Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Publicación no comercial.


Pobre balance del alcalde Fernández-Pacheco

Juan Torrijos
Periodista

Diría más, a algunos se nos han hecho muy largos estos doce meses en que ha estado el señor Fernández-Pacheco al frente del consistorio almeriense. Año triste el que ha pasado para la ciudad, empezando por una Feria que no levanta cabeza (ahora quieren aumentar un día más), una limpieza que no acaba de cuajar, unas relaciones con la Junta en las que va siempre de perdedor, unos barrios que no ven desarrollo, asociaciones que no ven sus proyectos en marcha, mayores que siguen sin aire acondicionado en sus centros, monumentos por los que no se sabe o no se quiere luchar, mesones sin abrir, PGOU si aprobar, agua sin defender, depuradoras sin funcionar, fuente con malos olores, paso a nivel sin quitar, el AVE sin aparecer, puertos deportivos sin llegar, el soterramiento ni se espera, centro histórico sin futuro y vecinos con los que no se ha querido ni hablar.

El alcalde Fernández-Pacheco y su antecesor, Rodríguez-Comendador

No sigo, don Ramón. No merece la pena. Lo cierto es que se le ha visto poca valentía al señor Fernández-Pacheco a la hora de hacer Almería. Ahora nos viene con un plan estratégico para la ciudad. ¿Otro más? Qué manía tienen todos los que llegan al sillón de la alcaldía con lo de hacer un plan. Todos los han hecho (o lo dijeron) y a las pocas semanas nunca más se habló de los mismos.

Pero, ojo, el alcalde va a poner en marcha un plan para alquilar bicicletas. ¡Bien! El futuro de la ciudad está abierto y esperanzado con el alquiler de bicicletas en marcha. ¿Dónde están las de la UAL, y las de Diputación? De las primeras supimos que se habían oxidado y de las segundas que estaban siendo usadas por un trabajador. No tenemos solución.

Del convenio Puerto-Ciudad no vamos a hacer responsable al nieto de Monterreal, pero tampoco durante este año se le ha comentado al ciudadano almeriense lo que se quiere hacer con él y cómo, y todo apunta a que dentro de treinta años vamos a estar igual, la ciudad separada del puerto y el puerto de la ciudad.

¿El próximo año será mejor? Si fueran valientes los políticos que gobiernan con el alcalde al frente, lo sería, pero mucho me temo que no lo van a ser. ¿Almería seguirá de rodillas ante los poderes autonómico y central o se va a enfrentar a ellos en defensa de sus intereses?  Es la pregunta a contestar por el señor alcalde. En caso contrario, en el próximo cumpleaños que alquile patinetes.