Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Cinco pueblos pueden dejar Galasa

Juan Torrijos
Periodista

Cuando los partidos y sus portavoces pierden la sensatez (el sentido común) nos encontramos con soluciones drásticas, cuando no con enfrentamientos que sólo vienen a perjudicar a los vecinos de los pueblos afectados. Cinco pueblos almerienses, Armuña, Serón, Tíjola, Urrácal y Lúcar, pueden dejar de recibir el servicio de Galasa a primeros del año que viene, teniendo que ser sus Ayuntamientos, a partir de ese momento, los que busquen dar el servicio de agua a los vecinos.

Galasa

¿Y todo por qué? Porque a lo largo de los últimos años los dos grandes partidos, PP y PSOE, se han dedicado al enfrentamiento entre vecinos, tanto en la Diputación como en los mismos municipios usando el agua y la empresa Galasa como protagonista. ¡El agua, siempre el agua en las guerras de los almerienses! Encerrados en sus torretas de oropeles y buenos sueldos han puestos sus intereses partidarios y particulares sobre el de los vecinos a los que tenían que defender.

Se pelean los señores Lorenzo y Javier Aureliano como si en ello les fuera la vida, pero los que pagan sus “guerras” de plenos y ruedas de prensa son los ciudadanos

Se pelean los señores Lorenzo y Javier Aureliano como si en ello les fuera la vida, pero los que pagan sus “guerras” de plenos y ruedas de prensa son los ciudadanos. No creo que la amenaza de la presidencia de Diputación se vaya a llevar a cabo y los pueblos afectados se puedan ver en enero sin el servicio de Galasa si antes no lo han decidido en sus plenos y buscado un nuevo servidor para el agua de los vecinos.

El PP se defiende diciendo que los pueblos todos tienen que ir por igual. (Y eso lo dicen en un país donde entre cupos y asimetrías futuras cada uno hace lo que quiere con el beneplácito de uno políticos que se ponen de perfil, cuando no asumen esos cupos y asimetrías con total desfachatez). El PSOE sigue con los precios del agua de Galasa, pero parece evidente que el precio de la misma debe ser para todos por igual desde la empresa, o que se busquen los pueblos que quieran otra alternativa, a la que tienen derecho.

La capital paga una de las aguas más caras del país, algo tendría que hacer su alcalde para solucionarlo, y si ello pasa por dejar a la actual empresa, cuanto antes, dirían los vecinos. Níjar acaba de ahorrar cuatrocientos mil euros en la factura de agua y los nijareños tan felices. Dejen las peleas de gallos, que sólo parece eso, gallos de pelea en plenos y en ruedas de prensa, en vez de trabajar en serio por sus votantes.