Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Cuatro millones de árboles se mueren de sed en el Almanzora

Manuel León
Periodista

La Mesa del Agua de Almería decidió en su reunión de ayer trasladar al Ministerio de Agricultura la petición excepcional de un riego de socorro para salvar cuatro millones de árboles frutales que están a punto de perecer a consecuencia de la suspensión del Trasvase Negratín-Almanzora. De acuerdo con las estimaciones de las comunidades de regantes de las zonas afectadas, se necesita con la mayor urgencia la llegada de cinco hectómetros del Negratín para evitar la pérdida de la cosecha de cítricos y de fruta de hueso.

Urgentemente, cinco hectómetros cúbicos

Desde hace varios días, en algunas zonas de la comarca del Almanzora, los cítricos y frutales no reciben ningún riego y los árboles han comenzado a perder las hojas. La inminente cosecha de clementinas, que se iniciará en menos de diez días, corre el peligro de perderse si no llega agua con urgencia. En estos momentos, los frutos no están alcanzando el calibre comercial, ya que el engorde habitual que se registra por estas fechas se ha visto menguado por la falta de agua. Tras la cosecha de clementinas se verán afectadas otras producciones de cítricos, y posteriormente las de fruta de hueso como melocotón, paraguayo, nectarina y ciruela.

La situación es especialmente grave en las comunidades de regantes que tenían el agua del Negratín como único recurso disponible. Esto sucede en la zona alta de la comarca del Almanzora y especialmente en la zona norte de Huércal-Overa, donde algunas plantaciones ya han entrado en 'dotación cero' y no reciben agua. En la mayoría de las fincas de cítricos las escasas reservas existentes en los embalses a pie de parcela quedarán agotadas la semana que viene.

“Las recientes lluvias han dado para un riego o dos, pero la situación es dramática y significará la ruina de muchas familias y el arranque de millones de árboles que fueron sembrados hace décadas”, explica el portavoz de la Mesa del Agua, José Antonio Fernández. La petición urgente de cinco hectómetros constituye “el mínimo imprescindible para evitar el arranque de los árboles y se pueden perder contratos comerciales y muchos empleos”.

La lechuga es una de las producciones más afectadas y algunas empresas productoras de la comarca se han visto obligadas a sembrar solo el 25% de la superficie disponible. La Mesa ha decidido convocar a todo el sector agrícola a una manifestación que tendrá lugar el próximo 16 de octubre para exigir la reparación urgente de la desaladora de Villaricos, sin servicio desde que un riada la destruyó en 2012.