude ver “Eduardo Manostijeras”, y eso que era ficción- siempre me han dado respeto por la destreza que requiere su manejo. Así que el miedo a tanta tijera suelta por ahí me amarga el azucarillo: cuando finalice mi hijo la beca-contrato que aún tiene, ¿habrá algo para él? Está emancipado y lleva treinta años trabajando en prepararse para dar a la sociedad lo que se ha invertido en él. ¿Pero tendrá que volver a la casa familiar y acogerle como hacíamos con aquellos primos venidos de los pueblos a Madrid en los 60, dándoles alojamiento en la minúscula casa de mis padres hasta que encontraban trabajo?

En nubarrones de pensamientos giro el azucarillo en la taza. Apago la radio -están con lo mismo- y me viene a la cabeza el artículo publicado hace unos días en The New York Times por el señor Warren Buffet, una de las personas más ricas de Estados Unidos, en el que solicitaba pagar al menos la misma carga fiscal que la de sus empleados, pues había echado cuentas y resulta que mientras él pagaba por sus ingresos anuales un 17%, los empleados de su despacho aportaban al fisco del 33% al 41%. Aquí puede estar una de las claves de lo que está pasando; y a ello sumemos los millonarios sueldos vitalicios que se adjudican directores de bancos, alcaldes y demás.

Hoy todo es muy global y parece interesante -ya que mundo no hay más que uno-, si no fuera porque los beneficios que genera esta aldea están yendo a manos del gran poder financiero, y quiéranlo o no, está dando como resultado que miles de personas fallezcan de inacción; a esto no se le puede dar otro nombre que no sea “el negocio del hambre”. Te adentras en esta vergüenza y asiste uno a la atrocidad de lo que sucede en el Cuerno de África, o cómo en países más afortunados vemos a niños de cinco años ya trabajando de picapedreros o en basureros.

Dejo aquí estos pensamientos que parecen sólo poder resolverse desde una economía de altos vuelos, y soy lega en la materia: ¿o no lo soy?, me digo mientras enjabono la taza.Porque pensándolo bien, con mis pírricos ingresos anuales, nunca he tenido una sensación clara y obvia de que algo estuviera haciendo tan mal como para que mi economía familiar se fuese al garete y con ello la manutención de mis hijos, su educación y la cama donde duermen. A lo largo de mi vida adulta he puesto mis cinco sentidos para que no pudiera suceder una catástrofe así en mi casa. Lo que no han hecho nuestros políticos de la aldea global, todos expertos en alguna materia, y en quienes con nuestro voto un día delegamos.

Sí, la élite de Wall Street se las está dando todas en el mismo lado a la Vieja Europa. Anoche leía que el mundo lo está llevando a la deriva una élite “que se reúne el tercer miércoles de cada mes en el Midtown de Manhattan”. Son “nueve personas quienes en reuniones secretas controlan un mercado de 700 billones de dólares”. Yo me digo, mientra guardo la taza, que eso será porque las leyes del sistema lo permiten, y pienso en los paraísos fiscales, por ejemplo. Y ¿por qué no se les ha desarmado a tiempo? Claro, como nuestros mandatarios están un rato, se van cuando les toca y nadie pide cuentas… Falta vocación política: ya nadie parece tener debilidad por quedar en la historia como el gran político del siglo… Tampoco hay a la vista creadores de utopías que iluminen y muestren los fallos del sistema en el que nos manejamos.

En fin, austeridad, claman políticos y empresarios vestidos de Armani (un inciso: me encantaron los zapatos del Papa, el color y todo). Ya en el ascensor pienso en el cuento chino “Cielo e Infierno”, pensamiento que interrumpo cuando en el tercero entra la tropa de jóvenes que aún van al instituto; y me entra alegría.

16 comentarios:

  1. Me gusta el tono del artículo. Su autora, de manera serena y con mucho sentido del humor,retrata el comienzo de un nuevo día plagado de incertidumbres en el futuro económico del país. La dependencia resignada a las maniobras de los políticos que elegimos y que hoy parecen ignorarnos como despreciables enemigos. La palabra recortes se ha instalado de repente en nuestras vidas con la aparente intención de quedarse para una larga temporada. El café matinal exige una cucharada más de azúcar a medida que las noticias de la radio dan detalles cada vez más alarmistas sobre la crisis.Un retrato actual de las preocupaciones sobre el futuro de los jóvenes y una desazón esquiva sobre el devenir de la sociedad en la que vivimos. Gracias,Antonia Bocero.

    ResponderEliminar
  2. Cuando la política se quite el disfraz y deje de ser la sopa boba de los malos grumetes que guían el barco al naufragio y al fin el timón sea llevado por capitanes que conocen y aman el mar en lugar de su pirateo tabernero, entonces serán prioritarios los gastos que lo son y sobrarán los trajes armani y los zapatos de boutique...porque se estará más ocupado en gobernar que en lucir, en solucionar el hambre en el mundo que en ir a buscar alabanzas inmerecidas..."

    ResponderEliminar
  3. Lo de los zapatitos rojos del Papa viene de las luchas medievales entre el emperador de Constantinopla y el Papado, luchas de poder, al fin. Resulta que en Constantinopla, solo el emperador podía llevar el color púrpura, incluidos los zapatos, y el Papa de turno, no recuerdo cual, para igualarse en "poder" decidió de que él también podía llevar ese color, al menos en los zapatos, ya que ese color representaba la sangre de los muchos mártires que simbólicamente anegaban sus pies. O sea, las bobadas y mentiras de siempre que tanto gustan y mueven a los ignorantes.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Supongo que entiende usted que el "deseo" de W. Buffet de pagar más impuestos que sus colaboradores es una burla al prójimo y sobre todo una crítica al sistema fiscal americano, que no sabe cómo hincar el diente DE VERDAD a los ricos que se evaden porque hacen la ley Y LA TRAMPA a la vez. Son parlamentarios o senadores, o si no lo son los corrompen.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta cuando la autora opina:

    "Falta vocación política: ya nadie parece tener debilidad por quedar en la historia como el gran político del siglo… Tampoco hay a la vista creadores de utopías que iluminen y muestren los fallos del sistema en el que nos manejamos".

