Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Tombuctú, el centro cultural del mundo en los siglos XIV y XV

Antonio Torres
Director de Canal Sur

Almería tiene la suerte y el patrimonio de poder contar con Ismael Diadié, quien preside  la Fundación Mahmud Kati en España.  Cuentan con 12.714 manuscritos y más de 30 años de grabaciones de tradición oral de Andalucía y África. Ayudan en publicaciones y aportan conocimiento sobre  historia.

Ismael Diadié (Foto: Rodrigo Valero)

Hay demasiados muros. Hacen falta  puentes. Esa frase de Newton le parece la más apropiada para definir estos tiempos revueltos que vivimos. Tombuctú (Mali) fue el centro cultural del mundo en los siglos XIV y XV. Nuestro protagonista, Ismael Diadié, es heredero de la familia que desde el siglo XV custodia los manuscritos. A lo largo del tiempo, los familiares han recibido muchas persecuciones. La última fue en 2012 cuando rebeldes e islamistas ocuparon la ciudad y arrasaron con el patrimonio cultural. La biblioteca se salvó gracias al hecho de haberse dispersado personas y distintos lotes de libros.

En Almería, tiene el respaldo de los escritores y poetas Juan José Ceba y José Criado. Se mueven por toda Andalucía. Cuentan con 2.300 piezas de arte africano, cedidas por Jesús Arrimadas, tío de la jerezana Inés Arrimadas, dirigente de Ciudadanos.  “Hoy en día hay 60 muros en el mundo que suman más de 40.000 mil kilómetros y la filosofía de la Fundación Mahmud Kati es construir puentes que unan culturas y pueblos”. Diadie asegura que Valente fue el primer intelectual en defender el Fondo  y gracias a ese apoyo se sumaron grandes pensadores como el Nobel José Saramago, Juan Goytisolo, Muñoz Molina o Amin Maalouf, entre otros.

Ismael Diadié (Tombuctú, Malí, 1957) vive en Almería desde 2013. ”Llegué a Almería por encontrarme con mis raíces. Son dos personajes de Cuevas del Almanzora. Uno es Yawdar Pachá y el otro Amar Alfata.  Mi familia materna desciende de éste último, año 1591”, dice en presencia de Virginia Fernández Collado que asiste a la entrevista. Tras un periplo por Basilea, Barcelona, Toledo y Granada apuesta por esta tierra donde vivió su gran amigo y padrino José Ángel Valente, presidente de honor de la Fundación. El objetivo es salvaguardar los manuscritos de la Biblioteca Fondo Mahmud Kati, en colaboración con Junta de Andalucía, DKV, Fundación Cajasol, la UNESCO Andalucía. Fondo  Kati ha recibido la Medalla de Oro de la ciudad de Toledo en 2014. Se mueven entre Granada y Jerez de la Frontera. En 2012 con la llegada del yihadismo criminal se consiguió salvaguardar patrimonio y libros que en la actualidad se encuentran entre Bamako y Tombuctú.

Han elaborado dos tomos sobre la historia del Fondo Kati, escrita por el malagueño Luis Tempory, libro que se presentó, recientemente, en Málaga, gracias al apoyo del Centro Andaluz de las Letras. “El hombre de cultura Tempory en Nuestros nobles parientes, un libro en dos tomos, teje tres historias: la de África desde sus orígenes hasta nuestros días, la del Fondo Kati desde el siglo XV y sus propias andanzas en búsqueda de dicho Fondo en Malí. En definitiva, el libro es muy recomendable porque hace justicia a la historia de África y da a conocer a los españoles la historia de los andalusíes, injustamente olvidados”, afirma Diadie que el próximo miércoles estará en el Monte Athos de Grecia para reflexionar sobre la filosofía del silencio.

La literatura sobre Tombuctú es importante. Autores ha habido a lo largo de la historia. Desde Fondo Kati se tiene en cuenta la labor divulgadora del exalcalde de Cuevas del Almanzora Antonio Llaguno Rojas. “Es un buen amigo, es el escritor que mejor ha difundido esta historia durante los últimos años”, subraya Ismael Diadié. La poeta Fernández Collado ha cedido los derechos de autor de su último trabajo “Poemas 2006-2016”. El objetivo se centra en la escolarización de niñas indigentes. Todo ello muestra que la poesía tiene relación generosa y solidaria con la realidad, apunta la poeta, natural de Bédar.