Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz


El americano que conoció el palacio de los Chávarri de Mojácar

Lenox Napier
Un mojaquero británico

El palacio de Cháaerri, como era conocido, es ahora el trozo delantero de un enorme hotel tipo caja en Marina de la Torre, de Mojácar, dirigido por el grupo Fergus Hotel y llamado Hotel Alegría Palacio. Mojácar ha sucumbido al turismo barato todo-incluido. En otra época, el palacio era una residencia de verano propiedad de una familia rica de Madrid, la familia Garrigues-Walker. El viejo - Antonio- era el embajador español en los Estados Unidos en los primeros años de los 60. Después fue embajador español ante la Santa Sede. Su esposa, Helen, era de Des Moines en Iowa y por lo menos uno de sus nueve hijos, Joaquín, era un visitante regular a Mojácar. Como narró La Voz de Almería hace un par de semanas, pasó su luna de miel con su esposa Mercedes allí (la foto les muestran juntos con la plantilla).

Joaquín Garriguez, con los empleados de la casa (Foto: La Voz de Almería)

Un amigo americano, llamado Zach Allen, se quedó unas semanas con Joaquín en 1956 y me envió la foto de abajo. Zach escribe: "Recientemente, me dirigí a Google Earth y ver algunos de los cambios. El Palacio en sí era muy rudimentario cuando estuve allí. Pero hermoso. En aquél momento era una granja de tomates. Tengo unas fotos que muestran la casa, los campos y los trabajadores (mujeres principalmente) que estaban plantando los tomates entonces. Utilizaban un sistema de riego alimentado por gravedad provenido de una balsa muy grande, como una piscina, en la colina, en la parte trasera de la casa. La vista desde la escalera, a través del arco abierto (no cerrado como hoy) a la calle, a la playa era impresionante…".


La foto que tomó el amigo americano en 1956

Zach me mandó otro comentario al respeto: "Joaquín había llegado a los Estados Unidos en 1955 y vivía con mis padres en Providence, Rhode Island, durante seis meses para aprender el inglés. Fue un gran éxito. Aquel verano de 1956, yo tenía 18 años, y el futuro embajador reciprocó con una invitación a conocer España aquel verano. Yo era un ávido fotógrafo entonces: todavía lo soy. Todavía tengo las diapositivas de Kodachrome que tomé ese verano, muchas de “La Granja”, como la familia conocían aquello. Tengo muchos recuerdos de Garrucha, de la familia Garrigues y de España. Tuve la suerte de tener una experiencia maravillosa y tener tales recuerdos".

La casa fue construida por el primer marqués de Chávarri (Benigno Chávarri y Salazar), que era dueño de una línea naviera. Sus capitanes fueron (al parecer) instruidos en disparar un saludo de cañones de sus naves mientras navegaban delante de la finca en el camino hacia o desde el puerto de Garrucha. Buenos tiempos. Mojácar estaba tan lejos de las ciudades, tan difícil de llegar, que muchos solían venir por mar, o si no, por una carretera bastante mala.