Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

La PATRICA: ¿El Ejido sin subvenciones?

Juan Francisco
Puga Murcia

El Ejido sí recibe financiación desde la Junta, a pesar del tópico tan extendido. La Junta de Andalucía ha financiado al Ayuntamiento de El Ejido 29.631.805 euros, hasta la fecha, para la financiación y realización de proyectos, políticas públicas, obras y servicios... Aunque puede ser que la mayoría de la gente no comprenda el significado ni el alcance de la financiación incondicionada, y por ello, no le dé la importancia que realmente tiene ni tampoco la defienda por desconocimiento.

La PATRICA

¿Qué es la PATRICA y la financiación incondicionada?

Básicamente permite la colaboración financiera de la comunidad autónoma de Andalucía con los Ayuntamientos de su territorio a través de la participación de éstos en los tributos autonómicos. Pese a que no se trata de una ley de financiación, es una ley que permite que los municipios reciban dinero para asignarlo libremente según sus necesidades, esto es la financiación incondicionada. Difiere bastante respecto a la financiación condicionada bajo la fórmula de las subvenciones.

¿Se trata de subvenciones a los municipios?

La PATRICA permite mayor autonomía política otorgando libertad para la asignación de los recursos, mientras que la subvención la limita bastante ya que el Ayuntamiento debe asignar y destinar los recursos económicos a aquello que haya previsto quien se los trasfiere. No es lo mismo destinar medio millón para construir un pabellón deportivo, se necesite o no, porque así lo establece una subvención para el municipio que medio millón destinado a deportes independientemente si es para realizar actividades deportivas (generación de empleo a la vez), nuevas instalaciones, materiales…

Las anomalías de las subvenciones, financiación condicionada, son bastante considerables con consecuencias importantes:

Las subvenciones tienen límite temporal, son de anualidad presupuestaria, con lo cual, un municipio puede no tener continuidad en la subvención al año siguiente; se condena a políticas de corto plazo y no sabe si podrá financiar el mantenimiento y gestión del pabellón deportivo construido con una subvención, lo que reduce el horizonte estratégico y sin visión de futuro.

Se observa una desproporción entre los recursos disponibles y el elevado número de solicitantes. ¿Cómo ser equitativo y objetivo a la vez repartiendo los recursos? Si se emplea el criterio técnico exclusivamente, sólo podrán alcanzar las subvenciones los municipios con mayor capacidad técnica y preparación para los proyectos subvencionados mientras que los municipios con escasos medios quedarían relegados. Y, peor aún, si se es subjetivo se puede incurrir en no ser equitativo. Se fomenta la competencia entre municipios y no la colaboración.

Las subvenciones generan un clientelismo político y un municipalismo mendicante, la PATRICA no. Así, los criterios para otorgar subvenciones pueden depender del color del partido (si coincide, o no, con la Diputación provincial, comunidad autónoma o Gobierno), o incluso, de los réditos electorales estratégicos que se puede obtener al otorgar subvenciones a un municipio garantizando la estabilidad política a un partido concreto que aporta bastantes concejales de ese partido para la elección de diputados provinciales y asegurar que el partido provincial gane la Diputación.

La financiación condicionada obliga que la responsabilidad de acción política y gestión se realice con otro nivel de gobierno, mientras que con la financiación incondicionada se ha de rendir cuentas a la ciudadanía y explicar por qué un proyecto concreto y no otro, lo cual abre muchas posibilidades para avanzar hacia una democracia más deliberativa. Con esta ley, Andalucía fue más allá que la legislación estatal, ha dotado de mayor autonomía política y administrativa a los municipios permitiéndoles desarrollar sus competencias libremente, decidir qué hacer conociendo necesidades de sus vecinos/as ejecutando políticas y planes mediante esta financiación. De hecho, no sólo garantiza preceptos constitucionales (arts. 140 y 142) sobre la autonomía local sino que pone en práctica la Carta Europea de Autonomía Local.

¿Tiene impulso en otras CC.AA. o desde el Gobierno central?

Mientras que Andalucía ha conseguido esto, el Gobierno central ha pretendido recortar las competencias de los municipios, y lo ha hecho tratando de conseguir que los municipios realicen lo que el legislador precise, además de pretender controlar los menores de 20.000 habitantes a través de las Diputaciones provinciales, y la prestación de servicios mediante el denominado “coste efectivo”, es decir, todo servicio que pueda prestarse a través de la Diputación de forma más eficiente lo prestará ésta y no el municipio… Todo gracias a la Ley 27/2013 de Racionalización y Sostenibilidad de las Administraciones Locales.

El efecto jurídico inmediato es el fin del principio de subsidiariedad, es decir, que la Administración más próxima al ciudadano preste el servicio, se interioriza a los municipios en las CC.AA. en cuanto a dependencia competencial, y se reaviva el carácter bifronte entre Estado y CC.AA sobre lo local.

Andalucía ha conseguido dotar de mayor estabilidad a los municipios, a todos sin importar etiquetas partidistas, a pesar de la austeridad centralista del Gobierno del Partido Popular. En otras comunidades autónomas no puede decirse lo mismo desde luego.

El Ejido, el “gran ejemplo de Gobierno Abierto y Transparencia” [nótese la ironía] debería rendir cuentas y explicar dónde destina esta financiación, la gente está acostumbrada a informarse, si acaso, cuando ve los carteles de proyectos subvencionados para obras por ejemplo, pero no es consciente de este otro tipo de financiación.