Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Agua Amarga vive uno de sus mejores veranos y reivindica su esencia única

Antonio Torres
Director de Canal Sur en Almería

Agua Amarga es la capital del turismo familiar y del bienestar de Almería durante el mes de agosto. El mar domina todo desde una línea exclusiva, premium, que da valor extraordinario, como ocurre en todo el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar. Los nuevos emprendedores quieren  huir de la masificación que a la larga puede perjudicar a un lugar único.

Isabel Cazorla

El éxito actual se debe a la esencia de pueblo de pescadores y el espíritu auténtico de familias que abrieron camino al momento actual. “No perder la esencia es la clave”, asegura la diseñadora Isabel Cazorla Zamora (Carboneras, 1974), que reivindica esa autenticidad desde el  hotel de encanto para el que trabaja.

El emprendedor Manuel Nieto Pérez (Almería, 1963) asegura que toda la zona es exclusiva, y eso da un valor único. Nieto, con intereses comerciales en la zona desde que era un niño, advierte que conviene repensar el concepto calidad-precio si no se quiere ver una súbita muerte de éxito. Es de los que no quiere perder perspectiva. No se conforma con sol y playa, para ir ganando el futuro.

Merece la pena plantearse la evolución de la barriada de Níjar, con 450 habitantes, desde que reyes, grandes narradores y escritores de todo el mundo han venido, y vienen,  para filmar, grabar, documentar. En fin, se ha visionado y escrito de un territorio que ha acogido a todo tipo de viajeros. Los Reyes de España o Victoria de Suecia han pasado por aquí.

Es una zona que está cerca del aeropuerto y de la autovía del Mediterráneo. Para ir a Carboneras se pasa por la famosa playa de los Muertos, el faro de Mesa Roldán y el gran puerto carbonífero. Se puede dar una pequeña caminata para alcanzar la playa del Plomo de arena fina.  El Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar ofrece luz, enclaves ecológicos, chumberas,  buganvillas, las terrazas que dan vida y la plaza de Agua Amarga como punto de encuentro. En fin, el Mediterráneo.

Al margen de Juan Goytisolo y su obra Campos de Níjar, primera edición de 1959, hubo después escritores como el diplomático Rafael Lorente con la necesaria obra Thalassa para releer una y otra vez que en este antiguo centro de pescadores hubo hambre y aislamiento. Leer contribuye a percatarnos de dónde venimos. Hemos rescatado un relato de la periodista Dorothy Weil para The New York Times, de marzo de 1978 “Living simply: Americans in Spain”, Vivir con sencillez. Americanos en Aguamarga.

El periódico de referencia global calificó a la zona de paraíso europeo. “No hay teléfonos en Agua Amarga, ni farmacias ni televisión. Las llamadas pueden hacerse en Carboneras y puede tomar un tiempo…”, subrayó la periodista actualmente especialista en literatura femenina y una reconocida autora.

En Campos de Nijar, Goytisolo aseguraba que solo se podía llegar por un horrible camino de piedras. O por mar, como describió Weil quien definió a los lugareños de hospitalarios: “Sólo se podía llegar por mar hasta que su aislamiento fue roto por la rudimentaria carretera”. Ocurrió también en Mojácar. Aquí, “el bohemio de la Lekia”, Teo Cabestrero, fotografió a mujeres tapadas con pañuelos y caminando con cántaros a la fuente árabe.

Otro periodista,  José María Moreiro,  en Abc de septiembre de 1970, denunció el aislamiento de Almería y homenajeó a Cabestrero quien se afincó en Agua Amarga. Unamuno afirmó en la plaza de toros de Almería, en 1931, emulando a las palabras que Aquiles dijo a Ulises: “Lo mejor y más noble que se  puede ser es hijo de madre pobre…”. El artículo de Moreiro tiene vigencia. Almería sigue estando condenada, una isla ferroviaria.

La vida sigue en las casas blancas de Agua Amarga. La diseñadora Isabel Cazorla  dejó Zara y ahora trabaja para el hotel con encanto, sin ruidos, pegado a la naturaleza, Real Agua Amarga, que desde el pasado año cuenta con un nuevo establecimiento situado a cien metros de la playa y que refuerza la oferta del establecimiento pionero, propiedad de un abogado danés.