Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz


Pueblos

Miguel Ángel Vázquez
Portavoz del Gobierno de Andalucía

Las formas y el fondo en política son igual de importantes. Rafa Mayoral, uno de los lugartenientes más aguerridos de Pablo Iglesias, metió ayer la pata hasta el fondo en ambos planos al valorar la moción de censura presentada por su franquicia en Aljaraque (Huelva) para desbancar a una alcaldesa socialista y poner a un regidor del Partido Popular. Despachó con destemplanza, casi con desprecio, el asunto e hizo una reflexión sobre el mundo rural que destiló clasismo a raudales. Cierto que cinco o seis horas más tarde, forzado por la polémica que había generada su desafortunada reflexión, pedía disculpas desde su cuenta de Twitter. El desbarre matinal, empero, muestra una forma de entender la política que divide y fractura por la sociedad marca de la casa morada.

Aljaraque, el "pueblo perdido de Huelva", según Rafa Mayoral, de Podemos

En Al Rojo Vivo, a preguntas de la periodista Cristina Pardo, Mayoral reconoce que le importa muy poco lo que haya ocurrido en "un pueblo perdido de Huelva" y, en cambio, sí le preocupa la situación de los presupuestos de Madrid. ¡Ni que hubiera ciudadanos de primera que viven en capitales y ciudadanos de segunda de las zonas rurales! Todos somos iguales vivamos en pueblos o en ciudades. ¡Toda una demostración de clasismo! En la formación morada hay mucho dirigente pijo, sólo así se entiende este tipo de desvarío. Declaraciones como éstas demuestran la falta de respeto a los hombres y mujeres del mundo rural, aunque luego llegara la rectificación.

Y qué mal encajan la crítica en ese partido y que la realidad los ponga ante el espejo de sus contradicciones. En Aljaraque, el PSOE gobierna con IU y Podemos prefiere echarse a los brazos del PP. Con tanto que han largado, su discurso se les vuelve ahora como un bumerán. Lo primero que han intentado es desvincularse de la moción, así lo ha hecho la dirección andaluza de Teresa Rodríguez y el propio Mayoral, entre otros. Después se ha conocido que los dos concejales que participan en la moción de censura están inscritos en el censo de Podemos. El ínclito Mayoral, presionado por la incisiva Cristina Pardo, acaba reconociendo que es un error pero pasó rápido página para no cargar con este embolado. Sin duda, siempre es más fácil predicar que dar trigo.