Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz


Indalianos: a propósito del libro de Fausto Romero

Kayros
Periodista

Estos días se ha  presentando en Almería el libro de Fausto Romero que mayormente recoge las conversaciones del autor con Perceval y los suyos. No es poco hacer acopio de la historia para crear una mitología donde aparezcan la invención del Indalo, el Renacimiento, la pintura  tal como la concebía en aquel tiempo Eugenio de D´ors y la vida social de la ciudad.

Gracias a este movimiento entre el arte y el esoterismo, se estuvo hablando de Almería más de cuarenta años. En aquellos años la segunda provincia más pobre de España con una renta per capita bajísima fue objeto de promoción ruidosa  gracias a los favores de un falangista avispado que a su servicio tuvo toda la prensa española del momento.

Los indalianos

El manuscrito de Fausto lo leí tan pronto hubo que desalojar la biblioteca del maestro cedida generosamente por la familia  a la Diputación  de  Almería, un trabajo de catalogación y limpieza  que tuve honor  de dirigir con  el asesoramiento de Antonio López Ruiz. Oir hablar hoy de todo aquello después de sesenta años en que hemos conocido el fin de la dictadura junto al advenimiento de la democracia resulta cuando menos curioso.

"El viaje a Madrid de los indalianos se logró al amparo de la Falange y hoy resulta un dato fundamental para entender aquel tiempo"

El viaje a Madrid de los indalianos se logró al amparo de la Falange y hoy resulta un dato fundamental para entender aquel tiempo. Toda la cadena del Movimiento se puso a disposición de lo que Eugenio D´ors llamó el fetiche. En torno al fetiche los intelectuales se inventaron una peculiar historia de Almería. El Indalo unas veces aparecía como vestigio prehistórico, otras como un modelo renacentista y otras como un evangelizador apostólico.

Lo  más consistente  que ha quedado en la  historia  del arte es el movimiento indaliano encarnado  en  la obra de siete pintores que alguien llamaría  los siete magnificos. Aquí lo más llamativo y perdurable es el paisaje almeriense, simbiosis  poética del desierto, el invernadero y el mar. También la Chanca es hija no solo de la pintura, también de la literatura.

No podemos olvidar tampoco  la lucha la dialéctica Perceval-Goytisolo, dos maneras de entender la belleza en medio de la pobreza. El libro de Fausto no fue bien acogido por los servicios editoriales de la democracia. No deja de ser curioso que haya  aparecido setenta años después de escrito cuando Gabriel Amat dirige la Diputación y el PP gobierna en España. Cuántas cosas han tenido que ocurrir para que  el Indalo se  apropie otra vez de la calle, metáfora ancestral de Almería.