Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

La persona guardadora que les parió

José Fernández
josehome@hotmail.com

Aunque es verdad que cada día nos ofrece luminosas ocasiones de comprobar la famosa relación entre la inteligencia colectiva y la minuciosa actividad embotelladora del sector cervecero, hay majaderías de tal calibre que no se explican suficientemente en la llaneza del encefalograma ajeno. Hay que acudir a cuestiones tan prosaicas como la nómina de fin de mes, la hipoteca y la compra semanal. así que no le demos más vueltas: cuando la gilipollez se solemniza, no cabe pensar en una epidemia de idiotez sobrevenida o en la colmatación que los idiotas producen sobre el territorio nacional.

Las personas guardadoras

Si pasan esas cosas es porque hay gente que vive de ello. Y punto. Hay que vivir y hay muchos que en las instituciones lo hacen (y bastante confortablemente) a cuenta de ese innecesario, carísimo y ridículo ejercicio de la consagración de la parida que los interesados e interesadas insisten en llamar lenguaje genérico, idioma inclusivo, transversalidad sintáctica o cualquiera de las formas con las que se quiera disfrazar la jerga infame que los pluscuamperfectos de turno insisten en prescribir a todo el mundo. Y en eso, seamos justos, hay que reconocer que pocas administraciones están tan avanzadas como la Junta de Andalucía.

Les cuento la última, entendida en su acepción de “más reciente”. en los impresos que facilita la Junta de Andalucía para solicitar plaza para el curso escolar 2017/18, ya no se requiere el nombre del padre y la madre de la criatura, sino que piden nombre y apellidos de la Persona guardadora 1 y Persona guardadora 2. Así que no le dé más vueltas: según la Junta ya no tenemos hijos, sino personas guardadas. ¿De verdad a los autores de esta idea no se les cae la cara de puro bochorno?

En fin, si todo el esfuerzo que la Junta de Andalucía dedica a estas sandeces lo aplicase del mismo modo a quitar barracones, hacer colegios y pagar decentemente a los maestros, quizás Andalucía dejaría de estar a la cola de la educación en España y Europa. La persona guardadora que les parió a ellas y ellos.