Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El caso de La Pastora, los chinos y la leche en polvo

Manuel León
Periodista

La Cooperativa La Pastora, que agrupa a 300 ganaderos, con sede en Taberno, vive momentos cruciales para su futuro. El  acuerdo de venta de leche a un grupo industrial chino, no cumplido por el cliente asiático, ha hecho tambalear la cuenta de resultado de esta sociedad de economía social, en la que se integran también ganaderos de Murcia y Alicante y de la que viven varios cientos de familias de Los Vélez, el Almanzora y el Levante de la provincia.

La historia arranca en 2014

La historia de este embrollo mercantil arranca de 2014, cuando el anterior Consejo Rector, presidido por Pedro Meca Ruiz, junto a la Cooperativa Los Filabres, de Sorbas, agrupados en torno a la cooperativa de segundo grado Caprina de Amería, consiguieron llegar aun acuerdo con la compañía amarilla e iniciaron la exportación de leche en polvo almeriense. Durante varios meses, los envíos se hicieron de forma regular, hasta que la mercantil china dejó de realizar pedidos. No obstante,  Caprina de Almería siguió produciendo leche, deshidratándola y pagando religiosamente a sus socios, como si no hubiera habido ninguna incidencia. Pero los pedidos chinos cesaron e interrumpieron la relación mercantil con sus proveedores almerienses.

El importe de la leche en polvo producida, no vendida y liquidada a los socios asciende a algo más de diez millones de euros

La deuda estaba ahí y había que afrontarla y los ganaderos culparon de la delicada situación financiera al Consejo Rector que fue relevado en abril  entrando como presidente Miguel Raja. Lo primero que hicieron los nuevos gestores fue negociar un plan de viabilidad con el principal acreedor, Cajamar, a través de una refinanciación de la deuda por esa leche en polvo producida, no vendida y liquidada a los socios, por un importe global de algo más de diez millones de euros. La proposición del Consejo Rector de La Pastora es que los socios vayan devolviendo las cantidades de la leche no vendida, según producción de cada cual, con cantidades estimadas entre 1.000 y 40.000 euros.

Un grupo de unos 40 ganaderos, la mayoría de Chirivel, decidió, entonces, abandonar la compañía el pasado mes de junio, junto a otros que habían sido expulsados por el anterior consejo rector por desavenencias internas. Este grupo de exsocios venden ahora por su cuenta directamente a la industria, en algunos casos en Murcia. El presidente actual, Miguel Raja, se muestra condescendiente y pide a los socios que vuelvan a la cooperativa y reconoce que el anterior Consejo erró en la gestión, “pero  tenemos solvencia suficiente para salir adelante y solo le estamos pidiendo que devuelvan un céntimo por litro porque lo que importa es que la cooperativa subsista, seremos generosos en el plan de pagos”.

La secretaria de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), Francisca Iglesias, expone que “el Consejo debería tener en cuenta la mala situación del sector lácteo y copiar lo que ha hecho Los Filabres de que sea la propia cooperativa la que asuma la mayor parte de la deuda generada por el tropezón con los chinos”. Las parlamentarias del PP Carmen Crespo y Aránzazu Martín han mantenido un encuentro con los ganaderos de Chirivel para conocer su situación y han anunciado la comparecencia del consejero de Agricultura en el Parlamento para que explique el estado actual del sector lácteo en la provincia. Almería es una de las provincias puntas de lanza en España en la producción y venta de leche de cabra para la industria de quesos.

Una parte de la leche deshidratada que tendría que haber viajado hasta China, se ha conseguido vender a bajo precio a una empresa holandesa para piensos. Pero aún queda toda la producción de leche urcitana de 2015 almacenada en Benavente (Zamora) tras ser deshidratada en Asturias. Caprina de Almería produce 22 millones de litros.