    ResponderEliminar
  7. Muy fino análisis de esta realidad con la que pretenden amedrentarnos día si y día también. Me encanta la ciencia sobre economía que te adjudicas...no leas ninguna connotación, soy unas expertas en este y en otros conocimientos y habilidades sobre artes financieras...por eso os sorprende cuando alguién que nunca se las ha visto con la realidad, tira por la borda tanto esfuerzo...tanto sacrificio Jesús García

    ResponderEliminar
  8. Excelente artículo con el que no puedo sino coincidir porque es lo que sucede en mi propia familia, diría que en mi país todo. El "síndrome del nido vacío" ha dado lugar al "síndrome de la sobreocupación", algún abuelo incluido porque los jubilaciones son de hambre (y ni alcanzan para pagar un geriátrico in-decente), el trabajo de los jóvenes profesionales está precarizado ("no te gusta, te vas, hay 10 que quieren tu puesto) y esos 9 poderosos, que manejan los billones tienen de empleados a estos politicastros vestidos de Armani a los que no se les cae una idea que tenga que ver con el bien público. Lo de los zapatos del Papa, coadyuva, claro que sí, para afirmar que estamos ante la decadencia del Imperio y sin contrapesos: todo se fue al carajo y lo que todavía sigue en pie, vaya a saber a qué carajo se irá. Gracias, muchas.

    Corrál de Bustos, Provincia de Córdoba, República Argentina

    ResponderEliminar
  9. Antonia, he compartido su articulo en mi muro: parecería que se refiere usted a México, y es que como ya lo dice usted, el mundo es una aldea, y vivimos situaciones similares, por las mismas causas y los mismos protagonistas: Los Agiotistas internacionales

    ResponderEliminar
  10. Comparto contigo eso de "pírricos ingresos", el hecho de estirarlos para que lleguen a la manutención de unos hijos en los que dudo mucho que la sociedad invierta con el mismo espíritu de aprovechamiento. El hambre no sé si será negocio, que según los datos contables, sí lo es, lo que deja al decubierto es el pecado de la avaria inconmensurable de unos pocos, no tantos.

    Montse Fdez.

    ResponderEliminar
  11. La peste de la avaricia cubre a nuestro planeta en este momento histórico que vivimos, si se intercambian los nombres parece que describes a Puerto Rico. Gracias por el articulo, Antonia.

    Eladio Torres

    ResponderEliminar
  12. Lo acabo de leer. Es como una melodía que va a más. Termina en lo certero y conciso. Es muy bueno. Felcidades. Recalca, entre otras cosas, que no hay vocación política; que estamos perdidos...

    Antonio Guerrero Ruiz

    ResponderEliminar
  13. Gabriela desde Argentina3/10/11 20:23

    Muy bueno Antonia. Lo que los "señores de Wall Street" le está haciendo ahora a Europa es exactamente lo mismo que se hizo en Argentina poco más de una década atrás. Las situaciones parecen calcadas y siguen similar modelo. Hasta los términos financieros son los mismos (canje de deuda, ajuste, privatizaciones, etc.)
    Los argentinos sentimos que estábamos siendo saqueados y que éramos el blanco fijo de un complot financiero internacional. Muchos economistas nacionales lo dijeron pero su voz no llegó al mainstream mediático internacional y se los tildó de conspiracionistas. Era más fácil catalogarnos de corruptos y de inútiles, y seguir disfrutando en otras latitudes de la matrix armada con el fin de abonar el terreno para lo que está sucediendo ahora.
    Las crisis no suceden aleatoriamente sino que son el resultado de un modus operandi.
    Muchos saludos

    ResponderEliminar
  14. Antonia, leí con interés y tristeza el texto que escribiste.
    Me parece centrado, objetivo, con esa dosis de ironía y sarcasmo pero no menos ágil y ameno, aún en esa realidad de opacidades y mentiras, que pueblan el entorno de nuestra aldea global, típicas de un mundo al revés, donde la mentira y las dobles caras son el pan de cada día.

    ResponderEliminar
  15. NUESTRAS ESPAÑAS. En el mundo del fútbol, los clubes pequeños se quejan de que el mal reparto de derechos televisivos genera más diferencias entre ellos y por tanto es una liga de dos, el resto son meras comparsas que solo sirven para rellenar la tabla. En el mundo de la política ocurre algo parecido. Quizás el gran fallo está en nuestro sistema electoral. Este sistema solo genera mayores diferencias entre partidos. Definiciones clásicas definen política como el "ejercicio del poder" en relación a un conflicto de intereses. Son famosas las definiciones fatalistas de Carl Schmitt de la política como juego o dialéctica amigo-enemigo, que tiene en la guerra su máxima expresión, o de Maurice Duverger, como lucha o combate de individuos y grupos para conquistar el poder y que los vencedores usarán en su provecho. La ley de Duverger es un principio que afirma que el sistema electoral mayoritario solo conduce al bipartidismo. Duverger sugirió que el sistema mayoritario retrasaría la aparición de una nueva fuerza política y aceleraría la desaparición de las fuerzas políticas más déviles y que el sistema proporcional tendría el efecto opuesto.

    ResponderEliminar
  16. "Antonia, me encanta tu articulo. Plasma de una forma muy clara todo lo que pensamos millones de personas. Lo comparto con tu permiso".

    ResponderEliminar