Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Ante el cierre de oficinas Cajamar promueve los agentes financieros

Juan Folío
@opinionalmeria

España ha tenido en los últimos años una sobredimensionada red de oficinas bancarias. Ahora llega el momento de normalizar la situación Desde 2008 el número de entidades financieras se ha reducido en un 40 % y han cerrado el 33 % de las sucursales, lo que ha supuesto que la red de oficinas de nuestro país haya vuelto a niveles de 1979, con poco más de 12.300, prestando servicio mayoritariamente en ámbitos urbanos y localidades que registran crecimiento de población y perspectivas de desarrollo positivas.

Agustín Muñoz Expósito, agente de Cajamar en Íllar y Huécija

Esta situación ha provocado que la tradicional figura del agente financiero local haya comenzado a recobrar una especial relevancia en pequeñas localidades. En algunos casos, las entidades recurren a profesionales autónomos y emprendedores locales sin vinculación previa con ellas. No es el caso de Cajamar, que ha querido contar con sus propios empleados para desarrollar su propia red de agentes locales.

En los últimos meses, una treintena de trabajadores de Cajamar han reconvertido su actividad profesional y voluntariamente han decidido integrarse en la nueva red de agentes locales, lo que ha permitido dar continuidad a la prestación del servicio financiero a medio centenar poblaciones de menos de 5.000 habitantes en diversas comarcas de la Comunidad Valenciana, Castilla y León y Andalucía. Allí continuarán desarrollando su labor profesional, ahora como agentes financieros, con el respaldo de su experiencia anterior en una oficina tradicional, su conocimiento directo del territorio en el que operan y la garantía de tener detrás a Cajamar, una entidad comprometida con el desarrollo del medio rural.

Agustín Muñoz es uno de los empleados de Cajamar que han decidido emprender una nueva etapa en su actividad profesional, afrontando su nueva labor en pequeñas poblaciones como un desafío personal. Hasta hace unas semanas ha sido el director de la oficina Almería-El Palmeral: “Después de 21 años desempeñando funciones de responsable, tanto de interventor como director en distintas oficinas, me apetecía afrontar otro tipo de retos. En mi caso, la principal motivación a la hora de dar el paso ha sido la de poder dar servicio a localidades más pequeñas y desfavorecidas, y a un perfil de cliente que me ha ‘llamado’ siempre”.

En el terreno personal, el nuevo agente financiero local de Cajamar destaca la confianza y el apoyo que ha encontrado en la entidad: “Desde el principio me han aportado todos los medios y recursos necesarios para atender el servicio que demandan nuestros clientes en estos pueblos”.