Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz


¿Qué más necesita el alcalde de El Ejido para dimitir?

Tomás Elorrieta
Secretario General del PSOE de El Ejido

El PSOE de El Ejido exige al PP que aplique su código ético y fuerce la dimisión de Francisco Góngora como alcalde tras conocerse ayer que la Fiscalía pide cuatro años de cárcel para él y le reclama una cantidad que supera el millón de euros por delito contra la Hacienda pública y falsedad en documento público. Ha llegado ya la hora de que deje de poner excusas y dimita por el bien del municipio.

Francisco Góngora

En 2011, en plena campaña de las elecciones municipales, alegaba que todo esto no eran más que insidias de sus antiguos compañeros de partido, que tenían ansias de venganza, y que el caso no llegaría a nada. Pero el caso siguió adelante, y cuando dijo que no le iban a imputar, le imputaron. Después, aseguró que el juez archivaría el caso, pero no fue así, sino que encontró indicios suficientes como para abrir juicio oral. Y ahora, finalmente, la Fiscalía le ha tachado de falsario, y pide para él cuatro años de cárcel y una multa considerable. ¿Qué más necesita para dimitir?

Góngora no puede seguir poniendo excusas para no dejar su sillón porque las evidencias son tan claras que es imposible que siga ostentando un cargo público. Por una vez, debería dejar de pensar en sí mismo y poner por delante el interés de sus vecinos, que no tienen que ver el nombre de su pueblo asociado al de un alcalde acusado. El PP tiene en este momento la ocasión de demostrar que es un partido serio y aplicar ese código ético que dicen que tienen, porque si no lo hacen en un caso tan flagrante como este, será evidente que ese código no es ético, sino estético, es decir, que es bonito pero no sirve para nada.

Góngora debe hacer honor a su eslogan de campaña, y hacer que El Ejido sea de verdad su prioridad dejando el sillón de la alcaldía a alguien de su partido que esté limpio y no sea sospechoso de haber cometido delitos tan graves como los que dice la Justicia que ha cometido él.